Syndicate content

Côte d'Ivoire

Cómo estamos combatiendo el conflicto y la fragilidad en los lugares donde la pobreza es mayor

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | العربية | Français

View from cave, Mali. © Curt Carnemark/World Bank

Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030:
buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

A fines de 2030, más de la mitad de las personas pobres del mundo vivirán en países muy pobres afectados por conflictos y fragilidad, o altos niveles de violencia.

Promover las oportunidades de inversión en los mercados frágiles

Joaquim Levy's picture
Esta página en: English | العربية | Français
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.

Se calcula que 1200 millones de personas —casi 1 de cada 5 personas en el mundo— viven hoy en áreas afectadas por conflictos y situaciones de fragilidad. Algunas de ellas han huido de la guerra, mientras que otras han escapado de desastres naturales. Y la mayoría trata de ganarse la vida en entornos muy complejos.

Estos no son números abstractos; se trata de personas reales, con problemas reales. Por lo tanto, necesitamos preguntarnos —tanto en el sector público como en el privado— qué estrategias pueden ayudarlas.

El buen gobierno sienta las bases para acabar con la pobreza y la corrupción

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Una mujer conversa con la directora gerente y oficial principal de Operaciones, Sri Mulyani Indrawati, en el distrito de Nyabihu en Rwanda. Foto: © Simone D. McCourtie/Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

Hace 20 años, el Banco Mundial consideró que la lucha contra la corrupción (i) constituía una parte integral de la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. La decisión fue pionera entonces y sigue vigente hoy en día. La corrupción desvía recursos destinados a los pobres para dárselos a los ricos, genera una cultura de sobornos, y distorsiona los gastos públicos, desalentando a los inversionistas extranjeros y obstaculizando el crecimiento económico.

Jim Yong Kim: Lecciones en Côte d’Ivoire

Jim Yong Kim's picture

Disponible en: Inglés | Français | 中文

Video Platform Video Management Video Solutions Video Player

ABIDJÁN, Côte d’Ivoire – En un centro de capacitación laboral de esta ciudad capital clave de África occidental, un joven me mostró sus nuevas habilidades como electricista. En un taller, las lámparas se encendían y apagaban. Y entonces me dijo algo muy importante:

“Ya han pasado 10 años desde que recibí mi diploma de la escuela secundaria, y debido a nuestro conflicto, nunca he tenido un trabajo. Así que esto es una bendición para mí”, dijo el joven aprendiz. "Pero mis hermanos y hermanas y muchas otras personas no han tenido esta oportunidad. Me pregunto cómo pueden obtener empleo, también”.