Syndicate content

Una visión común por el desarrollo humano

Marcial Rubio Correa's picture
Esta página en: English


¿Qué tienen en común un Banco y una Universidad? Esta es la pregunta que me planteé cuando empecé a escribir en este blog con motivo de la visita del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, a la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Llegué a esta conclusión: El Banco Mundial y nuestra Universidad comparten el esfuerzo de luchar contra la pobreza y de reducir las abismales desigualdades sociales.

Si bien son entidades muy distintas entre sí en dimensión y finalidades, estos temas son una intersección de alto contenido para el desarrollo humano contemporáneo.

Todos tenemos la intuición de que ambos problemas tienen que ser resueltos en el actual estado del conocimiento y la tecnología en el mundo. Tenemos que aportar para ello.

En ese sentido el Banco Mundial, que hasta hace unos años era una entidad que prestaba dinero para el desarrollo y, también, contribuía a dar estabilidad macroeconómica a los estados, hoy ha desarrollado adicional y poderosamente un área que lo ha convertido en verdadero think tank del desarrollo. Esto tiene de labor académica, de aproximación práctica y de actividad creativa a favor de los seres humanos.

Creo que es un ámbito del quehacer en el que también existe una clara intersección entre Banco y Universidad.

Pertenece a lo esencial de la Pontificia Universidad Católica del Perú formar, a quienes la conforman, como personas conocedoras de los detalles intelectuales de lo que se estudia, como servidores de la sociedad generando consecuencias positivas en ella y, todo lo cual, sólo puede lograrse enseñando y aprendiendo conocimientos, pero también desarrollando la fuerza creativa del pensamiento.

El Presidente del Grupo Banco Mundial, Dr. Kim, viene del sector social del mundo y tiene una especial devoción por la efectividad del trabajo en pro de los demás. Lo dice con el neologismo deliverology, que significa servir, y servir bien a quienes nos debemos.

Y aquí hay otra área de intersección entre la Universidad y Banco. El servicio a los demás tiene una dimensión valorativa desarrollada desde la Antigüedad en el ámbito de la ética, que pertenece a la filosofía y es campo de trabajo universitario por excelencia.

Los profesores y los estudiantes desarrollamos este espíritu de promoción de valores humanos en nuestro aprendizaje universitario. En este sentido, es muy grato para mí, como rector de la Universidad, y para esta Casa de Estudios, haber recibido a personas como el Dr. Kim que comparten estas dimensiones éticas y que tienen una presencia global.

Fue especialmente grato su encuentro con la comunidad universitaria y con un miembro notable y de estatura global de nuestra familia académica: el padre teólogo Gustavo Gutiérrez, profesor de nuestra Universidad a través de décadas y líder en la batalla por la equidad social.

Por todas estas razones, y muchas otras, la visita del jefe del Banco Mundial, Jim Yong Kim, honró a la Pontificia Universidad Católica del Perú y reafirmó lo que ambas instituciones tenemos en común.

Comments

ENVIADO POR Luis V EL

Estoy realmente sorprendido que un rector haga un análisis de ese tipo, dando un vínculo casi perfecto a dos entidades que son completamente opuestas, jamás podré concebir la idea de similitud entre un banco y una universidad, salvo porque en ambas se prestan servicios, financieros y educativos respectivamente, sin embargo la labor de la banca principalmente es lucrar y el Banco de Desarrollo no es la excepción, basta recordar el caso TATA, el caso Indonesia, el caso Sri Lanka o simplemente todos los créditos “Carboneros” donde el único objetivo es lucrar! Habría que echar un vistazo a los reportes negativos de transferencias a países en desarrollo y desde luego a las muchas condiciones impuestas para otorgar créditos, que en algunos casos marcan privatizaciones, desregulaciones y apertura de mercados a las importaciones. Si llevamos el análisis a la banca comercial es aún mucho peor de lo que parece, al menos en países en desarrollo donde las tasas de interés están tan elevadas que el acceso a un crédito está limitado a un segmento de la población muy reducido, eso no es fomentar el desarrollo para la igualdad, es muy simple Sr Rector, saque un promedio de las tasas de interés de los países en desarrollo y haga un ejercicio de lo que debería pagar de interés y al mismo tiempo simule que esa cantidad la invierte usted en algún instrumento de la banca y ahora calcule su rendimiento… Me parece que se va a sorprender si es que antes no lo sabía!

Añadir nuevo comentario