Syndicate content

Julio 2012

América Latina: ¿estaremos siempre a expensas de los precios del petróleo?

Ariel Yepez's picture

Also available in English 

Hace unas semanas una extraña tormenta conocida como "Derecho" devastó el área de Washington DC, llevándose muchas vidas y dejando a 1.3 millones de hogares y negocios sin electricidad.

Mi casa, desgraciadamente, estuvo entre las afectadas por el apagón y en un intento de hacer frente a las temperaturas de más de 90F provocadas por la tormenta, nos trasladamos hasta el sótano – normalmente la parte más fresca de la casa. 

 

Dos décadas después, todavía no hablamos lo suficiente de sexo

Keith Hansen's picture

Also available in English, Portuguese, French

Mientras los ojos y oídos del mundo se concentran en la conferencia bi-anual Internacional sobre el SIDA de esta semana en Washington, vale la pena destacar algunos de los avances más importantes realizados en América Latina y el Caribe sobre la lucha contra el VIH / SIDA.

 

Durante las dos últimas décadas, la región ha mejorado significativamente en  la sensibilización sobre el tema y en crear un debate más completo, desarrollando estrategias nacionales para el VIH / SIDA (i) e incluyendo la integración de las respuestas a la epidemia en los sistemas de salud e impulsando el conocimiento casi universal de los factores de riesgo.

 

Aún y así, todavía no estamos hablando lo suficiente sobre el sexo.

 

Colombia: innovadora respuesta a los desastres naturales

Gloria M. Grandolini's picture

Also available in English


Desastres naturales

Terremotos, tsunamis, huracanes, inundaciones o sequías son lo mismo en todo el mundo, se trate de México, Colombia, Haití o Pakistán, estos son eventos o “desastres” naturales de variada intensidad. Lo que varía son sus efectos y consecuencias. El agua y la tierra convertidos en enemigos mortales de las poblaciones, con altísimo costos en vidas y bienes.

Entre 1970 y 2010, los desastres asociados a fenómenos naturales causaron en el mundo más de 3,3 millones de muertes y 2,3 billones de dólares en pérdidas materiales – un poco más del PIB de Brasil en 2010.