Syndicate content

Instituciones fuertes para sistemas de transporte público eficientes

Sofía Guerrero Gámez's picture
 David Hemorza / Banco Mundial.

La Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU) tendrá como función la planificación y gestión integrada del transporte público. ¿A qué desafíos se enfrenta? Foto: David Hermoza Banco Mundial
 
Cada año, casi un tercio de los habitantes del Perú pierde 20 días en el caos vehicular. El problema se agrava debido al alto crecimiento anual de la población y del parque automotor, estimado en 10%. Los altos niveles de congestión desafían, especialmente, la infraestructura de Lima y Callao, y requieren de manera urgente de una planificación y gestión integrada del sistema de transporte público.
 
¿Por dónde empezar?

Enumeremos los impactos que produce la falta de un sistema de transporte público eficiente: 
  1. Disminución de la accesibilidad a servicios básicos, como a la salud, la educación o el empleo. Esto contribuye a la desigualdad de oportunidades, la exclusión y a perpetuar la pobreza en los sectores más vulnerables
  2. Aumento del número de accidentes de tránsito. 14 personas por cada 100.000 habitantes fallecieron en 2015 en Perú, la mayoría de ellos en contexto urbano. 
  3. Deterioro de la calidad de vida de las personas, especialmente aquellas con ingresos bajos. Los ciudadanos de Lima y Callao consideran la situación del transporte público como el segundo problema que más afecta a su calidad de vida, después de la inseguridad ciudadana.
  4. Impacto en el medioambiente debido a la contaminación acústica y atmosférica.
  5. Limitación del crecimiento económico. Según el informe de observancia de la situación del transporte público de Lima y Callao, preparado por la Fundación Transitemos en julio de 2018, la ineficiencia del transporte público de la ciudad representa un costo de más de un 1.5% del Producto Bruto Interno (PBI).

El desafío del sistema de transporte del área metropolitana de Lima y Callao no presenta una solución simple, ni única, sino que se trata de un tema complejo que, como mencionamos en nuestro blog “Hacia una movilidad urbana sostenible en Lima”, involucra diversos ejes a considerar.

Desde hace más de una década, el Banco Mundial ha recomendado la creación de una autoridad de transporte metropolitano, en especial cuando existen dos modos de transporte masivo: El Metropolitano (BRT) y el Metro, cada uno bajo el control del gobierno local y nacional, respectivamente. En este caso los usuarios deben usar diferentes tarjetas y el transporte urbano no está integrado. El impulso de la multimodalidad es uno de los grandes ejes a considerar para lograr una integración física, operativa y tarifaria de los distintos sistemas de transporte público.
 
La reciente creación de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU) tendrá como funciones y desafíos la planificación y gestión del transporte, para ello requiere una sólida capacidad para coordinar entre las diferentes autoridades competentes. Este hito es el inicio del fortalecimiento institucional y de la nueva gobernanza del transporte público, y de su gestión dependerá la transformación del sistema del transporte. En América Latina no hay una autoridad de transporte urbano con características similares. Por la estructura legal, los referentes de la ATU son Madrid, Londres, Paris y Vancouver.
 
En los próximos meses, la implementación enfrenta 3 grandes desafíos: i) la sostenibilidad del transporte, con accesibilidad e inclusión; ii) la integración física, operativa y financiera que reduzca los costos del transporte y la gobernanza, que permita contar con independencia y un equipo de calidad.
 
Principales competencias de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao
Principales competencias de la Autoridad de Transporte Urbano

La publicación del Banco Mundial “El laberinto institucional” brinda un análisis sobre el proceso de constitución de autoridades líderes en la gestión de sistemas de transporte en diversas ciudades del mundo. Estas son las lecciones aprendidas y buenas prácticas globales que podrían ser útiles para el caso actual de Lima y Callao.
  • No existe un modelo único perfecto. Lima y Callao deberán crear un modelo adecuado al sistema político y administrativo de la ciudad y del país.
  • Las instituciones de transporte necesitan tiempo para desarrollarse y evolucionar. Probablemente el ideal no se alcance en un primer momento, sino más adelante, una vez se haya alineado con sus expectativas.
  • La ATU necesitará recursos económicos y poder de decisión sobre estos. Este es, generalmente, un factor de mucho peso en el éxito de las autoridades de transporte urbano, ya que, si se realiza adecuadamente, permitirá a la ATU alcanzar sus objetivos y llevar a cabo sus competencias.
  • Es común encontrar resistencia y oposición al inicio. Por ende, será imprescindible brindar a la ATU apoyo político a todos los niveles mediante la generación de políticas a favor del interés público, el desarrollo de la capacidad técnica y la provisión de fondos para llevar a cabo estas actividades.
  • Muchas veces, eventos como elecciones, protestas, movimientos políticos, condiciones macroeconómicas u otros, favorecen o aceleran cambios institucionales, y es muy importante involucrar a la sociedad civil a través de programas de comunicación. En este caso, el contexto actual de Lima y Callao es positivo, y si además se acompaña de un programa comunicacional adecuado involucre a la población, se logrará un fuerte apoyo para su constitución.
Lima y Callao se encuentran en una situación única, donde la creación de la ATU no debe entenderse como un proyecto nacional, ni como una redistribución de responsabilidades, sino como una iniciativa de todos y para el bien de todos.

Para lograr el éxito en la constitución de esta nueva autoridad, es importante que entre todos avalemos y apoyemos el modelo de la ATU, incluso desde su concepción cuando este aún no sea perfecto, confiando en su evolución y perfeccionamiento con el tiempo. Tenemos la oportunidad de crear un verdadero legado de crecimiento económico y calidad de vida para la ciudad.
 

Añadir nuevo comentario