Syndicate content

Las Pymes fortalecen protagonismo en la República Dominicana

John Martin Wilson's picture
Esta página en: English


Aracelis posee una peluquería en Santo Domingo. Ella, como los dueños de las casi 20.000 pequeñas y medianas empresas (pymes) de República Dominicana, sueña con consolidarse y crecer en su negocio. Las Pymes en este país caribeño emplean a más de medio millón de personas, representando un motor de crecimiento económico clave. Para consolidarse y alcanzar sus metas, todo dueño necesita de un factor crucial: dinero.
 
En el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial 2017-18, el limitado acceso a financiamiento representa uno de los 10 obstáculos principales para hacer negocios en la República Dominicana. Las pequeñas y medianas empresas no suelen ser propietarias de locales o terrenos, considerados tradicionalmente como garantías admisibles para la aprobación de préstamos por las instituciones financieras.
 
Es por ello, y bajo el liderazgo del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM), que el país ha dado un paso importante para reformar su marco de garantías mobiliarias, traducido en un proyecto de ley que ha sido presentado al Congreso. Este proceso ha permitido analizar las necesidades y oportunidades de financiamiento comercial para actores económicos del país, y ha contado con el apoyo entre otros del Banco Central, el Consejo Nacional de Competitividad, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, y gremios empresariales y del sector financiero. El Grupo Banco Mundial y otras organizaciones multilaterales también han apoyado este proceso de reforma puesto que tiene un gran potencial de impacto económico positivo.
 
Más financiamiento, más crecimiento
 
Las reformas de garantías mobiliarias tienen el potencial de beneficiar a las pymes. Actualmente, el crédito formal se enfoca en prestatarios establecidos, o requiere propiedades reales (tales como edificios y terrenos) como garantía. Sin embargo, los activos de las pymes están concentrados en los bienes muebles – maquinaria, inventario, cuentas por cobrar- en una proporción de casi cuatro a uno sobre los bienes inmuebles. Para resolver este inconveniente, muchos países han reformado o introducido la Ley de Garantías Mobiliarias, al igual que registros y mecanismos de ejecución, para optimizar el uso de bienes muebles como garantías.
 
Existe un buen historial del efecto de los registros de garantías mobiliarias en el aumento del acceso al financiamiento para las empresas. En los países en que se han introducido sistemas de garantías mobiliarias, el impacto se ha reflejado en el aumento al financiamiento bancario, disminución de tasas de interés y mayores plazos en la madurez de préstamos (Love, Martínez Pería y Singh, 2013)

El objetivo de la reforma propuesta en la República Dominicana es aumentar el acceso al financiamiento y fomentar el crecimiento sostenible de las pymes, a través de una mayor participación del sector financiero. En este sentido, ampliar la gama de infraestructura crediticia incluye el desarrollo de un marco legal moderno, un registro de garantías mobiliarias, un sistema de ejecución efectivo y el apalancamiento de herramientas tecnológicas para el financiamiento.
 
Para facilitar el acceso de las pymes al crédito, el Proyecto de Ley de Garantías Mobiliarias introduciría cuatro mejoras claves para:
  • Permitir que activos muebles tangibles, intangibles, presentes y futuros, sirvan como garantía para nuevos créditos.
  • Permitir que la garantía y el crédito fluctúen en líneas de crédito garantizadas, y que los derechos y obligaciones del acreedor y del deudor evolucionen.
  • Proveer transparencia sobre los préstamos garantizados a través de un registro electrónico, y establecer la prioridad del acreedor original frente a reclamos concurrentes y posteriores.
  • Finalmente, en caso de incumplimiento, proveer, además del proceso tradicional, rápidos recursos de ejecución de la garantía inscrita. 
Objetivo: Generar más productos crediticios para Pymes
 
Además del progreso alcanzado, el país deberá poner en vigencia la ley, y establecer un registro de garantías mobiliarias electrónico en el periodo que indique la norma, y la creación de nuevos productos crediticios. En el registro se debe incluir aviso a terceros y establecer un criterio en base al principio de primero-en-tiempo, primero-en-derecho, en relación con los bienes muebles en garantía.
 
Asimismo, para que la reforma alcance todo su potencial, será necesario que los recursos extrajudiciales con relación al incumplimiento ofrezcan indemnización a los acreedores que han tomado bienes muebles como garantías. Esto debe realizarse en coordinación con el Poder Judicial para asegurarse de que las oportunidades de dicha indemnización sean provistas, en particular para los bienes tangibles en posesión de los deudores.
 
Una vez esté la ley en vigor, y que el registro y los mecanismos de ejecución hayan sido puestos en marcha, será posible para el ente regulador determinar la elegibilidad de los bienes muebles para fines de mitigación de riesgos. Así las instituciones financieras desarrollarían nuevos productos crediticios para las pymes utilizando sus bienes muebles como garantías, o bien aumentando los porcentajes de aceptabilidad de estos.
 
Con la aprobación de esta reforma, la República Dominicana pasará a formar parte del grupo de países en la región que han modernizado sus sistemas de garantías mobiliarias, incluyendo Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica y México.
 
Los resultados a nivel regional muestran avances en el otorgamiento al crédito para las pymes. Con la puesta en marcha de la reforma del sistema de garantías mobiliarias, Colombia logró saltar 53 posiciones, colocándose como número 2 a nivel mundial en el indicador de obtención de crédito del reporte Doing Business 2015. En el índice de fortaleza de los derechos legales de dicho reporte, Colombia ahora cuenta con la puntuación máxima. Estos resultados reflejan un alto grado de protección de los derechos de deudores y acreedores. El registro de garantías mobiliarias de Colombia está en funcionamiento desde marzo 2014, y a la fecha más de 30.000 pequeñas y medianas empresas han recibido financiamiento con garantía sobre bienes muebles. En Costa Rica, se han registrado más de 2.400 millones de dólares en préstamos con garantías mobiliarias, beneficiando a más de 4.500 Pymes.
 
Acompañar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas
 
La meta final de esta reforma es que las pymes puedan usar sus activos más valiosos para obtener crédito, eliminando las deficiencias que persisten en el marco de garantías vigente para cerrar la brecha entre la demanda y oferta de financiamiento.
 
Las próximas etapas deberán ser realizadas de conformidad con las normas internacionales y mejores prácticas, para que la reforma pueda alcanzar su potencial. Un sistema de garantías mobiliarias puesto en marcha de esta manera, permitirá que las pymes crezcan, y aumentará la inversión y la competitividad incluyente, dinamizando la economía dominicana.
 
El Grupo Banco Mundial saluda los esfuerzos realizados por las autoridades dominicanas con este Proyecto de Ley de Garantías Mobiliarias, y reconoce este gran primer paso para mejorar su infraestructura crediticia, y así impulsar el crecimiento del sector que hará realidad los sueños de Aracelis.
 

Añadir nuevo comentario