Syndicate content

América Latina: ¿es muy corta la jornada escolar?

Peter Holland's picture

Also available in English, Portuguese

¿Con más horas de clase se garantizan mejores notas? La jornada escolar extendida es un tema que se está discutiendo como una solución para mejorar el desempeño académico, cuyo objetivo final es hacer que los países sean más competitivos en la economía global.

Esto es cierto tanto para las economías emergentes como las avanzadas.

En los EE. UU., el presidente Obama hizo un llamado a incrementar el tiempo de permanencia en las escuelas, argumentando que en promedio los estudiantes norteamericanos tienen un mes menos de clase que sus contrapartes surcoreanos. Si los jóvenes norteamericanos quieren competir con los estudiantes de uno de los Tigres asiáticos más avanzados en el siglo 21 -argumentan- entonces no pueden darse el lujo de empezar tan atrás.

Sin embargo, ¿permanecer más tiempo en la escuela resulta en mejores resultados académicos? Los dirigentes latinoamericanos — y nosotros en el Banco — se están haciendo esta misma pregunta.

Las políticas tendientes a alargar la jornada escolar se han vuelto cada vez más populares en las últimas décadas. La razón es simple: un mayor tiempo en clase debería redundar en un mejor aprendizaje, y un horario escolar extendido para los jóvenes puede significar más tiempo de trabajo para los padres.

En el caso de los jóvenes de más edad, también puede tener un efecto "protector", reduciendo su exposición a los riesgos más allá de la escuela, como la delincuencia, el abuso de substancias, la criminalidad y la violencia. Este tipo de políticas es atractivo para los tomadores de decisiones en Latinoamérica, donde la jornada escolar tradicionalmente tiene una duración de cuatro a cinco horas, con un turno por la mañana y otro por la tarde. Sin embargo, el descenso en la tasa de natalidad redujo la demanda de espacio para los alumnos.

Esto puede dar lugar a escuelas de jornada extendida, abriendo la posibilidad de una jornada escolar más larga mediante la optimización de los recursos físicos y humanos.

¿Más tiempo en la escuela significa más aprendizaje?

A primera vista, la relación entre tiempo de instrucción (según el plan de estudios) y aprendizaje estudiantil (resultados de exámenes PISA en lectura) aparenta ser muy débil (Imagen 1). Si bien Corea del Sur obtiene un buen resultado tanto en tiempo como en aprendizaje, otros países como Italia y México dedican más horas a la enseñanza y sus resultados académicos son peores. La situación en América Latina es casi idéntica (Imagen 2).

Imagen 1: Relación entre horas de instrucción por año y resultados PISA en lectura — muestra mundial

Imagen 2: Relación entre horas de instrucción por año y resultados SERCE en lectura — muestra ALC

Las investigaciones para medir el impacto de la jornada escolar extendida son escasas. Ocho estudios de cuatro países latinoamericanos — Argentina (Buenos Aires), Brasil (San Paulo), Chile y Uruguay — muestran un patrón de resultados positivos en cuanto a las puntuaciones obtenidas. Los seis estudios que midieron el desempeño estudiantil encontraron algún impacto positivo. Los dos estudios restantes encontraron que la ampliación de la jornada escolar hizo aumentar la participación laboral femenina y redujo el embarazo adolescente.

La magnitud de este impacto varía: En Uruguay, las Escuelas de Tiempo Completo (ETC) tuvieron un impacto muy positivo sobre el aprendizaje de los alumnos; en promedio, los alumnos que asisten a ETC tienen un desempeño mucho mejor en los exámenes estandarizados que sus pares de escuelas tradicionales (una desviación estándar de entre 0,26 y 0,38 en lengua y matemáticas, respectivamente, a lo largo de seis años).

Sin embargo, en San Pablo, un estudio similar mostró un efecto significativo en lectura (desviación estándar de 0,13), pero ningún efecto en matemáticas.

La diferencia puede deberse a la manera en que las escuelas eligen utilizar el tiempo extra. Muchos sistemas escolares utilizan el tiempo extra para agregar actividades extracurriculares como inglés, tecnologías de la información y comunicación (TIC) y cultura, mientras que otras se enfocan más en el plan de estudios tradicional (lectura y matemática). Algunas utilizan el tiempo extra para redoblar el apoyo a alumnos con dificultades, sugiriendo que una jornada escolar extendida puede ayudar a cerrar la brecha en sistemas escolares muy desiguales. De hecho, algunos estudios muestran que los mayores avances académicos se logran en escuelas que atienden a la población pobre y carenciada.

Factores de éxito

Sabemos que la extensión de la jornada escolar no deriva automáticamente en beneficios académicos. Estas políticas requieren de un diseño cuidadoso que vaya más allá de un mayor tiempo de escolaridad. Una política efectiva debería considerar los siguientes elementos:

    · Alcance: ¿Los esfuerzos se enfocarán en algún grupo poblacional, escuela o grado específico? ¿La extensión será universal o focalizada?

    · Escala: ¿La implementación tendrá lugar a través de proyectos piloto, será implementada de manera gradual o de un plumazo?

    · Asignación de prioridades: ¿Cómo se realizará la selección de escuelas?

    · Duración: ¿De cuántas horas será la extensión de la jornada escolar? ¿Qué días de la semana?

    · Enfoque: ¿Se ajustará el enfoque pedagógico/curricular a la jornada extendida como en Uruguay?

    · Asignación: ¿Cómo se asignará el tiempo extra? ¿Cómo será el desglose entre actividades curriculares principales y extracurriculares? ¿Qué pasará con las comidas escolares y los recreos?

    · Costo: ¿Cuál el costo inicial? ¿Cuál es el costo operativo anual? ¿Cómo se asignarán los recursos financieros? ¿Cuáles son las fuentes de financiamiento?

    · Partes interesadas: ¿Cómo se involucrará y consultará a las partes interesadas, incluyendo estudiantes, padres, maestros y administradores escolares? A pesar de las concesiones a la hora de extender la jornada escolar en Chicago, el alcalde Rahm Emanuel fue incapaz de evitar una huelga de maestros. (Irónicamente, los maestros peruanos están llevando a cabo una huelga, y una de sus demandas es la jornada escolar completa — y un aumento proporcional de sus salarios.)

    · Maestros: ¿Cómo involucrar, capacitar y apoyar a los maestros? ¿Cómo proporcionarles a las escuelas los recursos humanos necesarios para una jornada extendida?

Hemos estado trabajando estrechamente con países de América Latina y el Caribe tan diversos como Brasil, El Salvador, la República Dominicana y Uruguay para explorar algunas de estas preguntas, tanto mediante asistencia financiera como técnica.

El equipo educativo del Banco Mundial para América Latina está preparando un estudio para ayudar a los países a establecer políticas y modelos efectivos de jornada escolar extendida. Este estudio no brindará una solución única ni una respuesta definitiva.

En su lugar, apuntamos a resumir las lecciones que puedan sintetizarse luego de una revisión crítica de la evidencia y de estudios de caso seleccionados, identificando factores clave derivados de experiencias exitosas.

Si bien la audiencia principal son los diseñadores de políticas regionales, esperamos que nuestras conclusiones sean de interés para varios países — incluso para aquellos jóvenes norteamericanos que el presidente Obama espera puedan competir mejor con sus pares surcoreanos.

Manténgase conectado y envíenos sus opiniones respecto a estos temas.

(Con contribuciones de David Evans, Pablo Alfaro y Diego Ambasz)

Comments

ENVIADO POR Francisco EL
A mi parecer esto no vendrá a solucionar el problema de educación y trabajo de los jóvenes. Mientras la educación sea la misma seguiremos teniendo más de los mismo: guerras, miseria, hambre, injusticias, pandillas, etc. Para mi la manera de hacer educación debe cambiar, es decir la esencia y no la forma. De que sirve tener más horas de los mismo? obviamente para producir más de lo mismo que se ha venido produciendo en educación. Lo que necesitamos no es más horas de clases, se necesita una pedagogía que impulse la creatividad del estudiante, creatividad que le ayude a resolver los diversos problemas de la vida y a enfrentar los nuevos retos que los avances tecnológicos nos imponen. Lástima que se piense en más educación en función de que los padres tengan más tiempo para laborar. Esto es casi decir que la educación para lo que sirve es para ser una super niñera.

La video conferencia evidencia la existencia de poder extender las clases virtuales no presenciales y asi extender el horario de aprendizaje. Estamos por implementar el aula virtual en Colegios como un plan piloto, solo que es necesario tener financiación para esta implementacion en Perú.

ENVIADO POR Anonymous EL
hola el documento es interesante

ENVIADO POR Ronny Rosario Alonzo EL

Los dos problemas principales de la educación descansan en la actitud de los padres y la actitud del maestro, luego en los administradores escolares y por ultimo en los estudiantes, no importan los programas ni el dinero.

Añadir nuevo comentario