Syndicate content

África

Fracasos en mi carrera: Me puse una meta, fracasé, me sigo fijando metas

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文



Esta publicación es parte de LinkedIn Influencers, una serie en que diversas personalidades comparten cómo transformaron los reveses en éxitos. Leer todas las historias aquí. (i)

Creo firmemente en el establecimiento de metas muy ambiciosas con el fin de impulsar a las comunidades y los países a adoptar medidas sobre cuestiones importantes. En 2003, cuando estaba en la Organización Mundial de la Salud (OMS), (i) adoptamos una meta denominada “3x5”, mediante la cual nos comprometimos a tratar a 3 millones de personas contagiadas con VIH/sida en el mundo en desarrollo a más tardar en 2005. (i)

¿Quiénes son las 8 mujeres que más te inspiran?

Michelle Pabalan's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Piensa un momento en las mujeres que te inspiran. Haz una lista. ¿Quiénes son las 8 mujeres más importantes? ¿Incluirías una trabajadora de la construcción de Jamaica? ¿Qué tal si agregas a una partera de Sudán o una joyera de Costa Rica? ¿Y qué te parece si una estudiante de India o una pequeña empresaria de Egipto forman parte de tu nómina?
 
Cuando muchos de nosotros pensamos en personas que nos inspiran, consideramos a líderes internacionales, celebridades, o aquellos que han cambiado el curso de la historia del mundo. O es posible que pensemos en quienes han tenido una influencia significativa en nuestras vidas: nuestros modelos a seguir o aquellos que tratamos de emular. Las personas que aparecen en nuestra “Lista de inspiradoras” están allí porque nos relacionamos con ellas, sin importar si somos hombres o mujeres.

¿Pueden los animales carnívoros impulsar la educación y la agricultura y combatir el cambio climático?

Julian Lee's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Lion in Kenya. Curt Carnemark/World BankPuede parecer una pregunta tonta. Y por supuesto no estoy proponiendo que llenemos las escuelas con osos y leones, que probablemente mantendrían alejados a los estudiantes. Tampoco estoy sugiriendo que salvar a los leones resolverá la falta de suministros en la educación en los países en desarrollo. Más bien, quiero señalar algunos puntos generales de los nexos entre las diferentes partes de los ecosistemas, que a menudo tienen una indirecta pero subestimada influencia en el desarrollo humano.

La transformación y fragmentación del hábitat, el agotamiento de las presas y la caza han reducido en muchas partes del mundo el espacio vital de lobos, leones, osos, tigres, nutrias marinas y otros grandes carnívoros a menos de la mitad de su distribución original. Cuando sus números caen en picada, no solo perdemos especies emblemáticas. Los ecosistemas también dejan de tener grupos clave que se alimentan de carnívoros y herbívoros más pequeños. Cuando una menor cantidad de  animales es devorada en la cadena alimentaria, los ecosistemas cambian, y esos cambios también nos afectan a los seres humanos. Un artículo (i) reciente de la revista Science arroja luz sobre el tema, y sus lecciones son importantes para el desarrollo.

La desigualdad no es un caso perdido, pero se necesita un plan

Jim Yong Kim's picture

Davos, Suiza.  Cuando hablamos de temas particularmente difíciles en el Grupo del Banco Mundial, siempre le hago a mi equipo una pregunta simple: ¿cuál es el plan?

Si tienen un plan, la siguiente consulta que hago es si este es lo suficientemente serio como para estar acorde con la magnitud del problema. Aquí, en el Foro Económico Mundial en Davos, (i) entre los principales temas que debemos abordar es uno extraordinariamente complejo: ¿cómo podemos reducir la creciente disparidad en los ingresos en todo el mundo? Esta ha adquirido enormes proporciones, pero mi pregunta para el personal del Banco Mundial y la gente aquí en Davos es la misma: ¿cuál es el plan para disminuir la desigualdad en los ingresos (i) a nivel mundial?

Estancada por largo tiempo, la economía mundial se pone en marcha de nuevo

Jim Yong Kim's picture


La economía mundial está saliendo finalmente de la crisis financiera. A nivel mundial, el crecimiento estimado fue de 2,4 % en 2013, y se espera que aumente a 3,2 % este año. Esto se debe en gran parte a un mejor desempeño de los países de ingreso alto. Se pronostica que las economías avanzadas registren un crecimiento récord de 1,3 % en el año que acaba de terminar, y que luego aumente a 2,2 % en 2014. Mientras tanto, es probable que los países en desarrollo crezcan 5,3 % este año, lo que representa un incremento del crecimiento estimado de 4,8 % en 2013.

La economía mundial puede ser vista como un avión bimotor que voló por cerca de seis años con un solo motor: el mundo en desarrollo. Finalmente, el otro motor –los países de ingreso alto– que estaba detenido se puso en marcha. Este cambio, que se detalla en el informe Perspectivas económicas mundiales 2014  del Banco Mundial, dado a conocer el martes pasado, significa que las naciones en desarrollo ya no son el impulsor principal de la economía mundial. Si bien es posible que hayan terminado los días de auge de mediados de la década de 2000, el crecimiento en el mundo emergente se mantiene muy por encima de los promedios históricos.
 
Los países de ingreso alto siguen enfrentando importantes desafíos, pero el panorama ha mejorado. Varias economías avanzadas aún tienen grandes déficits, pero algunas de ellas han adoptado estrategias a largo plazo para poder controlarlos sin impedir el crecimiento.

También hay un optimismo cauteloso en torno a la zona del euro, donde el crecimiento se recuperó a mediados de 2013, y probablemente se expanda un 1,1 % en 2014 tras dos años de recesión. Teniendo en cuenta las dificultades de Europa en los últimos seis años, incluso un crecimiento modesto transmite un mensaje de esperanza. En Estados Unidos, a pesar de un informe decepcionante sobre el empleo en diciembre, la gran mayoría de los datos económicos parecen sólidos, y esperamos que el crecimiento aumente de 1,8 % en 2013 a 2,8 % este año.

Por qué necesitamos contar los elefantes (y otros recursos naturales)

Julian Lee's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文

Elephants with Mount Kilimanjaro in the distance. Curt Carnemark / World BankA fines del año pasado, ministros y delegados de unos 30 países se reunieron en Botswana para debatir sobre cómo luchar contra el auge del comercio ilegal de marfil que está diezmando la población de elefantes en África.
 
La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés) calcula que solo en 2012, 22 000 elefantes fueron asesinados en África central y oriental. Camerún, la República Democrática del Congo, Gabón, Kenya, Tanzanía y Uganda son solo unos pocos de los países afectados por la caza furtiva de elefantes. El marfil obtenido de manera ilegal se utiliza para tallados ornamentales que sirven como símbolos de estatus, iconos religiosos y objetos de coleccionistas para compradores de Asia oriental, Europa y Norteamérica. Esto no es solo una cuestión de conservación. El crimen contra la vida silvestre es también un desafío del desarrollo y de la seguridad: socava la autoridad del Gobierno, fomenta la corrupción, aumenta el suministro de armas pequeñas y destruye valiosos recursos naturales. De modo que la cada vez mayor preocupación política que está recibiendo este tipo de delito —el primer ministro británico David Cameron será el anfitrión de la próxima cumbre en febrero— es una señal del compromiso de autoridades de alto nivel para abordar la crisis.

Por qué estoy más optimista que nunca sobre la conservación de la biodiversidad

Valerie Hickey's picture
Esta página en: English | Français | العربية
La biología de la conservación fue bautizada como una ciencia de problemas interdisciplinarios en 1978 durante una conferencia de la Universidad de California en San Diego. Pero el movimiento conservacionista existía al menos un siglo antes de esta conferencia, cuando se estableció el primer parque nacional en Yellowstone en 1872 y el presidente de Estados Unidos Ulysses S. Grant promulgó la ley respectiva. La disciplina académica y la práctica de la conservación han tenido dos cosas en común durante mucho tiempo: se han apegado con firmeza a su misión original de proteger la naturaleza y sus autores han sido en su mayoría estadounidenses y europeos, y de clase media.
 

Las buenas y las malas noticias sobre la agricultura y el cambio climático

Rachel Kyte's picture
Esta página en: English | العربية | Français
 CGIAR Climate.Regresé hace poco de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima que se realizaron en Varsovia, Polonia, y tengo una buena y una mala noticia.
 
La mala noticia es que los delegados optaron por retrasar una vez más las discusiones sobre la agricultura. Dada la contribución sustancial y bien documentada de esta actividad a las emisiones de gases de efecto invernadero, esta decisión revela las molestias que los negociadores todavía sienten respecto de la ciencia y las prioridades de lo que consideramos “una agricultura climáticamente inteligente”.
 

¿Son las supergranjas la solución a la inseguridad alimentaria mundial?

José Cuesta's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Agriculture workers on a strawberry farm in Argentina. © Nahuel Berger/World Bank

En la actualidad, 842 millones de personas pasan hambre en el planeta. La demanda de alimentos seguirá creciendo a medida que la población mundial se aproxime a 9000 millones de habitantes para 2050, por lo cual será necesario mejorar de manera sostenida la productividad agrícola. ¿De dónde provendrán estos aumentos de la productividad? Durante décadas, la opinión generalizada fue que la pequeña agricultura familiar era más productiva y eficiente para reducir la pobreza que la agricultura en gran escala. Pero ahora los defensores de esta última destacan sus ventajas para el aprovechamiento de grandes inversiones y tecnologías innovadoras, así como su enorme potencial exportador.

Los críticos, sin embargo, mencionan serias preocupaciones ambientales, sociales y económicas y sobre el bienestar de los animales, especialmente cuando las instituciones son frágiles. Además, a menudo, las condiciones abusivas y los impactos sociales devastadores que provocan “las apropiaciones de tierras”, particularmente en países con grave inseguridad alimentaria, son bien conocidas.

Entonces, ¿la agricultura en gran escala —específicamente las llamadas  “supergranjas”— es la solución a la demanda de alimentos? ¿O es un obstáculo? A continuación, hay 10 preguntas clave para comprender mejor este tema. He intentado abordarlas en la última edición de la Alerta sobre precios de los alimentos (i) .

Pages