Syndicate content

República Centroafricana

Estancada por largo tiempo, la economía mundial se pone en marcha de nuevo

Jim Yong Kim's picture


La economía mundial está saliendo finalmente de la crisis financiera. A nivel mundial, el crecimiento estimado fue de 2,4 % en 2013, y se espera que aumente a 3,2 % este año. Esto se debe en gran parte a un mejor desempeño de los países de ingreso alto. Se pronostica que las economías avanzadas registren un crecimiento récord de 1,3 % en el año que acaba de terminar, y que luego aumente a 2,2 % en 2014. Mientras tanto, es probable que los países en desarrollo crezcan 5,3 % este año, lo que representa un incremento del crecimiento estimado de 4,8 % en 2013.

La economía mundial puede ser vista como un avión bimotor que voló por cerca de seis años con un solo motor: el mundo en desarrollo. Finalmente, el otro motor –los países de ingreso alto– que estaba detenido se puso en marcha. Este cambio, que se detalla en el informe Perspectivas económicas mundiales 2014  del Banco Mundial, dado a conocer el martes pasado, significa que las naciones en desarrollo ya no son el impulsor principal de la economía mundial. Si bien es posible que hayan terminado los días de auge de mediados de la década de 2000, el crecimiento en el mundo emergente se mantiene muy por encima de los promedios históricos.
 
Los países de ingreso alto siguen enfrentando importantes desafíos, pero el panorama ha mejorado. Varias economías avanzadas aún tienen grandes déficits, pero algunas de ellas han adoptado estrategias a largo plazo para poder controlarlos sin impedir el crecimiento.

También hay un optimismo cauteloso en torno a la zona del euro, donde el crecimiento se recuperó a mediados de 2013, y probablemente se expanda un 1,1 % en 2014 tras dos años de recesión. Teniendo en cuenta las dificultades de Europa en los últimos seis años, incluso un crecimiento modesto transmite un mensaje de esperanza. En Estados Unidos, a pesar de un informe decepcionante sobre el empleo en diciembre, la gran mayoría de los datos económicos parecen sólidos, y esperamos que el crecimiento aumente de 1,8 % en 2013 a 2,8 % este año.

Por qué necesitamos contar los elefantes (y otros recursos naturales)

Julian Lee's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文

Elephants with Mount Kilimanjaro in the distance. Curt Carnemark / World BankA fines del año pasado, ministros y delegados de unos 30 países se reunieron en Botswana para debatir sobre cómo luchar contra el auge del comercio ilegal de marfil que está diezmando la población de elefantes en África.
 
La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés) calcula que solo en 2012, 22 000 elefantes fueron asesinados en África central y oriental. Camerún, la República Democrática del Congo, Gabón, Kenya, Tanzanía y Uganda son solo unos pocos de los países afectados por la caza furtiva de elefantes. El marfil obtenido de manera ilegal se utiliza para tallados ornamentales que sirven como símbolos de estatus, iconos religiosos y objetos de coleccionistas para compradores de Asia oriental, Europa y Norteamérica. Esto no es solo una cuestión de conservación. El crimen contra la vida silvestre es también un desafío del desarrollo y de la seguridad: socava la autoridad del Gobierno, fomenta la corrupción, aumenta el suministro de armas pequeñas y destruye valiosos recursos naturales. De modo que la cada vez mayor preocupación política que está recibiendo este tipo de delito —el primer ministro británico David Cameron será el anfitrión de la próxima cumbre en febrero— es una señal del compromiso de autoridades de alto nivel para abordar la crisis.