Syndicate content

Con ActiVaR, Ecuador se estrena en el aprendizaje inmersivo

Diego Angel-Urdinola's picture
Esta página en: English


Hace unos años, parecía imposible que en América Latina un joven estudiante proveniente de un hogar con recursos limitados o que residiera en una zona alejada, pudiera tener acceso a una formación técnica de calidad que le brindara la oportunidad de acceder a equipos y laboratorios con tecnología de punta. 

Hasta ahora, desarrollar programas de capacitación en educación técnica y vocacional, especialmente en áreas vulnerables, ha sido una tarea difícil y costosa. El rápido progreso tecnológico ha requerido que los centros de formación técnica tengan que hacer inversiones constantes para adaptar sus planes de estudio, sus materiales de enseñanza y sus laboratorios. Con pocas excepciones, la mayoría de los sistemas de formación técnica en
Latinoamérica no ofrecen capacitación “práctica” (o dual) a escala. Y muchos de los cursos técnicos se llevan a cabo, en gran parte, en las aulas de clase.

Por otro lado, debido a los altos costos de los equipos y laboratorios, la mayoría de los programas técnicos ofertados se han centrado en atender las necesidades del sector de servicios (por ejemplo, contabilidad, turismo, ciencias de la computación), con menos énfasis en los sectores de manufactura, agroindustria y alta tecnología.

Pero eso está cambiando. La tecnología de hoy está ayudando a sobrepasar esas barreras. En particular, los nuevos modelos de enseñanza inmersiva, que utilizan tecnologías de realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR), han demostrado que es posible desarrollar la habilidades técnicas y prácticas de los estudiantes, sin necesidad de hacer grandes inversiones de capital.

El aprendizaje inmersivo usando tecnología AR y VR es una innovación recientemente incorporada en la enseñanza técnico-profesional, que puede generar en los estudiantes competencias técnicas y prácticas similares a las adquiridas en la vida real por medio de actividades industriales y de laboratorio. Al utilizar espacios gráficos creados en computadora en tres dimensiones, es capaz de brindar una capacitación que simula escenarios reales.
 
El poder de la educación inmersiva
 
Aunque se necesita más investigación experimental, el consenso técnico apunta a que la enseñanza inmersiva contribuye positivamente a los aprendizajes y al desarrollo de habilidades prácticas de los estudiantes. Por ejemplo, un estudio experimental realizado recientemente en China indica que estudiantes expuestos a la enseñanza inmersiva mostraron, en promedio, resultados en pruebas de aprendizaje 30% más altos que los estudiantes expuestos a la enseñanza tradicional. Varios estudios indican también que la enseñanza inmersiva despierta mayor interés en los profesores y alumnos, lo cual conduce a mejores aprendizajes.

Es en este contexto que el Gobierno de Ecuador, a través de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y como parte del Proyecto de Transformación de Institutos Técnicos Terciarios, financiado por el Banco Mundial, está trabajando en la aplicación del programa ActiVaR, un piloto de capacitación con el que se espera beneficiar a entre 500 y 700 estudiantes matriculados en institutos técnicos y tecnológicos públicos del país, utilizando enseñanza inmersiva. Se espera que estos cursos comiencen a ofertarse a los estudiantes a partir de mayo de 2020.

El programa ActiVaR se presentó en Quito, con la participación del secretario general de la Presidencia de la República; el secretario de la Senescyt, el presidente de la Cámara de Industrias y Producción; así como de rectores, maestros, y estudiantes de Institutos Técnicos y Tecnológicos públicos nacionales. 

Los institutos que participarán en el piloto tendrán los siguientes beneficios:
  • Asesoría para implementar y evaluar un curso de formación inmersiva en una carrera técnica determinada, donde el uso de tecnología RV genere valor agregado.
  • Formación docente y equipamiento de laboratorios
El programa ActiVaR se implementará en colaboración estrecha con la Universidad de Tecnología y Educación de Corea (KOREATECH), una institución pionera a nivel mundial en el uso y desarrollo de la enseñanza inmersiva. Este programa piloto será financiado por el gobierno de Corea, con asistencia técnica del Banco Mundial.

El programa piloto ActiVaR será una de las primeras experiencias de este tipo en América Latina, y pretender informar al público acerca de los beneficios y de la posible escalabilidad del uso de este tipo de tecnología en el contexto regional. ActiVaR: activando el futuro de la formación técnica y tecnológica en el Ecuador.
 
Evento Realidad Virtual: innovando la formación técnica y tecnológica

Añadir nuevo comentario