Syndicate content

América Latina y el Caribe

Construir viviendas más asequibles y resilientes en América Latina y el Caribe

Julian Palma's picture

Versión en inglés


Entre 2010 y 2017, Chile sufrió el impacto de 10 catástrofes naturales. Dichos desastres afectaron más de 340,580 viviendas y la reconstrucción costó USD 3.600 millones, según el Ministerio de Vivienda y Urbanismo de Chile. De acuerdo con las evaluaciones de daños y pérdidas ocasionadas por los desastres, el sector vivienda es uno de los más afectados a causa de eventos climáticos y de otros tipos, principalmente inundaciones, terremotos, deslizamientos e incendios forestales. En el periodo comprendido entre 1990 y 2011, las pérdidas mínimas asociadas con el sector vivienda en 16 países de América Latina y el Caribe alcanzaron unos USD 53 mil millones.
 
En la región de América Latina y el Caribe, una cuarta parte de la población vive en barrios pobres, asentamientos informales que se caracterizan por la prevalencia de viviendas de baja calidad. Las familias que residen en estos asentamientos informales corren mayor riesgo de sufrir los impactos de desastres naturales. Los programas gubernamentales destinados a proveer vivienda nueva no siempre alcanzan a las poblaciones en los quintiles más bajos. Sin acceso a alternativas de vivienda asequible, los hogares no tienen otra opción más que construir progresivamente sin asesoramiento técnico y frecuentemente  en zonas propensas a los desastres naturales.

¿Pueden los cambios de comportamiento apoyar a la conservación del agua? Estados Unidos, Colombia y Costa Rica creen que sí.

Juan Jose Miranda's picture
Esta página en: English
Este blog es parte de la serie "Pequeños cambios, grandes impactos: aplicando #cienciasdelcomportamiento al desarrollo"


 

Si bien América Latina y el Caribe es rica en agua, el acceso a un suministro confiable y seguro sigue siendo elusivo en la mayoría de los países de la región.

Transformando el núcleo de la prosperidad económica y social de Argentina, sus ciudades

Ondina Rocca's picture
Esta página en: English
Nueve de cada diez argentinos viven en pueblos y ciudades, haciendo de Argentina uno de los países más urbanizados del mundo. Es más, uno de cada dos argentinos, junto a dos tercios de las empresas argentinas, se ubican en las cinco regiones metropolitanas más grandes (Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y San Miguel de Tucumán). Como resultado, las ciudades juegan un papel muy importante en el camino hacia un desarrollo sostenible de la Argentina.
 

Siete años después del terremoto y a solo 100 días de Matthew: ¿Tiene Haití una mayor capacidad de resiliencia?

Mary Stokes's picture
Esta página en: Français | English

Haití, el tercer país más afectado del mundo en términos de eventos climáticos, busca una forma más eficaz de gestionar los desastres naturales 

Haití es un país muy expuesto a las amenazas naturales. Al estar ubicado en la zona de paso dehuracanes del Atlántico norte, y sobre el límite donde chocan las placas tectónicas caribeña y norteamericana, los riesgos son constantes. Sin embargo, esto no significa que esos riesgos terminen en desastres.

Los granjeros, ingenieros, trabajadores de la salud y docentes que están ayudando a reconstruir Haití luego del huracán Matthew

Mary Stokes's picture
Esta página en: English | Français

Visitamos la región más afectada para conocer cómo sus comunidades se recuperan tras la tormenta del 4 de octubre de 2016.

Dos meses después de que el huracán Matthew devastara las provincias meridionales de Haití, ya están en marcha los esfuerzos de reconstrucción. En algunas áreas se pueden observar paneles de metal corrugado brillando bajo el sol, que tapan los agujeros de los techos arrancados por el huracán el 4 de octubre de 2016.

El momento de ser eficientes: VIH/sida en la región de América Latina y el Caribe

Fernando Lavadenz's picture
Esta página en: English


Logros principales y problemas potenciales

América Latina y el Caribe concentra apenas el 2,3% de la carga mundial de VIH/sida, ocupando el cuarto lugar luego de África Subsahariana, Asia Meridional y Asia Oriental y el Pacífico. Entre 2000 y 2013, la región tuvo la segunda tasa más elevada de descenso en la carga de VIH/sida del mundo (42%). A finales de 2015, alrededor de 1,6 millones de personas vivían con VIH en una región con más de 500 millones de habitantes (restando los Estados Unidos y Canadá). Ese mismo año, Cuba se convirtió en el primer país del mundo en recibir el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por eliminar la transmisión de madre a hijo de VIH y sífilis, mientras que otros cinco países en América Latina y el Caribe están cerca de lograr ese mismo objetivo; esto representó un paso importante hacia una generación libre de sida en todo el mundo.

La introducción temprana del acceso universal al tratamiento que tuvo lugar en Brasil y Argentina, una masiva movilización social, nuevos reglamentos legales y esfuerzos por controlar la transmisión vertical, el estigma y la discriminación convirtieron a la región en líder en la lucha contra la epidemia del VIH/sida.

El gasto anual de América Latina y el Caribe en su programa contra el VIH es de alrededor de tres mil millones de dólares. Si bien importante, es menos del 1% del gasto total en salud. En un contexto de menor apoyo financiero externo a futuro y con la necesidad de mejorar la eficiencia, la región decidió llevar a cabo, con apoyo de tipo Marco Unificado de Presupuesto, Resultados y Rendición de Cuentas (UBRAF, por sus siglas en inglés), una serie de doce estudios en ocho países.

Pages