Syndicate content

África

¿Alguna vez dijiste #SoyEmprendedor? ¡Comparte tu historia!

Valerie Lorena's picture
Esta página en: English


El viaje en barco desde Port Elizabeth a Kingstown, en el país caribeño de San Vicente y las Granadinas, es un trayecto de una hora que los lugareños hacen varias veces al día. Durante uno de estos viajes cotidianos, el barco de Kamara Jerónimo, un joven pescador sanvicentino, se quedó sin gasolina aproximadamente a seis millas de la ciudad de Bequia,  lo que se conoce localmente como el "Canal de Bequia". Mientras esperaba ayuda, bajo el sol inclemente y en medio de fuertes ráfagas de viento, nació la idea de desarrollar un barco movido por energía solar y eólica. Poco después, la idea se convirtió en prototipo; el barco movido por tecnología "verde" estaba en el agua, y su joven creador –de apenas 20 años-  se convirtió en ganador de concursos internacionales de innovación y en un modelo a seguir para otros jóvenes del Caribe.

En México, Daniel Gómez, un joven ingeniero, dirige una compañía multimillonaria de bio-diesel, originalmente concebida como un proyecto de investigación para su clase de química en la escuela secundaria. Gómez y sus socios - Guillermo Colunga, Antonio López, y Mauricio Pareja - fundaron SOLBEN (Soluciones en Bioenergía) poco después de cumplir 20 años.

Aunque Daniel y Kamara tienen diferentes niveles educativos, comparten una habilidad importante: la capacidad de identificar un problema, desarrollar una solución innovadora, y llevarla al mercado. En otras palabras, ser un empresario, una opción de ser económicamente activo que parece estar funcionando. Y no solo para unos pocos.

Los jóvenes de 15 a 29 años representan más de un cuarto de la población total del mundo. En promedio, tienen niveles de educación superior, se casan y comienzan familias más tarde que las generaciones de sus padres. Además, son conocidos por tener –más que nunca- acceso a, y conocimiento de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

África: en busca del milagro económico brasileño

Susana Carrillo's picture

Also available in English

África: en busca del milagro económico brasileño

Durante el último semestre del 2011, la relación entre África y Brasil continuó floreciendo, como parte del “reencuentro” histórico de ambos gigantes en lo comercial, cultural y económico. Más concretamente, los gobiernos africanos pidieron más financiamiento al país carioca para la implementación de proyectos de desarrollo, según indican los datos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES).

Entre los motivos que se perfilan determinantes para el devenir de esta relación, está el hecho de que Brasil se ha asentado como la sexta economía mundial (después de China, Estados Unidos, Francia, Alemania y Japón), y a la vez se ha posicionado como proveedor importante de cooperación Sur-Sur. A este escenario se suman los reajustes en los flujos comerciales que la crisis económica en países del hemisferio norte está provocando.

Brasil y África Sub-Sahariana: socios transatlánticos

Susana Carrillo's picture

Brasil y Africa, nuevos socios

Brasil y África Sub-Sahariana estuvieron unidos una vez por la trata de esclavos y otros lazos comerciales transatlánticos. Más de dos siglos después, como si trataran de paliar ese oscuro episodio, las dos regiones vuelven a mirarse, esta vez para intercambiar conocimiento e impulsar sus economías y el desarrollo de sus países.

Siguiendo las huellas del crecimiento que ha llevado a Brasil a convertirse en un actor clave internacional, los países del África Sub-Sahariana buscan conocimientos sobre exportaciones agrícolas –el clima de ambas regiones es similar-, a la vez que establecer nuevos vínculos comerciales y explorar las inversiones privadas.