Syndicate content

Por qué los ministerios de Economía y los Bancos Centrales tienen que estar en las redes sociales

José Luis Orihuela's picture


Los días 30 de octubre y 1 de noviembre de 2013 tendré el gusto de intervenir, como consultor de comunicación del Banco Mundial, en el VI Foro Latinoamericano de Portavoces de Ministerios de Hacienda y Bancos Centrales, que tendrá lugar en Cartagena de Indias (Colombia).

¿Qué beneficios aportan los medios sociales a los responsables de comunicación de las instituciones financieras?, ¿Cómo pueden los portavoces aprovechar su enorme potencial comunicativo y al mismo tiempo disminuir los riesgos que conlleva su uso?

La extendida presencia de los Bancos Centrales y Ministerios de Economía de América Latina y el Caribe en Twitter constituye un buen punto de partida para un taller en el que exploraremos las exigencias comunicativas que conlleva la estrategia digital de las organizaciones en los medios sociales.

El Manifiesto Cluetrain (1999) y al artículo seminal What Is Web 2.0 (2005) siguen siendo los marcos de referencia ineludibles para entender el impacto de la red sobre la comunicación de las organizaciones.

La red, como explicaba esta semana a mis alumnos del Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra, es un sistema de desintermediación implacable que no solo elimina intermediarios ineficientes, sino que paradójicamente genera nuevos modelos de intermediación.

Ahora las organizaciones tienen una voz pública que no depende exclusivamente de la agenda mediática tradicional, porque se han convertido en medios. Los diversos canales de comunicación disponibles en la llamada web social han convertido a las fuentes en medios y están abriendo el escenario de la comunicación pública a nuevos actores, personales e institucionales, que pueden hablar y escuchar a sus públicos sin la intermediación de la prensa.

En la era analógica el gran reto era tener una voz pública, pero en la era digital, cuando todo el mundo puede hacer comunicación pública a escala global, en tiempo real y sin filtros, el nuevo reto es conseguir que nuestra voz sea escuchada. 

Hoy, cuando un post a tiempo puede evitar una crisis, el silencio ha dejado de ser una alternativa.

Visibilidad, reputación, influencia y atención son algunos de los nuevos recursos escasos en la economía de la información, y los medios sociales son las mejores herramientas para cultivarlos.

Añadir nuevo comentario