Syndicate content

Congo, República del

“¡Derrotaremos al ébola!”: voces y rostros de la respuesta a la epidemia del ébola en la República Democrática del Congo

Franck Sidney Chrysantheme Bitemo's picture
Las imágenes que se ven en todo el mundo son ahora sinónimos del ébola: profesionales de la salud con sus trajes de protección, desinfectando instalaciones acordonadas con redes de color naranja, cuidando pacientes en salas de emergencia biológicamente seguras para epidemias (o “cubes”, por su sigla en francés), y poniendo los cuerpos sin vida en bolsas para cadáveres cuando no se puede salvar a un paciente. Sin embargo, ¿quiénes son estas personas extraordinarias, que arriesgan sus vidas a diario con la esperanza de contener el ébola, pero cuyos rostros suelen estar ocultos detrás de máscaras?
 
He aquí cinco perfiles de héroes no reconocidos que trabajan en el centro de tratamiento del ébola establecido por la organización no gubernamental ALIMA (Alianza para la Acción Médica Internacional) en Beni, ciudad en la provincia de Kivu del Norte, uno de los epicentros de la actual epidemia en la República Democrática del Congo.
 
Dr. Junior Ikomo, 33 años, médico
© Vincent Tremeau/Banco Mundial

Cómo la inteligencia forense ayuda a combatir el comercio ilegal de vida silvestre

Samuel Wasser's picture
Esta página en: English | العربية
 Diana Robinson / Creative Commons Durante la última década, la caza furtiva de vida silvestre aumentó rápidamente y se convirtió junto con la destrucción del hábitat en una de las causas principales de pérdida de la vida silvestre en muchos países.

La cacería ilegal de elefantes africanos para obtener el marfil es un ejemplo de ello. Esta práctica ha subido considerablemente desde 2006. Es posible que se estén perdiendo hasta 50 000 elefantes al año de los apenas 450 000 ejemplares que quedan en África. En resumen, se nos acaba el tiempo y, a menos que podamos detener la matanza, seguramente perderemos la batalla. La disminución de la demanda de marfil es de vital importancia en el largo plazo, pero la magnitud de las actuales pérdidas de elefantes hace que esta estrategia sea demasiado lenta por sí misma para salvar a estos animales. Las consecuencias ecológicas, económicas y de seguridad que surgen de la merma de esta especie clave serán muy graves y potencialmente irreversibles.

Deje su comentario y únase a la conversación