Syndicate content

¿Libros gratuitos o de pago?: el debate en las redes sociales

Carlos Molina's picture

Estudiantes con libros en un curso de educación técnica en Colombia

¿Deben ser gratuitos los libros? ¿Cuán accesible debe ser el conocimiento? Nuestros usuarios de Facebook y Twitter respondieron a esa pregunta con enorme interés en las últimas 48 horas, atizando un debate que es clave para el desarrollo de América Latina y el Caribe y para el Banco Mundial: el libre acceso al conocimiento, la educación de calidad y la creación de oportunidades para todos.

La “conversación”, que aún continúa y acumula cientos de comentarios y ‘likes’ –curiosamente tantos como el número de páginas de un libro mediano- cobró un sentido especial para nuestros usuarios, quienes están parejamente divididos en torno a si el acceso al conocimiento a través de un libro debe ser gratuito o tener un costo que recompense el esfuerzo del autor. Para el Banco Mundial este debate también tiene un significado especial.

De un tiempo a esta parte el Banco se ha comprometido a abrir sus puertas al conocimiento, declarando de libre acceso su acervo en torno a temas de desarrollo. Todas nuestras publicaciones en línea –unas 80,000 entre libros, investigaciones y documentos —son gratuitas bajo la premisa que sólo permitiendo libre acceso a herramientas de investigación se puede impulsar el desarrollo y derrotar la pobreza.

¿Libros gratuitos o de pago?

Cuando uno lee, no suele imaginarse el camino que el libro ha recorrido hasta caer en sus manos. Autores, editores, editoriales, diseñadores gráficos, plantas de impresión, camionetas para la distribución… Evidentemente esto tiene un costo, pero ¿existen medidas para reducirlo (o anularlo), y así acercar el conocimiento a la población? Obviamente, el libro virtual, que está revolucionando el mercado bibliográfico ofrece una opción más barata, pero no exenta de costos y condiciones –como tener una suscripción y conexión de internet.

Tras un debate intenso de nuestros usuarios de Facebook y Twitter, afloraron tres tendencias claras: los partidarios de los libros gratuitos, los partidarios de hacer más asequible el costo de los libros y los partidarios de mantener, en disciplinas específicas, el costo actual.

En el primer grupo se encuentra Viscarra Salvatierra, que desde Facebook afirma que los libros “deben ser gratis para aquellos que no pueden pagarlos y que tienen derecho a utilizarlos”. En esta misma línea está Paul David Mullisaca, quien considera que si los libros fueran gratis se fortalecerían las capacidades de la población, aunque “el tema sería cómo incentivar o despertar el hábito de la lectura en la población en general”. Desde Twitter, @SissyRosario afirma que los libros “deben de estar a disposición de la población, son una herramienta fundamental para crear conciencia y sabiduría”.

Precisamente esta es la premisa de la política que el Banco ha denominado “Datos, conocimiento y soluciones accesibles”, una iniciativa que marca una manera radicalmente diferente de buscar respuestas a los desafíos del desarrollo, donde todo el mudo participa en un red abierta y no exclusiva como en el pasado. Merced a esta iniciativa, lanzada en abril del 2010, se han puesto a disposición del público más de 2,000 indicadores en las áreas de finanzas, salud y negocios de unos 200 países.

Dentro del segundo grupo de usuarios –los que optan por un abaratamiento de los costos-, Andrés García señala que “los autores deberían llevar su beneficio (mayor incluso a lo que ganan hoy ya que los mayores beneficios se lo llevan las editoriales) pero también los libros deberían bajar sus precios para su mayor llegada al consumidor”. También Marta Cecilia Velasquez opta por un costo más accesible, “pero además deberíamos intercambiarlos después de leídos, otras personas los pueden aprovechar”. Desde Paraguay, Teresa Arroyo nos cuenta que en su país los libros son muy caros y no son accesibles a toda la población. “Yo siempre espero ferias para comprarlos, y ahora con la tecnología se pueden obtener algunos”.

Para que la población pueda beneficiarse de los libros de forma gratuita, Didac Echeverry propone que se financien las bibliotecas públicas para acercar mucho más la cultura lectora a las nuevas generaciones. Wagner Sade, por su parte, considera que Internet ofrece nuevas oportunidades de difusión y de abaratamiento de costos de los libros, y la opción de pagar en caso de quedar satisfecho con lo que se lee.

En este sentido, las bibliotecas virtuales o e-library ofrecen ventajas para el investigador como motores de búsqueda más precisos, mejores capacidades organizativas -como la posibilidad de guardar favoritos en su cuenta personal y guardar búsquedas, entre otras capacidades.

Por último, como representante del tercer grupo –los que optan por mantener el precio de los libros- aparece el comentario de @SallyPenaBurgos: "Solo los libros académicos. Hay que propiciar la protección a la propiedad intelectual!". En esta misma línea, @VelezLily considera que no deben ser gratuitos, “porque se tiene que reconocer la creatividad del autor, su esfuerzo. Sí es necesario que tengan precios más accesibles".

Comments

ENVIADO POR gilberto rincon caro EL
referente a los libros-. Considero que lo mejor es mantener un equilibrio entre los intereses de cada miembro de la sociedad, bien sea escritor,editor, distribuidores mayoristas y minoristas, o lectores de libros, para que tengamos la garantia de siempre tener temas novedosos y actualisados por leer. gilbert-.

ENVIADO POR adolfo javier romero garibay EL
Los libros deben ser leidos para que sean populares. La libreria virtual es accesible para quien tiene el medio electrónico, falta una politica de acercamiento social en escuelas de los diferentes niveles para desarrollar el hábito por la lectura en el mundo.

ENVIADO POR OSWALDO CASAZOLA PAREDES EL
Estoy de acuerdo que los autores sean los mas beneficiados, inclusive los gobiernos deberían subsidiar el costo del papel para que las imprentas abaraten el costo de los libros y de esta forma tener acceso a libros novedosos que por su costo ha veces son inancansable. pero creo que el tema no pasa por los costos si no de introducir en la mente del ser humano la necesidad de adquirir los conocimiento por medio de la lectura. como lo lograremos, insentivando y promoviendo la lectura en nuestra sociedad, por ejemplo ahora hasta el trabajador mas humilde usa un celular y ahorra dinero para recargarlo o adquirir tarjetas, por que se le ha creado la necesidad de la comunicación imediata. en conclusión creemos la necesidad en el ser humano de la lectura y no habra precio que lo detenga para adquirir un libro.

Consideremos el derecho de acceso a la cultura, antes que el derecho de propiedad. Así nacieron las primeras leyes de propiedad intelectual. Veamos cómo el derecho de propiedad intelectual es cada vez más de propiedad en http://www.rtve.es/television/documentales/copiad-malditos/ Acepto de manera irrestricta los derechos del autor. Con lo que no estoy de acuerdo, es con que la propiedad de un bien cultural se vaya asemejando, cada vez más, a los derechos sobre otros bienes; un libro no es un bien inmueble, una partitura no es un piso ... Las editoriales son intermediarios que están cobrando peajes muy caros, demasiado: cómo puede ser -sólo a modo de ejemplo- que esté penado por la ley el intercambio de archivos de libros descatalogados, que la editorial ni piensa en reeditar? Es clara que la visión del legislador no tiene en cuenta las necesidades de la gente, sino las del grupo económico. No quiero robar (es decir, que actos que considero morales y legítimos, constituyan delito de acuerdo con la ley), no quiero que me roben (no por el precio de un libro, que cuesta más de lo que vale, sino por ni siquiera poder leerlo), además no quiero que a mi pueblo, a mis hijos, sobrinos, nietos, amigos, vecinos, les prohiban (por el costo) el acceso al conocimiento y a la cultura. Son varias ya las Universidades que abren al dominio público sus producciones, los autores que editan sus libros permitiendo a la vez la descarga gratuita. Avancemos en el sentido de los derechos de la gente, respetando los derechos de los autores, y hasta donde corresponde y es razonable, de los intermediarios. Vivimos en la era digital; seamos coherentes con ello... pero, dice un amigo, cuidado con donde nos ponen los dedos! Saludos cordiales

ENVIADO POR PATRICIO OPORTUS ROMERO EL
Estimados(as) Amigos(as): Me parece bien respetar los derechos de AUTOR y todo aquello que proteja la propiedad intelectual; de acuerdo a lo establecido en el marco jurídico de cada país. Sin embargo, me preocupa la situación de los Seres Humanos que NO poseen recursos y por ende quedan excluidos de todo acceso a la información, sea esta física (cualquier formato) o digital. En ese caso, deberemos propiciar fórmulas que favorezcan la cultura, el acceso al conocimiento y la creación. En este momento no tengo el cómo, pero deberemos crear y/o facilitar procesos, para que todos tengamos idealmente iguales oportunidades. Un gran abrazo, PATRICIO A. OPORTUS ROMERO Ing. Civil de Minas / MBA Marketing / Diplomado en gerencia Social E-mail: poportus@vtr.net Celular: 56-9-8217005

ENVIADO POR strennerts EL
Disfruto mucho de los libros que consigo en la red, aunque no sean los más actuales. Precisamente ahora bajé unos libros que escribió un tatarabuelo mío que participó como un exelente general en las guerras napoleónicas.. Déjenlo así!! Así está bien!!

Añadir nuevo comentario