Syndicate content

clase media

La nueva clase media de América Latina: más información, más poder

Javier Moreno Barber's picture
Esta página en: Portuguese




Me parece una excelente iniciativa la de fijar la mirada en el fenómeno de las clases medias en Latinoamérica. No tanto en aquello que ya sabíamos -la revolución del crecimiento que llevó a decenas de millones de personas a poder escapar de la pobreza en las dos últimas décadas- sino sobre lo que se está registrando desde hace unos meses: el descontento, la insatisfacción, el enfado en muchos casos, de todos aquellos que han desembocado en una nueva realidad social y quieren cambios. Y cambios rápidos.

Los números de esa revolución son espectaculares: en la segunda mitad del siglo pasado las clases medias latinoamericanas eran pequeñas, menos del 20% de la población. En la última década (entre 2003 y 2011), la clase media creció en 50%.

El propósito de América Latina para el 2013: seguir avanzando

Hasan Tuluy's picture

Esta es la época del año en que, como buenos vecinos, intercambiamos buenos deseos, emitimos pronósticos y celebramos aniversarios.

No quiero ser la excepción y haré las tres cosas juntas: quiero desear prosperidad para todos los latinoamericanos en un año que tiene un significado especial y, por lo tanto, también nos depara cosas excepcionales.

¿Tuvo Mafalda más oportunidades que un niño argentino de clase media de hoy ?

Ana Gerschenson's picture

Mafalda era una nena que vivía en un barrio de la ciudad de Buenos Aires. Iba a un colegio estatal, su papá era un empleado de oficina, su mamá ama de casa. Tenían un citroen 3CV y ahorraban durante el año para irse de vacaciones a Mar del Plata en el verano.

Protagonista de la célebre historieta de Quino, Mafalda simbolizó durante décadas a la clase media argentina, única en América Latina. Las cosas han cambiado mucho en el país particularmente y en la región en general.

Hacer crecer a las clases medias

Francisco Ferreira's picture

Also available in English

Desde la Gran Recesión de 2008, existe un sentimiento generalizado de malestar entre la clase media norteamericana. Sus ingresos están prácticamente estancados, los niveles de empleo no se recuperan y la brecha entre ellos y el fabulosamente rico 1% de arriba sigue creciendo.

Aunque si miramos al sur del Río Bravo, el panorama es muy diferente. En los últimos diez años, la pobreza moderada (menos de US$4 al día) en América Latina y el Caribe disminuyó de más de 40% a 28%.