Syndicate content

Climate Change

La resiliencia de la pampa argentina se fortalece en la cuenca del río Salado

Victor Vazquez Alvarez's picture


Después de varios días de lluvia en la provincia de Buenos Aires, no es extraño encontrar en la prensa nacional noticias e imágenes de campos anegados en la cuenca del río Salado. No llamaría tanto la atención si no fuera porque en esta zona al sur de Buenos Aires se produce el 25% de la carne y grano de Argentina. Y es que, por su geomorfología totalmente llana, en esta área del país los procesos de drenaje después de las lluvias son muy lentos, así que los campos permanecen inundados durante meses y los daños en la producción agropecuaria son cuantiosos.

Para construir ciudades resilientes debemos considerar el problema de las viviendas precarias como una emergencia de vida o muerte

Luis Triveno's picture
English version here
 
La escena es tan familiar como trágica: un devastador huracán o terremoto arrasa una zona poblada de un país pobre, causa muchas víctimas y satura los recursos y la capacidad de los equipos de rescate y de las salas de emergencia en los hospitales. El personal encargado de responder en primer lugar a una catástrofe debe recurrir al “triaje”: una estrategia médica para usar los recursos existentes de la manera más eficiente posible con el fin de salvar vidas y reducir, al mismo tiempo, el número de muertes.
Pero si los Gobiernos aplicaran el triaje al ámbito de las viviendas precarias, esta estrategia médica sería mucho menos frecuente, porque en el mundo en desarrollo las casas son la principal causa de muerte de personas y no los desastres.
 
En todo el mundo, la mayoría de las lesiones y muertes provocadas por las catástrofes naturales son el resultado de una calidad deficiente de las viviendas. En América Latina y el Caribe, por ejemplo, un tercio de la población −200 millones de habitantes− vive en asentamientos informales, con una alta densidad de unidades habitacionales potencialmente letales. En el caso del terremoto de magnitud 7.0 que afectó a Haití en 2010 y que causó la muerte de 260 000 personas, el 70 % de los daños estuvo relacionado con las viviendas. (PDF, en inglés) Del mismo modo, si un terremoto de magnitud 8.0 azotara a Perú, se estima que los daños en las viviendas provocarían el 80 % de las pérdidas económicas.

Sin embargo, la historia es diferente en los países ricos. En la última década, el 47 % de los desastres mundiales ocurrió en las naciones de ingreso alto, pero solo el 7 % de las muertes se atribuyó a dichas catástrofes.
 
Este es un problema con una solución conocida: para tener ciudades resilientes (i) es necesario tener viviendas resilientes. En la Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres 2017, unos 5000 profesionales y representantes de círculos académicos, la sociedad civil y el sector privado debatirán cómo se puede aumentar la resiliencia urbana. (i)
Con el objetivo de reducir el impacto de los desastres en los más pobres y vulnerables y fortalecer su capacidad de recuperación, los Gobiernos deben centrar su atención en las viviendas precarias y poner en marcha programas dirigidos a prevenir que los daños en las casas causen lesiones, muertes y miseria económica innecesarias.
Los fondos para vivienda ya son escasos, por esta razón proponemos recurrir a los manuales médicos y adoptar una estrategia de triaje para disminuir los riesgos planteados por las viviendas, siguiendo la propuesta original del libro Peace of Mind in Earthquake Country, (i)y que comprende tres pasos:
 
En primer lugar, se deben identificar las viviendas donde no puede reducirse el riesgo y donde las intervenciones definitivamente salvarán vidas.
 
Las casas ubicadas en zonas de alto riesgo, como en una falla o en terrenos donde se producen desprendimientos de tierra, deben declararse inhabitables y los residentes tienen que ser reubicados. (i) Perú aprendió esta lección recientemente de la manera más dolorosa cuando deslizamientos de tierra e inundaciones destruyeron viviendas en lugares en que el riesgo no podía ser mitigado, causando la muerte de numerosas personas y afectando a más de 1 millón de habitantes.
 
En segundo lugar, se deben identificar las viviendas con riesgos estructurales muy elevados que podrían ser reparadas.
 
Los ingenieros expertos en construcción de viviendas, al igual que el personal de emergencia que sabe quiénes son las víctimas que necesitan atención inmediata, pueden observar un grupo de unidades habitacionales y determinar rápidamente cuáles presentan problemas estructurales. Por ejemplo, una casa de madera en Estados Unidos o Japón que no esté bien cimentada, que no tenga suficiente contrachapado en áreas críticas, y en que exista una chimenea de ladrillo, es probable que se derrumbe durante un terremoto. Si se abordaran estos tres riesgos, una estructura peligrosa como esta se podría convertir en un lugar lo suficientemente sólido, que incluso podría estar cubierto por una póliza de seguros.
 
Por último, se deben identificar las unidades habitacionales que presentan un riesgo estructural moderado a alto.
 
La buena noticia es que la gran mayoría de las viviendas precarias en el mundo en desarrollo se encuentran en zonas donde el riesgo puede ser mitigado. Estas casas han sido construidas con materiales y métodos de construcción seguros. Aplicar la estrategia de triaje en el sector de la vivienda −que tiene bajos costos iniciales− para identificar y reacondicionar estas casas podría salvar vidas.
 
No obstante, esta estrategia por sí sola no aumentará la resiliencia de las ciudades. Las políticas públicas de vivienda, incluso bien intencionadas y acompañadas de esta estrategia de triaje rentable, necesitan el apoyo de los sectores de la ingeniería, la construcción y los seguros. Toda política de vivienda, que procure aumentar la resiliencia, tendrá que incluir:
 
  1. Soluciones de bajo costo de mejoramiento de las viviendas, y eventualmente trabajos caseros de reparación o bricolaje;
  2. Mejores subsidios para la rehabilitación de viviendas;
  3. Incentivos para propietarios dispuestos a mejorar la seguridad física de sus hogares, y
  4. Préstamos asequibles y productos de seguros para aumentar y mantener la seguridad de las viviendas.
 
Anualmente, los propietarios invierten hasta 30 veces más en mejoras de sus viviendas que el gasto público destinado a programas habitacionales. Y, sin embargo, los recursos usados en renovar las viviendas constituyen una inversión que podría redundar en beneficios políticos, sociales y económicos significativos.
 
Los Gobiernos ya están invirtiendo en la rehabilitación de escuelas donde los niños pasan solo un tercio de su tiempo. ¿Por qué no invierten en hacer más seguras las estructuras donde los niños pasan dos tercios de su tiempo?
 
Además, las compañías de seguros podrían obtener ganancias cuantiosas al ofrecer productos dirigidos a los propietarios, cuyas viviendas presentan un nivel de seguridad estructural aceptable.
 
El mejoramiento estructural de las viviendas es una iniciativa beneficiosa para todas las partes involucradas.
 
Enlaces relacionados:
 

Los granjeros, ingenieros, trabajadores de la salud y docentes que están ayudando a reconstruir Haití luego del huracán Matthew

Mary Stokes's picture
Esta página en: English | Français

Visitamos la región más afectada para conocer cómo sus comunidades se recuperan tras la tormenta del 4 de octubre de 2016.

Dos meses después de que el huracán Matthew devastara las provincias meridionales de Haití, ya están en marcha los esfuerzos de reconstrucción. En algunas áreas se pueden observar paneles de metal corrugado brillando bajo el sol, que tapan los agujeros de los techos arrancados por el huracán el 4 de octubre de 2016.

Qué podemos aprender en Colombia de los madereros de Chile

Miguel Pinedo's picture

En Colombia hace años que venimos hablando de las posibilidades enormes y de las grandes ventajas que ofrecería la reforestación comercial para el país, tanto para satisfacer la demanda interna como para exportar nuestras mejores maderas.

Cooperación, la clave para combatir el cambio climático en América Latina y el Caribe

Pablo Benitez's picture
Esta página en: English
Vista del Chacaltaya, un nevado de Bolivia donde la nieve ha desaparecido.
Vista del Chacaltaya, un nevado en Bolivia donde la nieve ha desaparecido.


Los aficionados al andinismo y el esquí podrán dar evidencia sobre cambios substanciales del paisaje en la Cordillera de los Andes durante las últimas décadas. Los principales nevados de los Andes han perdido ya entre un 30%  y 50 % de sus glaciares y los modelos climáticos prevén que esta pérdida masiva continuará en las siguientes décadas como consecuencia del calentamiento global.

Cómo cerrar la brecha de infraestructura

Karin Erika Kemper's picture
Esta página en: English


El otro día tuve la oportunidad de participar en la Conferencia Anual de la CAF sobre infraestructura, que se llevó a cabo en Ciudad de México. Allí se presentó un nuevo informe sobre el estado de la infraestructura en América Latina y el Caribe (ALC). La conferencia, que contó con la asistencia de muchos de los responsables de la toma de decisiones y formadores de opinión en la región, se organizó en torno a los hallazgos del informe.

A partir de estas interesantes discusiones, saqué varias conclusiones: (1) existe una convergencia en varios de los temas clave y (2) el Banco Mundial tiene importantes mensajes muy específicos sobre el tema.

Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Jorge Familiar's picture
El vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe estuvo Paraguay. En este video te cuenta sobre su visita:
Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Un curso online gratis ofrece pistas para hacer frente a la nueva realidad climática en América Latina y el Caribe

Pablo Benitez's picture

El Banco Mundial, con la colaboración de Coursera y “INCAE Business School” de Costa Rica, ha desarrollado un curso en línea masivo y abierto, MOOC (por sus siglas en inglés),  basado en los tres informes “Bajemos la temperatura - Por qué se debe evitar un planeta 4°C más cálido”

Ve directamente al curso

Pages