Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Estaremos donde México nos necesite

Gloria M. Grandolini's picture

¿Cómo será México en 6 años? ¿Qué cambiará? ¿Qué podemos hacer para contribuir al crecimiento del país y cómo pueden mejorar las oportunidades para todos los mexicanos? Son preguntas que nos han ocupado mucho los últimos meses mientras preparábamos la nueva Alianza Estratégica con el País para 2014- 2019.

Después de mucho trabajo entre miembros del Gobierno y nuestro equipo de expertos, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial acaba de endosar el documento que guiará la ruta a seguir. La meta es clara y el reto enorme: reducir la pobreza extrema y aumentar la prosperidad compartida – generando mayores oportunidades para todos los ciudadanos, y hacerlo de manera sustentable cuidando el medio ambiente.

Una cosa es clara: debemos ser selectivos.  No queremos diluir nuestros esfuerzos entre muchos temas desconectados. Queremos abordar retos específicos y ofrecer soluciones integrales de desarrollo. Queremos estar donde tengamos una ventaja comparativa, donde podamos tener un fuerte impacto y donde se nos necesite.

Elegir dónde nos enfocamos

Claro, el Banco Mundial podría colaborar con el gobierno de México en muchos temas, pero elegimos concentrarnos en 12 objetivos claves para el desarrollo del país, que están en línea con el Plan Nacional de Desarrollo.

Algunos de estos objetivos son promover un sistema social integral; contribuir a un ambiente de negocios más competitivo; hacer uso de los recursos naturales de manera óptima, y mejorar los servicios públicos. Toda la estrategia se puede consultar en línea.

Los criterios para seleccionar estos objetivos fueron:
  1. el Banco Mundial tiene algo que aportar: el conocimiento de expertos especializados en temas de desarrollo . Es decir, podemos tener un impacto real;
  2. hay una fuerte demanda del gobierno , y
  3. están en línea con los dos objetivos principales del Grupo Banco Mundial: eliminar la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida, de manera sustentable.
Así, el esquema de colaboración está  distribuido en temas (competitividad, cambio climático, etc), para cada uno de los cuales ofrecemos un paquete integral de productos y servicios.

Es decir, no se trata solamente de proveer préstamos, sino de brindar servicios financieros, de conocimiento – reportes, análisis, asesoría técnica; y servicios de convocatoria – para compartir experiencias globales obtenidas de nuestra presencia y trabajo en nuestras oficinas de todo el mundo, reunir a expertos, tomadores de decisiones y a miembros de la sociedad civil para lograr cambios y abrir la discusión en temas específicos.

Vemos cuatro retos clave para México:
  • Incrementar la productividad y asegurarnos que los beneficios sean compartidos entre toda la población;
  • Que los segmentos más pobres de la sociedad se beneficien de servicios sociales básicos y contribuyan al crecimiento económico;
  • Fortalecer las finanzas públicas y la eficiencia gubernamental; y
  • Combinar los aspectos económicos y ambientales para un desarrollo sustentable
Enfoque en las regiones más pobres y en la igualdad de género

Decidimos enfocarnos también en las regiones más pobres de México y trabajar con los gobiernos locales, como lo hemos venido haciendo en Oaxaca, estado con el cual tenemos una alianza estratégica específica desde hace más de dos años.

Uno de cada tres mexicanos pobres vive en Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Estos estados también tienen tasas de pobreza extrema diez veces más altas que estados otros más ricos, como Nuevo León, Baja California o el Distrito Federal. El dato no es menor, duele. He recorrido el país y he podido constatar las diferencias. Por ello, ahí es dónde queremos trabajar.

En los últimos años ha habido muchos avances en el tema de igualdad de género. Por ejemplo, la proporción de mujeres en la Cámara de diputados se incrementó de 17.4% en 2000 a 36.8% en 2013. Es un gusto enorme que el tema se vaya incorporando en la agenda política.

Pero todavía hay mucho por hacer: la mortalidad materna, por ejemplo, es un problema que aunque está disminuyendo, lo hace lentamente (en 2002 había 60 muertes por cada 100.000 nacimientos y en 2010 había bajado a 51).

Con esta nueva Alianza Estratégica queremos precisamente apoyar el gobierno en su agenda de igualdad de género. Nos hemos comprometido a que los diferentes reportes y análisis que elaboremos en los próximos años incorporen un enfoque de género. Buscaremos, además, alimentar la política pública mediante conferencias, talleres y otras actividades que ayuden a generar conciencia entre la población.

La pobreza es multidimensional

Esto me lleva a la última reflexión que quiero compartir con ustedes: para definir las metas de esta Alianza Estratégica, hemos hecho uso de la nueva medición multidimensional de pobreza en México, elaborada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Esta medición no sólo toma en cuenta el ingreso, pero también los bienes no monetarios de las personas, como el acceso a servicios básicos. Es una visión más compleja de la pobreza y nos permite ser más precisos y ver más matices.

Según esta medición oficial, 9.8% de la población mexicana se encuentra en condiciones de pobreza. Si seguimos la línea internacional del Banco Mundial,  la pobreza extrema se define como aquellas personas que tienen un ingreso menor a 1.25 dólares al día (aproximadamente 16 pesos). Si hubiésemos tomado la definición del Banco, podríamos decir que 4.4% de la población mexicana vive en pobreza extrema, lo cual plantea una diferencia abismal.

En los próximos años queremos combatir la pobreza extrema, por supuesto, y contribuir a la meta global del Grupo del Banco Mundial. Pero también queremos enfrentar los retos específicos de México, ser flexibles en nuestra colaboración y contribuir a que todos los mexicanos tengan más y mejores oportunidades a lo largo de su vida.

Hay mucho por hacer, pero estamos comprometidos con México.

Y ustedes, ¿Cómo ven a México y qué aspiran para su país?