Syndicate content

#LACfeaturegraph

Los salarios del sector no transable siguen a los salarios por trabajos calificados en el sector transable

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English | Portuguese

Datos recientes sobre los salarios por hora en América Latina y el Caribe (ALC) revelan que los latinoamericanos que trabajan en el sector no transable (como en construcción, transportes, hotelería, o educación) ganan mucho más que los trabajadores poco calificados en sectores transables, como agricultura o manufactura de baja tecnología, y más cerca de los trabajadores calificados empleados en el sector transable, como en manufactura de alta tecnología o finanzas. A pesar de pequeñas variaciones entre países, en 11 de los 17 países estudiados la diferencia entre los salarios en trabajos poco calificados del sector transable y el sector no transable ha crecido durante la última década.[1]
 
En la mayoría de estos países, los salarios por hora muestran una tendencia particular: crecimiento positivo de los salarios de los trabajadores calificados en los sectores transable y no transable, y salarios estancados, o incluso decrecientes, para los trabajadores poco calificados en el sector transable.

¿Qué tan equitativo es el entorno en los países de América Latina y el Caribe?

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English | Portuguese

En menos de una generación la región de América Latina y el Caribe ha alcanzado un importante progreso en la expansión de servicios públicos necesarios para que los niños tengan éxito en su vida como adultos.

Las habilidades, conocimiento y salud acumulados por los individuos al alcanzar la edad adulta son esenciales para conseguir empleo, acelerar la movilidad social y reducir la desigualdad a largo plazo. El progreso observado en la región va desde el aumento en el acceso a salud y educación, hasta el agua corriente y la electricidad. Sin embargo, dicho progreso ha sido heterogéneo, tanto en los distintos países como en los distintos servicios básicos.

Hoy, en América Latina el entorno es más equitativo respecto al acceso a electricidad, donde observamos la mayor reducción en las brechas de cobertura. En la figura 1 se muestra como el país con desempeño medio en la región (la mediana) se compara con el país con el más alto nivel de cobertura (denominado el “mejor de la clase”)  en tres servicios básicos para niños. Enfocarnos en niños permite argumentar que cualquier diferencia en el acceso se debe principalmente a circunstancias fuera de su control (educación de los padres, características del hogar, lugar de nacimiento). En el caso de acceso a la electricidad, la mediana regional no solo ha convergido hacia el país de mejor desempeño, sino que alcanza una cobertura de 99%.

Los niños tienen dos veces más probabilidades de ser pobres que los adultos en América Latina

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English | Portuguese

La pobreza infantil ha caído sostenidamente en América Latina y el Caribe, pero se mantiene mucho más alta que la pobreza entre los adultos. En 2014, la pobreza infantil alcanzó el 36 por ciento, casi el doble que la tasa de los adultos (19 por ciento - ver Nota). El gráfico a continuación muestra que la pobreza ha caído tanto para los adultos como para los niños, pero una mirada más detallada revela que la pobreza infantil se ha reducido más lentamente.