Syndicate content

Noruega

Abordar la desigualdad de género mediante inversiones en equidad en el sector de salud

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Dominic Chavez/Global Financing Facility

Hasta el día de hoy, en casi todas las sociedades del mundo las mujeres están económicamente desfavorecidas en comparación con los hombres. Todavía reciben salarios más bajos, y tienen menos representación en las empresas, la política y los procesos de toma de decisiones. Sus oportunidades de vida continúan siendo mucho menos prometedoras que las de los hombres; la diferencia es apabullante.

Esta desigualdad nos perjudica a todos. Las condiciones económicas mundiales mejorarían un 20 % si las mujeres recibieran la misma remuneración que los hombres. Además, si se pudieran retrasar los matrimonios prematuros en el mundo en desarrollo tan solo unos pocos años, para 2030 se añadirían más de USD 500 000 millones a la producción económica anual del mundo.

Pero estamos ante un problema que va más allá de los ingresos que se dejan de percibir. Para muchas mujeres y niñas de países pobres, la vida se termina antes de florecer.

Hoy morirán 830 mujeres debido a complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Este mes morirán 450 000 niños menores de 5 años. El presente año, las oportunidades de educación y de empleo de 151 millones de niños se verán limitadas debido al retraso en el crecimiento. De continuar las tendencias actuales, otros 150 millones de niñas estarán casadas de aquí a 2030.

Claramente, debemos acelerar los avances para que ninguna mujer o niña quede relegada.

Para desarrollar el capital humano, necesitamos más inversiones e inversiones más específicas en salud - El GFF proporciona una vía innovadora

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية | Français
 
© Dominic Chavez/Global Financing Facility
© Dominic Chavez/Mecanismo Mundial de Financiamiento (GFF)

Cuando los países invierten en las personas —sobre todo en los jóvenes— están invirtiendo en el futuro y dando a la próxima generación una oportunidad para lograr sus sueños.

Sin embargo, cada año en países de todo el mundo, demasiados sueños se ven interrumpidos: más de 5 millones de madres y niños mueren debido a causas evitables. A nivel mundial, alrededor de una cuarta parte de los niños menores de 5 años sufre malnutrición y 260 millones no asisten a la escuela.

En una era de rápidos avances tecnológicos, en que existe una demanda cada vez mayor de habilidades cognitivas como la solución de problemas complejos, esta crisis debería ser una llamada de atención.

Dado que la mitad de la población mundial no tiene aún acceso a servicios sanitarios básicos, necesitamos de manera urgente más y mejor financiamiento para la salud, particularmente en los países en desarrollo donde las necesidades sanitarias y nutricionales son mayores.

Impulsar la inversión privada en energías renovables

Korina Lopez's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Angus McCrone, Jin-Yong Cai, and Rune Bjerke discuss renewable energy. © Franz Mahr/World Bank


Más de 700 millones de personas viven en la pobreza extrema en todo el mundo. Si esa cifra le parece desalentadora, piense en esto: 1100 millones de habitantes –más del triple de la población de Estados Unidos– no tienen acceso a electricidad.

Así que no hace falta decir que acabar con la pobreza relacionada con la falta de energía es un paso fundamental para poner fin a la pobreza en sí misma. Y los líderes del mundo están de acuerdo: un objetivo de desarrollo sostenible exclusivamente relativo a la energía fue aprobado el mes pasado. En dicho objetivo se hace hincapié en el papel de las energías renovables para que lleguemos a la meta de alcanzar la energía sostenible para todos en 2030. ¿Qué nos dará un gran impulso en esta carrera? El financiamiento privado.

Deje su comentario y únase a la conversación