Syndicate content

Febrero 2014

¿Está el mundo superando los altos precios de los alimentos?

Donna Barne's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 © Curt Carnemark / World BankSi busca en Google, verá que muchos de los últimos titulares se refieren a los altos precios de los alimentos. A nivel mundial, sin embargo, los precios promedio de los principales productos alimenticios básicos son en realidad 11 % más bajos que hace un año, según la última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial. ¿Significa que el mundo está superando el peligro de los altos precios de los alimentos? El economista José Cuesta arroja luz sobre el tema.

Los precios de los alimentos han estado disminuyendo en todo el mundo desde agosto de 2012. ¿Hemos superado el nivel más grave de la crisis alimentaria?

Es cierto que hemos visto una baja sostenida de los precios, pero aún estamos solo a un 18 % de distancia del máximo histórico de 2012. Los motivos iniciales por los cuales los precios aumentaron –como la creciente demanda de alimentos y las preocupaciones sobre las condiciones meteorológicas– siguen siendo un problema ahora, y probablemente lo serán en el futuro. No creo que hayamos superado el nivel más grave. Los precios parecen ser menos volátiles, y eso es una buena noticia. Pero no significa que los precios no hayan seguido siendo altos; estos todavía son  elevados.

Desperdicio de alimentos: Hacer las cuentas

José Cuesta's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Muchos consideran que las estadísticas son frías y no tienen rostro. Siempre he pensado lo contrario. Hay numerosas cifras en el mundo del desarrollo que son impresionantes y conmovedoras: los millones de personas que viven con menos de US$1,25 al día,  el número de niños que mueren debido a enfermedades evitables o que no pueden asistir regularmente a la escuela, o la cantidad de familias que carecen de acceso a agua potable o electricidad en el supersofisticado mundo tecnológico de hoy, solo por mencionar algunos ejemplos.
 
Sin embargo, nunca he encontrado números más convincentes que aquellos relacionados con los alimentos. En un mundo donde 842 millones de personas pasan hambre todos los días, se producen suficientes alimentos para proporcionar a todos un promedio de 2700 calorías diarias. En este mismo mundo:

El mejor consejo: Hacer un intento

Jim Yong Kim's picture

Uno de los mejores consejos que he recibido parece bastante simple: hacer un intento.

El Dr. Ted Alyea, residente superior en el Hospital Brigham y de Mujeres (i) en Boston, me dio esta sugerencia en 1991 cuando yo era un interno, el más joven de los médicos en ese recinto.

Estábamos parados fuera de la habitación de un enfermo en la Unidad de Cuidados Intensivos. Nuestro equipo estaba discutiendo el plan para tratar a un paciente muy grave cuando Ted me dijo: “Dinos lo que piensas que deberíamos hacer. Haz un intento”.

Durante las rondas con los pacientes, los internos se turnan fuera de la sala de un hospital presentando los antecedentes del enfermo; recitando lo que se sabe sobre la persona y la enfermedad o la condición que padece, incluyendo el recuento cuidadoso de los síntomas, los datos del laboratorio, el diagnóstico y el tratamiento actual. Luego, el interno y el residente senior ingresan en la sala para examinar al paciente y después el equipo decide un plan para el tratamiento.

¿Puede la región de Oriente Medio y Norte de África romper el círculo vicioso de bajo crecimiento e inestabilidad política?

Lili Mottaghi's picture

Disponible en: English

El ministro del Petróleo de Egipto, Sherif Ismail, anunció la semana pasada (i) que, según las previsiones, el gasto en subsidios al petróleo aumentaría un 10% en el ejercicio actual, que finaliza en junio de 2014.
 
La noticia llega en un momento de bajo crecimiento y alto desempleo, y cuando la economía todavía sufre los efectos de los ya cuantiosos subsidios (representan el 9% del producto interno bruto [PIB]), que mantienen el déficit fiscal del país en el 13,7% del PIB, un nivel excepcionalmente elevado. Al menos siete países de la región de Oriente Medio y Norte de África -incluidos los que se encuentran en una etapa de transición luego de la Primavera Árabe, como Egipto-, están atrapados en un círculo de escaso crecimiento y políticas inadecuadas. La inestabilidad política ha impedido avanzar con las reformas económicas necesarias para impulsar el crecimiento. El escaso crecimiento y el aumento del déficit fiscal derivados de esta situación limitaron aún más el accionar de los Gobiernos e intensificaron las tensiones sociales. Las medidas de corto plazo, como el incremento de los subsidios a los combustibles o de los salarios del sector público, han exacerbado los déficits y, con ello, han debilitado aún más las inversiones y el crecimiento. El ciclo se repite de distintas formas en Egipto, Túnez, Jordania, Libia, Líbano, Yemen e Irán. En la edición más reciente del Quarterly Economic Brief (i) (Informe económico trimestral), elaborado por la Oficina del Economista en Jefe de la región de Oriente Medio y Norte de África, se sostiene que estos países deben aprovechar la oportunidad que les ofrece la Primavera Árabe e impulsar las reformas estructurales necesarias para romper este círculo vicioso de crecimiento escaso e inestabilidad política, y allanar el camino para la creación de empleo y el crecimiento inclusivo.

China y los mercados emergentes: Es como montar caballos salvajes

Otaviano Canuto's picture
Esta página en: العربية | Français


Hace un mes, hablé de algunos riesgos importantes para un ligero repunte en la economía mundial en 2014. Esos riesgos, entre los cuales estaban las preocupaciones acerca de una desaceleración del crecimiento de China y los problemas del sistema bancario paralelo en este país, ya han pasado a primer plano, al aproximarse el comienzo del Año del caballo (i) el viernes pasado.
 
La percepción de que los riesgos son mayores para China ha agregado otra vulnerabilidad potencial, como demuestra una nueva ronda de flujos de capital procedente de mercados emergentes en las últimas semanas, parecida a la del verano último. (i) Si bien los rendimientos de los bonos a 10 años del Tesoro de Estados Unidos han bajado un poco desde diciembre, a pesar del inicio del retiro gradual de estímulos financieros de la Reserva Federal, las noticias del debilitamiento de la producción industrial china han acelerado el proceso continuo en curso de reducción de la exposición de las carteras mundiales a los mercados emergentes en general, en favor de las economías avanzadas. Los acontecimientos políticos y/o económicos idiosincráticos también fueron importantes en casos específicos (Turquía, Ucrania, Sudáfrica y Argentina), pero el hecho de que países con mercados con liquidez y condiciones menos fluidas (como México, Polonia y Malasia) además sufrieran alguna venta repentina de activos indica que un alcance mucho más amplio está en juego.

¿Quiere crear un movimiento? Puede aprender de los activistas del sida

Jim Yong Kim's picture

Creación de movimientos sociales. A menudo escucho acerca de la necesidad de impulsar movimientos en la sociedad para enfrentar una serie de arraigados desafíos mundiales como poner fin a la pobreza extrema, (i) promover una mayor igualdad de los ingresos y combatir el cambio climático. (i)

La historia está llena de cruzadas sociales exitosas y fallidas. Quienes buscan crear movimientos hoy en día deben examinar de cerca las enseñanzas de uno actualmente en curso que conozco bien: la lucha contra el sida.

La primera lección del movimiento contra este mal es creer solo en la posibilidad —pero no la inevitabilidad— del éxito. Los opositores lucharán y parecerán inamovibles. Muchos de nosotros que vivimos los primeros tiempos de la lucha contra el sida, (i) sabemos que estábamos lejos de tener la certeza de que alguna vez alcanzaríamos nuestras metas.

Se necesita disminuir barreras para Internet de alta velocidad en el mundo árabe

Michel Rogy's picture

Solo por razones de asequibilidad económica, millones de personas en Oriente Medio y Norte de África (MENA) podrían quedar excluidas de la actual revolución de la información. Resolver este desafío se ha convertido en una máxima prioridad regional. Muchos países en el mundo árabe han definido al servicio de Internet de banda ancha como un factor decisivo en el objetivo más amplio de la construcción de la nación y la transición a una economía basada en el conocimiento. Hay un consenso creciente que este tipo de conexión a Internet es crucial para fomentar el desarrollo económico sostenible y la creación de empleos, y que es un componente clave de las estrategias para reducir la pobreza, mejorar las oportunidades de empleo y avanzar en la integración comercial. De hecho, se espera que la banda ancha tenga un efecto similar en la transformación de la economía y de la sociedad en su conjunto como lo hicieron en el pasado la llegada de la imprenta, las máquinas de vapor o la electricidad. Pero para que tenga un impacto pleno, las personas deben tener acceso a este servicio.