Syndicate content

Chile

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

Críticas injustas al informe Doing Business

Shanta Devarajan's picture
También disponible en: English | Français  | 中文 

Si bien acepto con beneplácito las críticas y los comentarios sobre el informe Doing Business (DB) —o también cualquier producto de datos e investigación del Banco Mundial— considero que las recientes entradas de blog de Justin Sandefur y Divyanshi Wadhwa sobre DB relativas a Chile (i) e India (i) no son esclarecedoras ni útiles.

En 2013, en una evaluación externa (PDF, en inglés) de DB se recomendó, por ejemplo, que se ampliara el conjunto de indicadores para exponer mejor los desafíos que encaran los empresarios, y para que DB se convirtiera en un instrumento integral de comparación para la regulación de la actividad empresarial. En concreto, que se introdujeran o modificaran significativamente los indicadores que ponen en evidencia las diferencias de género, la confiabilidad de la electricidad, y el "comercio transfronterizo". Estos cambios se aprobaron después de amplias consultas con académicos, funcionarios de los países, y el personal, la administración y los miembros del Directorio Ejecutivo del Banco. Debido a estos cambios significativos de metodología, desalentamos la realización de comparaciones de clasificaciones con el año de la introducción de los cambios porque ello equivaldría a comparar manzanas con naranjas. Incluso si se quisiera comparar el mismo conjunto de indicadores en el período de dos años, sencillamente no existen los datos para hacerlo. Por ejemplo, antes de 2015, el conjunto de indicadores del "comercio transfronterizo" de DB también midió el volumen de documentación necesaria para cumplir con los controles fronterizos. Esto ya no es parte del conjunto de indicadores y, por lo tanto, ya no se recopilan los datos pertinentes.

Los ingredientes secretos para el éxito de la Nueva Agenda Urbana

Luis Triveno's picture
También disponible en: English
Photo: Lois Goh/ Banque mondiale


La historia más común de la modernidad, que abarca fronteras nacionales, culturales y religiosas, se trata de personas que se trasladan de las zonas rurales a las ciudades. Para el año 2030, el 80 % de la población mundial vivirá en zonas urbanas, persiguiendo el sueño de acceder a mejores empleos, educación y atención médica.

Sin embargo, en muchos casos ese sueño corre el riesgo de quedar reducido a un ensueño urbano, debido a los desastres naturales como los huracanes, los terremotos y las inundaciones, así como al cambio climático. Quienes trabajamos para ayudar a esas familias a encontrar un futuro mejor debemos enfocarnos más en las formas de apoyar los esfuerzos destinados a proteger sus vidas y sus medios de subsistencia.

En los 40 años transcurridos desde que se realizó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos (Hábitat I), los Gobiernos y los municipios de los distintos países emergentes y en desarrollo han demostrado que sus ciudades pueden ser no solo inclusivas y seguras, sino también resilientes y sostenibles. Sin embargo, a menos que puedan aumentar su velocidad y escala, es poco probable que logren los objetivos de la “Nueva Agenda Urbana” (PDF) y sus planes regionales, presentados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) (i) en 2016.

Desde nuestra perspectiva de ayudar a los Gobiernos de América Latina y el Caribe, y como anticipo del Foro Mundial (i) que tendrá lugar en Kuala Lumpur (Malasia) en febrero, compartimos tres elementos clave necesarios para lograr ese objetivo:

Para lograr el objetivo de #ViviendasParaTodos no desperdiciemos lo bueno por culpa de lo malo

Luis Triveno's picture
También disponible en: English | Français 
 


En un mundo dividido acerca de cómo ocuparse de problemas graves como el terrorismo, la inmigración, el libre comercio y el cambio climático, los Gobiernos coinciden en que es urgente solucionar el problema que puede afirmarse es el más grande de todos: proporcionar viviendas seguras, bien ubicadas y asequibles a los miles de millones de personas que las necesitan. (i)
Incluso existe acuerdo sobre los pasos básicos para lograr ese objetivo: mejorar la gestión de la tierra (i) y adoptar políticas más neutrales relacionadas con la tenencia de tierras.

También hay consenso en relación a que los Gobiernos no están en condiciones de pagar esta cuenta por sí solos. Según la empresa de consultoría McKinsey & Company, solucionar el “déficit de vivienda en el mundo” tiene un costo anual de USD 1,6 billones, una cifra que representa el doble del costo (i) de las inversiones mundiales necesarias en infraestructura pública para mantener el ritmo del crecimiento del PIB.

A medida que nos acercamos al año 2018, cuando se celebrará el septuagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos en que la vivienda se considera un “derecho humano universal”, (i) es hora que los Gobiernos recurran a una solución clara para reducir el déficit de viviendas que continúan ignorando a su propio riesgo, y esta solución es el financiamiento de mercado a largo plazo. Sin un aumento substancial en el capital privado, el déficit de viviendas continuará aumentando, y con ello las probabilidades de descontento social. (i)

¿Una nueva función para los bancos de desarrollo?

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Foto: Maria Fleischmann/Banco Mundial

A comienzos de este mes, en una reunión organizada por el Banco Mundial y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), entidades financieras de desarrollo de todo el mundo hicieron un balance de cuál es su situación actual y en qué áreas creen que sus esfuerzos tienen mayor impacto.

Ahora que el mundo procura encontrar fondos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los bancos de desarrollo pueden desempeñar una función decisiva en la reducción de esa brecha. De hecho, pueden ayudar a convocar al sector privado y ser pilares de alianzas entre los sectores público y privado, en particular en el financiamiento de infraestructura.

Sin embargo, el uso indebido de los bancos de desarrollo puede causar peligros fiscales y distorsiones en el mercado crediticio. Para prevenir estos riesgos potenciales, los bancos de desarrollo necesitan un mandato bien definido, no estar sujetos a influencias políticas, enfocarse en abordar fallas del mercado importantes, concentrarse en áreas donde el sector privado no está presente, monitorear y evaluar las intervenciones y ajustarse tanto como sea necesario para garantizar el impacto y, por último, ser transparentes y rendir cuentas.

En la reunión, se debatieron principalmente dos temas: cómo aprovechar el capital privado y cómo crear nuevos mercados. Para apoyar el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes), los bancos de desarrollo usan garantías parciales de crédito al tiempo que facilitan que los prestamistas privados puedan crear mecanismos de crédito, proporcionar financiamiento y recaudar los préstamos otorgados. En los mercados con poca competencia, los bancos de desarrollo apoyan la creación de un ecosistema de prestamistas especializados en microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) al cual proporcionan una fuente de financiamiento estable.

Las políticas de vivienda que cambian las vidas de los latinoamericanos

Luis Triveno's picture

También disponible en: English

Para mejorar el acceso a la vivienda en las zonas urbanas, desde los años ochenta varios países de América Latina han decidido apostar por los subsidios para la cuota inicial de la compra de una vivienda nueva. ¿Han funcionado? ¿Han llegado a las familias que más lo necesitan? ¿Podrán utilizarse para promover la renovación urbana que tanto necesitan nuestras ciudades?

Para responder estas preguntas e intercambiar experiencias, los funcionarios precisamente a cargo de diseñar e implementar políticas de vivienda en 8 países de América Latina (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay y Perú) se reunieron recientemente en Washington DC con representantes del Banco Mundial, Cities Alliance, The Urban Institute y del Programa de Housing Finance de Wharton.

¿Cómo gestionar el sector de las industrias extractivas? ¡Hay un libro para ello!

Håvard Halland's picture
Esta página en: Français

También disponible en: English

© Cor Laffra
Foto: © Cor Laffra

Supongamos que usted es un ministro de Finanzas o un funcionario ministerial de un país donde recientemente se ha descubierto petróleo o minerales. ¿Qué medidas se deben tomar? O, si ya se está produciendo petróleo o minerales, ¿cómo se puede mejorar la gestión pública del sector de las industrias extractivas, que es un pilar de las economías nacionales en todo el mundo?

El proceso de planificación para el desarrollo de un sector complejo y poco conocido puede resultar abrumador. ¿Cómo se deberían determinar los objetivos en materia normativa del sector? ¿Qué principios económicos, contables y tributarios se deberían considerar? ¿Qué tipos de leyes y reglamentos necesitaría adoptar un Gobierno? ¿Qué funciones cumplirían diversos ministerios y organismos gubernamentales en la administración de estas leyes? ¿Cómo las consideraciones sociales, técnicas y ambientales encajan en este contexto? ¿Qué pasa con la inversión de los ingresos derivados de la explotación de los recursos, o el potencial de nuevos vínculos de la industria?

Construcción de alianzas para ganar la confianza pública: las reformas de gestión financiera de Chile

Dmitri Gourfinkel's picture

También disponible en: English

Santiago de Chile
Vista de Santiago de Chile, foto via alobos Life, bajo licencia CC.

Nota de los editores: La siguiente es una entrevista con Patricia Arriagada, ex contralora general de Chile y Patricio Barra Aeloiza, jefe de la división de análisis de contabilidad de la Oficina General de Contraloría, quienes han sido claves en el impulso a las recientes reformas de los sistemas públicos de gestión financiera en Chile.

El contenido local en las industrias extractivas: Una herramienta para la diversificación económica y el desarrollo sostenible

Anita Marangoly George's picture
Esta página en: Français

También diponible en: English


Cuando se les pregunta a los jóvenes de los países en desarrollo qué quieren para sus países, la respuesta suele ser “oportunidades”. La próxima generación quiere empleos y conocimiento; quieren estar conectados a la economía mundial.

Las industrias extractivas pueden fomentar este tipo de oportunidades mediante la inversión en actividades de capacitación técnica y transferencia de tecnología a los trabajadores y las empresas locales. Estas capacidades técnicas, que actualmente se exigen en el mercado mundial, proporcionan a los trabajadores los medios necesarios para que puedan ampliar sus horizontes y reducir el riesgo de desempleo.

Sea más listo: ¡Ponga en su bolsillo un mundo de datos sobre el desarrollo!

Nagaraja Rao Harshadeep's picture
Muchas conversaciones de sobremesa y discusiones amistosas se dirigen hacia un vacío de datos: “El problema es grande… ¡muy grande!”. ¿Cuán grande exactamente? Lo más probable es que su amigo no tenga la menor idea.

A menudo se dice que vivimos en una nueva era de los datos. Instituciones como el Banco Mundial, los organismos de las Naciones Unidas, la NASA, la ESA, las universidades y otras nos han inundado con una abrumadora cantidad de nuevos datos obtenidos meticulosamente en los países y a partir de estudios, u observados por el número cada vez mayor de ojos que hay en el cielo. Tenemos herramientas modernas como teléfonos celulares, que son más poderosas que los antiguos servidores que yo utilizaba cuando era estudiante universitario. Usted puede estar en zonas rurales de Malawi y todavía tener acceso a una pasable red de datos 3G.

 
Open data for sustainable development

Pages