Syndicate content

¿Qué datos usan realmente las autoridades decisorias, y por qué?

Sharon Felzer's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Cuando se trata de revoluciones, sin duda la revolución de los datos ha sido menos sangrienta que, por ejemplo, las ocurridas en los siglos XVIII y XIX. ¿Pero, ha sido igualmente transformadora? La respuesta tendrán que darla los historiadores.

En 2017, AidData, un laboratorio de investigación e innovación del College of William & Mary en Estados Unidos, emprendió la tarea de identificar qué datos usan las autoridades decisorias de los países de ingreso bajo y de ingreso mediano, la procedencia de los datos, las razones para utilizarlos, y cuáles son los datos más útiles.

¿Qué lecciones puede sacar el Banco Mundial del estudio de AidData?, y ¿los datos de nuestro propio Programa de encuestas de opinión en los países, (i) concuerdan con los resultados obtenidos por AidData?
 

Informe Decoding Data Use: encuesta a 3500 líderes de 126 países de ingreso bajo e ingreso mediano

En 2017, casi 3500 líderes respondieron la Listening To Leaders Survey (LTL), encuesta realizada por AidData cuyo objetivo era ayudar a revelar cómo, cuándo y por qué esas personas utilizaban información procedente de diversas fuentes.

Estos datos de gran riqueza se presentan en el informe Decoding Data Use: How do Leaders Source data and Use It To Accelerate Development (Decodificando el uso de datos: La manera en que los líderes obtienen datos y los utilizan para acelerar el desarrollo) (i) y pueden ayudar a cualquier institución a apuntar a audiencias importantes. Por ejemplo, ¿qué datos están utilizando con más frecuencia las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales, y con qué fin? ¿Y las entidades gubernamentales, los asociados en la tarea del desarrollo, y el sector privado? ¿Existen diferencias de una región a otra?
 
A continuación presentamos algunos de los principales resultados de este análisis:

  • Los responsables de las políticas consultan información procedente del Banco Mundial más que de cualquier otra organización extranjera o internacional.
  • Si se desea que los líderes de opinión de los países clientes se enteren de los datos y los conocimientos que ofrece el Banco, hay que señalárselos. Si se pretende que encuentren esos datos y conocimientos mediante búsquedas en internet, el resultado puede ser decepcionante.
  • Es más probable que los líderes de opinión consideren útiles los conocimientos y la información si esos datos los ayudan a comprender mejor ciertas cuestiones de política complejas y les permitirán formular estrategias para abordar esas cuestiones.
  • Hay que asegurarse de que los conocimientos y la información reflejen el contexto (es decir, que sean inclusivos).
  • Para asegurarse de obtener valor de los conocimientos y los datos, es preciso centrar la atención en las recomendaciones sobre políticas.

Comparemos ahora los resultados de AidData con los datos de la Encuesta de opinión en los países (i) del Banco.


Los estudios tanto de AidData como de la encuesta de opinión en los países muestran claramente que toda interacción es muy favorable para garantizar que los datos y los conocimientos generados por una organización sean utilizados (o al menos consultados). Hay que ser “activos”, no “pasivos”. Los gráficos siguientes son reveladores.




De partida, ¿por qué los responsables de las políticas buscan información?

Porque necesitan encontrar soluciones. Las partes interesadas declaran que quieren datos de fuentes internacionales para resolver problemas. Hay menos interés en utilizar los datos para promover una causa específica o para contar con datos actualizados sobre los progresos realizados, por nombrar algunas razones.
 



Y lo más importante, ¿qué hace que las fuentes de datos sean útiles?

Por las encuestas de opinión que realiza el Banco Mundial en los países, sabemos que son pocos los encuestados que ponen en duda la calidad técnica de sus datos. Año a año, esas calificaciones son sistemáticamente altas.

Según el informe de AidData, lo que más interesa es la búsqueda de soluciones. Los conocimientos no tienen que ser recientes ni innovadores. Más bien, tienen que ayudar a los responsables de las políticas a resolver, dentro de su propio contexto, los problemas que enfrentan.
 

 

Ahora, ¿cómo se compara el Banco Mundial en lo que respecta a la solución de problemas a partir de sus datos y sus conocimientos? Según los datos de nuestras encuestas de opinión en los países, las partes interesadas evalúan más positivamente la relevancia de nuestros conocimientos que su capacidad para “conducir a soluciones prácticas”.

Teniendo en cuenta este reciente informe de AidData, en el Banco Mundial nos deberíamos preguntar lo siguiente: ¿incluimos a las partes interesadas locales para asegurarnos de que nuestros conocimientos reflejen el contexto local?, y ¿nuestros conocimientos están orientados a la búsqueda de soluciones? Como se observa en el gráfico, las calificaciones son bastante positivas, pero hay margen para aumentar el grado de inclusión y la orientación hacia la búsqueda de soluciones.
 


En síntesis, el informe Decoding Data Use de AidData demuestra que el Banco Mundial, en función del nivel de asistencia financiera que brinda, sobresale a la hora de captar usuarios de sus datos y estudios analíticos. Sin embargo, la institución podría hacer mucho más para garantizar que esa información sea de utilidad. El siguiente es un mantra apropiado que puede derivarse de este importante estudio:

Pensar y actuar localmente. Interactuar. Aportar soluciones a los problemas.
Pensar y actuar localmente. Interactuar. Aportar soluciones a los problemas.
Pensar y actuar localmente. Interactuar. Aportar soluciones a los problemas.


El texto completo del estudio está disponible en: http://aiddata.org/publications/decoding-data-use. (i)
Los datos e informes del Programa de encuestas de opinión en los países del Banco Mundial están disponibles en: https://countrysurveys.worldbank.org. (i)

Añadir nuevo comentario