Syndicate content

Septiembre 2016

Guía de las Reuniones Anuales de 2016

Donna Barne's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Ministros de 189 países se reunirán en la ciudad de Washington durante la semana que comienza el 3 de octubre con ocasión de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el FMI. Transmitiremos 22 eventos, de los cuales al menos 10 se realizarán en diferentes idiomas, sobre temas tales como la necesidad de la cooperación mundial para abordar los riesgos e incentivar el crecimiento económico y el comercio. El lunes, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, dará a conocer su visión de cómo poner fin a la pobreza extrema durante un evento transmitido en nuestra plataforma El Banco Mundial en vivo. El martes, la directora ejecutiva de Oxfam International, Winnie Byanyima, y expertos del Banco Mundial analizarán un informe sobre la pobreza y la desigualdad publicado recientemente. El miércoles, el nuevo primer economista del Banco Mundial, Paul Romer, (i) y el presidente Kim se referirán a los desafíos que enfrenta el mundo en materia de desarrollo. El jueves, jefes de Estado y ministros junto al presidente Kim participarán en la Cumbre sobre el Capital Humano y se comprometerán a reducir la malnutrición crónica infantil en sus respectivos países. El viernes, S.M. la reina Máxima de los Países Bajos (i) y otros panelistas de alto nivel examinarán tanto el progreso en materia de inclusión financiera como los esfuerzos realizados por los bancos para disminuir los riesgos que podrían revertir tales avances. Usted puede ver a continuación un adelanto de todos los eventos que se transmitirán durante la semana:

El campo de los sueños: trazar el mapa del panorama de la inversión en infraestructura en los mercados emergentes

Joaquim Levy's picture
Esta página en: English | Français

En publicaciones anteriores, (i) mencioné estimaciones de la brecha de financiamiento para infraestructura en los mercados emergentes que fluctúan entre aproximadamente USD 500 000 millones y más de USD 1 billón al año en el curso de la próxima década. El rango refleja la diferencia entre el nivel estimado de infraestructura que se necesita para sostener el crecimiento en los mercados emergentes y el nivel real de dicha inversión.
 
Los desafíos son inmensos y los recursos son escasos. Del financiamiento que existe, más del 70 % proviene de los presupuestos gubernamentales nacionales; la segunda fuente principal (aproximadamente el 20 %) es el sector privado, y los recursos restantes provienen de la asistencia internacional para el desarrollo o la ayuda de las economías desarrolladas[1]. Dada las excesivas demandas a las que están sometidos los presupuestos del sector público en los países desarrollados y en desarrollo por igual, cualquier aumento solo es probable que provenga de una mayor colaboración y cofinanciamiento del sector privado.

Semana del Clima: no perdamos de vista el objetivo

Mafalda Duarte's picture
Esta página en: Français
Fotoarte: Curt Carnemark /Arne Hoel / Banco Mundial

La presente Semana del Clima en Nueva York es un momento importante para recordar los últimos datos sobre los temas climáticos y los eventos relacionados que están causando importantes daños humanos, económicos y ambientales.
 
El mes pasado, se produjo otro récord de temperatura en el mundo. Según datos de la NASA, acabamos de vivir el mes de agosto más caluroso en toda la historia. Eso no es todo: julio fue el mes más caluroso registrado jamás. Esto no es una anomalía. El siglo XXI ha sido testigo de 15 de los 16 años más cálidos registrados hasta la fecha.
 

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture
También disponible en: English | Français | Português | 中文

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.

Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?

Combatir la pobreza y aumentar la resiliencia mediante los programas de protección social

Michal Rutkowski's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
Foto: Mohamad Al-Arief / World Bank

En las últimas décadas, hemos observado un aumento en la cantidad de países que invierten en programas de protección social. Estos programas ayudan a los individuos y las familias, especialmente los pobres y vulnerables, a hacer frente a las crisis y convulsiones, y a invertir en la salud y la educación de sus niños. También, dan asistencia a los jóvenes para que desarrollen habilidades y encuentren empleo, y ayudan a proteger a los adultos mayores.

#EsPosible poner fin a la pobreza

Christine Montgomery's picture

Acabar con la pobreza está a nuestro alcance. El porcentaje de personas que viven en pobreza extrema en el mundo ha caído a más de la mitad desde 1990, gracias a los esfuerzos sostenidos de innumerables individuos, organizaciones y naciones.

Show us how #ItsPossible.

¿Cómo logramos dar acceso a la energía a los desplazados?

Liliana Elisabeta Benitez's picture
Esta página en: Français
También disponible en: Inglés
Vista aérea del campamento de refugiados de Zaatari en Jordania. Foto: Departamento de Estado de EE. UU.

“Abandonarás todo lo que más has amado: esa es la primera flecha que dispara el arco del exilio”, escribió Dante en su libro La Divina Comedia.

Para la mayoría de los 65 millones de personas desplazadas, que se estima existen hoy en el mundo, la vida es una lucha cotidiana. Después de sobrevivir a una travesía tumultuosa con la esperanza de comenzar de nuevo, ¿cómo una persona desplazada puede empezar a sanar sus heridas y echar raíces en una tierra nueva y extraña?

Djibouti: el lugar donde confluyen el desplazamiento forzado y la migración

Varalakshmi Vemuru's picture
Esta página en: Français
En el contexto de una próxima reunión de alto nivel de la ONU para analizar los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes, este blog ofrece una perspectiva en terreno acerca de la situación de Djibouti con respecto a los flujos de refugiados y migrantes. Para preparar el Proyecto de respuesta de desarrollo a los impactos del desplazamiento, visité el campo de refugiados de Ali Addeh en la región de Ali Sabieh, que ha albergado principalmente a refugiados de Somalia durante más de dos décadas. También visité la ciudad de Obock, que ha acogido a refugiados de Yemen en el campo de refugiados de Merkazi después de la crisis de 2015, y tomé contacto con migrantes del Cuerno de África que viven en la ciudad.
En Ali Addeh, se aprecian dos realidades sorprendentes. La primera se relaciona con las sequías que hicieron disminuir la cantidad de ganado que poseían los pastores de las comunidades de acogida locales. Esto los dejó más vulnerables y empobrecidos que los refugiados en los campamentos. Una refugiada que buscaba leña hizo hincapié en que las comunidades de acogida locales necesitaban urgente apoyo e intervenciones de desarrollo.
El puerto de Obock, punto de partida del viaje. (Foto: Benjamin Burckhart)

La segunda realidad se relaciona con la ausencia casi total de hombres y mujeres de entre 16 y 30 años de edad, tanto en los campos de refugiados como en las comunidades de acogida. En las conversaciones que sostuve, quedó claro que este grupo al ver las pocas oportunidades económicas en el entorno local se había trasladado a la capital en búsqueda de empleos informales, poco calificados y con baja remuneración. Cuando hicimos un seguimiento de estos jóvenes, encontramos que muchos quedaron varados en “Balbala”, un barrio precario contiguo a Djiboutiville, la ciudad capital. Sus pocas habilidades y la falta de recursos los habían dejado más vulnerables que antes. Algunos, por supuesto, habían continuado el viaje hasta Obock para explorar la posibilidad de viajar a Oriente Medio y Europa.

¿Pueden los países en desarrollo aumentar la cobertura de pensiones para enfrentar el envejecimiento de la población?

Gloria M. Grandolini's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文


Si bien muchos de nosotros nos esforzamos en retrasar el proceso de envejecimiento, la población envejece y esto no se puede evitar. Aún más, se puede predecir, y es algo para lo cual los países pueden prepararse.

Las consecuencias económicas y sociales de la robotización

Harm Bandholz's picture
También disponible en: Inglés

Harm Bandholz es un bloguero invitado y actual economista jefe en EE. UU. del Grupo UniCredit.
Un trabajador en una planta industrial de la India. Foto: Banco Mundial.

Los robots constituyen solo una de las últimas etapas en el desarrollo tecnológico. La cantidad de robots que usan las empresas para aumentar la productividad se ha incrementado rápidamente en los últimos años. Y no hay ninguna razón para creer que este ritmo de la robotización empezará a disminuir en el corto plazo.

Por qué poner fin a la violencia es un imperativo del desarrollo

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
Esta página en: English

Cada año, alrededor de medio millón de personas son víctimas de homicidios intencionales. Esto significa que se pierde una vida cada minuto debido a la violencia en todo el mundo.
América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por la violencia crónica. Hoy, en la región se registra una tasa promedio de 24 homicidios por cada 100 000 habitantes, es decir más del doble del umbral de violencia endémica que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si la violencia es una epidemia, los jóvenes constituyen, por una gran diferencia, el grupo más grande en situación de riesgo. En América Latina, el índice de homicidios de hombres de entre 15 y 24 años de edad llega a ser de 92 por cada 100 000 habitantes, casi cuatro veces el promedio regional. Los jóvenes de entre 25 y 29 años, predominantemente varones, son también los autores principales de delitos y actos de violencia, según un próximo informe del Banco Mundial.

La violencia endémica se traduce también en menos productividad, peores resultados en materia de salud y elevados costos de seguridad. Los costos acumulados de la violencia son enormes (representan hasta el 10 % del PIB en algunos países), y tienen consecuencias negativas a largo plazo en materia de desarrollo humano, social, económico y sostenible.

Poner fin a la violencia no solo es un deber en los ámbitos del derecho y la justicia, sino también un imperativo del desarrollo.

La buena noticia es que la violencia se puede prevenir. Por ejemplo, ciudades como Medellín en Colombia y Diadema en Brasil lograron reducir considerablemente la tasa de homicidios en las últimas décadas, gracias a soluciones ajustadas a sus situaciones específicas y respaldadas por análisis de datos sólidos y un enfoque que incluye a “toda la sociedad”.

En este video, analizaremos por qué la violencia es una cuestión de desarrollo importante; cómo los países y las ciudades pueden combatir eficazmente la violencia y el delito, y qué iniciativas están llevando a cabo el Banco Mundial y sus asociados a fin de garantizar condiciones de seguridad y oportunidades para todos, en especial los jóvenes y las personas pobres que viven en zonas urbanas.


Enlaces relacionados:
Artículo: Violencia urbana: un problema con proporciones de epidemia
Artículo: La violencia en América Latina: ¿una epidemia peor que el ébola o el sida?
Blog: Obstáculos para el desarrollo: ¿qué datos sobre la fragilidad, los conflictos y la violencia están disponibles?


 

Cumbre de la Juventud 2016 del Grupo Banco Mundial: Repensar la educación para el nuevo milenio

Jewel McFadden's picture
Esta página en: English | العربية | Français



A través de la educación, las personas pueden adquirir habilidades y acceder a herramientas que necesitan para moverse en el mundo. Además, la educación es crucial para el desarrollo de un individuo y de una sociedad en general. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), cada año adicional de escolaridad aumenta los ingresos futuros de una persona en un 10 % en promedio en los países de ingreso bajo.

El Grupo Banco Mundial inició en 2013 la Cumbre de la Juventud para brindar a los jóvenes una plataforma donde expresar sus inquietudes e incentivarlos a difundir sus ideas sobre el desarrollo. Este año, la Cumbre de la Juventud pondrá en contacto a los jóvenes con expertos de la comunidad internacional del desarrollo, el sector privado, los Gobiernos, y los círculos académicos, con el objetivo de aportar puntos de vista, ideas y debates acerca del futuro de la educación.

Promover una alianza para lograr la seguridad hídrica en todo el mundo

Jennifer J. Sara's picture
Esta página en: Français
También disponible en: Inglés

© Banco MundialLa comunidad mundial relacionada con el agua se reúne en Estocolmo con ocasión de la Semana Mundial del Agua 2016. (i) El tema de este año, “Water for Sustainable Growth” (Agua para el crecimiento sostenible), llega en un momento crucial, cuando nos estamos movilizando para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en los cuales el agua es un elemento esencial. (i)

El agua está presente prácticamente en todos los aspectos del desarrollo, ya que impulsa el crecimiento económico, sustenta los ecosistemas saludables, y es fundamental para la vida. Sin embargo, el agua puede amenazar y promover la salud y la prosperidad. Los peligros vinculados con el agua, entre ellos las inundaciones, tormentas y sequías, son actualmente responsables de 9 de cada 10 desastres naturales, y se espera que el cambio climático aumente esos riesgos. El riesgo de conflicto e inestabilidad se podría también acrecentar a medida que los recursos hídricos estén bajo una mayor presión.

En las próximas dos décadas, y posteriormente, la competencia entre los sectores de la agricultura y la energía con las ciudades por el uso del agua generará nuevas y mayores presiones en el sector hídrico. Actualmente, más de 4000 millones de personas viven en zonas donde el consumo de agua es mayor que los recursos renovables durante un periodo del año, y esta cifra seguirá aumentando.