Syndicate content

participación femenina

Gráfica: Las leyes que imponen cuotas de género se multiplicaron en todo el mundo a partir de 1990

Tariq Khokhar's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文

En los últimos 25 años, se han expandido por el mundo diferentes formas de cuotas de género para que las mujeres aumenten su presencia en las legislaturas nacionales. De 74 países estudiados en los que existen cuotas de género, el Informe sobre desarrollo mundial 2017 (PDF) encontró que, 26 de ellos alcanzaron la representación de género deseada y hasta 2016, los 48 restantes, aún no la habían cumplido. 

Contenido relacionado:
Comunicado | Mensajes principales (pdf) | Panorama general | Sitio web (i) | Informe (i)

Cuatro gráficos sobre las diferencias de género que aún quedan por eliminar

Tariq Khokhar's picture

El Grupo Banco Mundial acaba de poner en marcha el nuevo portal de datos sobre género en el que se presentan datos desglosados por sexo y pertinentes al género sobre temas que van desde la educación, la demografía y la salud hasta el empleo, la propiedad de activos y la participación política. Asimismo, acabamos de publicar el Little Data Book on Gender 2016 (i) junto con cuadros en línea (i) que están vinculados a los últimos datos disponibles en los Indicadores del Desarrollo Mundial (i).

Los datos sobre género son una de las partes de nuestro sitio de datos que más visitas recibe, y estos recursos nuevos tornan más fácil que nunca ver las dimensiones del género de nuestros datos. Los tableros por país (i) y por tema (i) permiten contar con una reseña de la distribución y las tendencias de los datos relativos a cuestiones importantes, y los cuadros en línea y el libro constituyen una referencia útil de los datos a los que se accede más comúnmente.

A continuación he seleccionado algunos gráficos del nuevo portal relacionados con los cuatro pilares de la nueva Estrategia de igualdad de género (i) del Grupo Banco Mundial. Estos objetivos se centran en la mejora de las dotaciones humanas, a través de un mejor acceso a la salud, la educación y la protección social; la oferta de más y mejores empleos encarando problemas como las diferencias en materia de habilidades y los mecanismos de atención; la ampliación del acceso de las mujeres a los activos y su control sobre ellos, y el aumento de la participación y el poder de decisión de las mujeres, es decir, su capacidad para hacerse escuchar y ejercer control sobre los principales aspectos de sus propias vidas.