Syndicate content

América Latina y el Caribe

“La guerra no es para nadie”: Una comunidad indígena de Colombia celebra 18 años en paz

Carlos Alberto Molina Prieto's picture


El resguardo Nasa Wesh está en Gaitania, municipio de Planadas, en el sur del Departamento del Tolima, cerca de los límites con Cauca y Huila. Se llega después de trasegar durante más de seis horas desde Neiva por un camino largo, sinuoso, y en ocasiones tortuoso, que se adentra poco a poco en el Macizo Colombiano.

El agua potable es un sueño para 36 millones de latinoamericanos

Robert Valls's picture
Aunque parezca inaudito, 36 millones de personas en Latinoamérica no pueden tomar un vaso de agua de la canilla o ducharse con la certeza de que esa agua no los enfermará. Estos latinoamericanos reciben agua impura en sus hogares [[/tweetable]]o deben recorrer al menos un kilómetro para acceder a agua potable. María Catalina Ramírez, experta en agua y saneamiento del Banco Mundial, explica en este vídeo qué medidas podrían remediar esta situación.
 
El agua potable es un sueño para 36 millones de latinoamericanos

Las consecuencias del envejecimiento de 500 millones de latinoamericanos

Michele Gragnolati's picture
Las consecuencias del envejecimiento de la población de América Latina

En América Latina el número de aquellos en edad de trabajar es más numeroso que nunca: un 65% de una población estimada en 500 millones de personas.

​​En este video, Michele Gragnolati, experto en desarrollo humano del Banco Mundial, advierte que la mejor manera de aprovechar este abundante capital humano es generar empleos de calidad, y ahorrar, para que así la región pueda hacer frente al inevitable envejecimiento de su población.

Lecciones que aprendí construyendo viviendas compartidas en Puerto Prí­ncipe

Lora Vicariot's picture
Esta página en: English


Delmas 32 es una maraña de estrechos callejones, caracterizada por viviendas descuidadas y estructuras precarias. Lenta pero inexorablemente, esta comunidad ha estado tratando de abrirse camino tras el terremoto de 2010; pilas de arena, escombros, ladrillos y barras de acero apuntando al cielo son un recordatorio constante del trabajo pendiente.

¡Despacio! Hombres y mujeres trabajando

Maria Victoria Ojea's picture
Hace unos meses visité una ruta en el departamento de Caaguazú, en Paraguay. Al llegar, toda mi atención fue a parar a un gran letrero que decía: “Despacio, hombres y mujeres trabajando”.

Detrás del cartel pude divisar a un grupo de trabajadores, y entre ellos había dos mujeres jóvenes que abrían canaletas y empujaban carretas con tierra a la par de sus compañeros. Inmediatamente me pregunté si aún hoy, en los tiempos que corren, no es un poco anticuado sorprendernos de mujeres que realizan trabajos “de hombre”.

Tal vez sea un prejuicio, pero yo no dejé de asombrarme cuando conocí a Liz Rosales de tan solo 21 años quien vestía ropa pesada de pies a cabeza con casi 45ºC de temperatura, y me preguntó si no era yo la que tenía calor.

Liz es una joven diminuta que, a pesar de su corta edad, tenía claro que este trabajo le permitiría ahorrar dinero para cumplir su sueño de estudiar enfermería y poder darle un futuro mejor a su hijo de un año y medio.
 
¡Despacio! Hombres y mujeres trabajando

Nicaragua: Comunidades locales pavimentan el camino para salir de la pobreza

Stephen Muzira's picture
Esta página en: English


Recuerdo mi viaje a Nicaragua como si fuera ayer. Estaba inspeccionando una obra vial cuando me di cuenta que no caminaba sobre el típico asfalto que suele haber en este tipo de obras. Estaba parado sobre bloques de hormigón mejor conocidos como adoquines.
 

Ser indígena en Brasil: una experiencia de pequeños y grandes prejuicios

Mariana Ceratti's picture
Esta página en: Portuguese


Los padres de Oscar Fernandes (foto), un indígena apinajé del estado de Tocantíns, en el norte de Brasil, querían registrarlo como Wanhmẽ. Pero no pudieron.

“Llegaron al Registro (Civil) y los escribanos simplemente les impidieron inscribir un nombre que no fuese portugués. Ellos me dieron un nombre cualquiera y, al final, pusieron el de mi pueblo solo como constancia”, cuenta Oscar, que trabaja en una asociación indígena.

Pages