Syndicate content

Asia oriental y el Pacífico

Celebran notable descenso de la pobreza en Bangladesh

Donna Barne's picture
Esta página en: English

La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, y el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, celebraron el considerable progreso del país en la lucha contra la pobreza durante un evento especial en Daca el 17 de octubre, con ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

 © Dominic Chavez/World BankMás de 20 millones de personas han salido de la pobreza en Bangladesh en las últimas dos décadas. La tasa de pobreza extrema se redujo del 33,7 % en 2000 al 18,5 % en 2010.

 La primera ministra, hablando en bangladés, dijo que la “travesía” de Bangladesh nunca ha sido fácil, pero que el liderazgo y la resiliencia de su población lo han ayudado a convertirse en un país de ingreso mediano bajo y en un modelo a imitar.

Datos mundiales demuestran la pobreza y la exclusión que sufren los pueblos indígenas

Gillette Hall's picture
Esta página en: English | Français
Mujeres Hmong Flor, mercado de Bac Ha, Vietnam. Foto: Tran Thi Hoa/World Bank
Este es el primer blog de una serie relativa a los pueblos indígenas basada en un seminario web realizado recientemente por el Banco Mundial.

Según estimaciones, (PDF, en inglés) en todo el mundo existen actualmente unos 370 millones de indígenas. Ellos representan alrededor del 5 % de la población mundial y viven en más de 90 países, pero constituyen al menos el 15 % de la población extremadamente pobre del mundo y un tercio de los pobres rurales. Habitan, poseen y ocupan aproximadamente la cuarta parte de las tierras y las aguas de todo el mundo, que representan el 80 % de la biodiversidad del planeta. Sin embargo, las investigaciones muestran que los indígenas no solo viven en zonas rurales; también se establecen en zonas urbanas. Según el informe Latinoamérica Indígena en el Siglo XXI: Primera década, (PDF) publicado recientemente por el Banco Mundial, casi la mitad de la población indígena de América Latina vive actualmente en zonas urbanas. Dondequiera que habiten, los pueblos indígenas enfrentan presiones específicas, como el hecho de pertenecer a los sectores más pobres y más marginalizados de sus sociedades.

 
¿Dónde están esos 370 millones de personas, quiénes son, y por qué constituyen un porcentaje tan considerable de la población pobre?
 
Solo un 8 % de la población indígena del mundo vive en América Latina —cifra mucho menor de lo que supone la mayoría de las personas. Por otro lado, más del 75 % de los indígenas habita en China, Asia meridional y Asia sudoriental, según el primer estudio mundial sobre la pobreza entre los pueblos indígenas en el mundo en desarrollo, titulado Indigenous Peoples, Poverty, and Development (Pueblos indígenas, pobreza y desarrollo). (i)  

¡Luz, cámara, #ClimateAction!

Pabsy Pabalan's picture
Esta página en: English | العربية | Français


“En la época cuando los dioses caminaban sobre la Tierra, una batalla épica se propagó entre la invasora civilización humana y las deidades del bosque…”. Esta es la frase con que comienza el avance oficial de la película Princesa Mononoke. (i)

Siempre he sido un fanática de Studio Ghibli, pero entre sus películas, la cinta Princesa Mononoke ha sido la que más me ha inspirado. Si no conoce la historia, puedo contarle que se trata de un príncipe que se involucra en una guerra entre la humanidad y los dioses. ¡El destino del mundo depende de una princesa del bosque! Sí, hay una valiente princesa del bosque en esta película. Gracias a su fuerte trama, sus interesantes personajes y elementos fantásticos, se convirtió en uno de los filmes más taquilleros en Japón. Como era de esperar, Mononoke me llevó a creer en héroes y en que se puede salvar al mundo.

Si le pregunto qué película cambió su vida o lo inspiró a actuar, supongo que me nombraría un éxito de taquilla, o tal vez un documental relacionado con una causa. Las historias nos llegan de una manera diferente a cada individuo. La pregunta más importante es: ¿adónde nos pueden conducir estas historias?

El buen gobierno sienta las bases para acabar con la pobreza y la corrupción

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Una mujer conversa con la directora gerente y oficial principal de Operaciones, Sri Mulyani Indrawati, en el distrito de Nyabihu en Rwanda. Foto: © Simone D. McCourtie/Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

Hace 20 años, el Banco Mundial consideró que la lucha contra la corrupción (i) constituía una parte integral de la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. La decisión fue pionera entonces y sigue vigente hoy en día. La corrupción desvía recursos destinados a los pobres para dárselos a los ricos, genera una cultura de sobornos, y distorsiona los gastos públicos, desalentando a los inversionistas extranjeros y obstaculizando el crecimiento económico.

En los bosques, un cambio de actitud en favor de los pueblos indígenas

Myrna Kay Cunningham Kain's picture
Esta página en: English | Português
Girl. Panama. Gerardo Pesantez-World Bank

En el 2015, más de 500 millones de hectáreas de bosque estaban bajo posesión de pueblos indígenas. A pesar de que en las últimas décadas el área boscosa designada para y en posesión de pueblos indígenas ha crecido, los gobiernos aún tienen 60% de estas áreas bajo su administración y las corporaciones y agentes privados tienen el 9%. La presión de los pueblos indígenas en las últimas décadas ha permitido aumentar en un 50% el área boscosa reconocida como propiedad y designada para las comunidades indígenas. Latinoamérica y el Caribe, donde los pueblos indígenas controlan el 40% de los bosques, es la región con mayores avances. Otras regiones del mundo también muestran tendencias similares.  

Para los pueblos indígenas que han vivido siempre en el bosque, este representa su espacio de reproducción cultural, producción de alimentos y seguridad espiritual. Para los gobiernos y  empresas, el bosque contiene activos importantes para la producción de alimentos, desarrollo económico, seguridad, mitigación ante cambio climático, secuestro de carbono, agua, minerales, y extracción de gas. A estas percepciones divergentes sobre propiedad y uso del bosque se ha sumado en las últimas  décadas la multiplicación de conflictos sobre el control del territorio y los recursos del bosque. Con la creciente demanda internacional de bienes primarios (minerales, hidrocarburos, soja y otros productos básicos agrícolas) hay un mayor dinamismo económico a partir de su explotación. Sin embargo, esto ha sido a costa de graves impactos ambientales, reclasificaciones espaciales y afectaciones de derechos, intereses, territorios y recursos de los pueblos indígenas (CEPAL 2014).  

En ese contexto, ¿Qué está contribuyendo al cambio de actitud, a nivel de país y también global, que nos permite concluir que ha comenzado a revertirse la situación?

Fragilidad, conflicto y desastres naturales: ¿Un planteamiento único sobre la resiliencia?

Francis Ghesquiere's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Un representante de la Unión Europea (EU) evalúa los daños en un edificio de departamentos
en Ucrania. Crédito: UE.

Es una idea simple pero esencial: las guerras y los desastres están vinculados, y los nexos existentes deben ser analizados para mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

De manera alarmante, el número total de casos de desastres —y las pérdidas económicas asociadas a estos— continúa aumentando. Esta tendencia ha sido impulsada por el crecimiento de la población, la urbanización y el cambio climático, subiendo los daños económicos de USD 50 000 millones en los años ochenta a entre USD 150 000 millones y USD 200 000 millones anuales en la actualidad. Pero hay otro dato: más de la mitad de las personas que sufren impactos de peligros naturales vive en Estados frágiles o afectados por conflictos.

Cómo convertirse en un innovador digital en Pakistán

Anna O'Donnell's picture
Esta página en: Français
 Empower Pakistan/Banco Mundial



Hoy es posible casi en cualquier lugar del mundo —si se cuenta con acceso a un computador y a Internet— trabajar en proyectos internacionales, aprender en cursos en línea o colaborar con otros jóvenes en todo el planeta.
Este tipo de comunidades conectadas puede ser una gran solución a corto plazo para algunos de los problemas que tiene Pakistán en cuanto a la creación de empleo.

Reseña del año: Las historias más populares en 2015

Analía Martinez's picture
Esta página en: English | Français

Aquí, en el Banco Mundial, publicamos a lo largo del año una numerosa cantidad de artículos, comunicados de prensa, blogs, videos, y mucho más. Nos interesa saber cuáles son los temas de mayor interés para nuestra audiencia, por eso, prestamos mucha atención y hacemos un seguimiento de las publicaciones más leídas año tras año. A continuación, les presentamos las historias más populares del año 2015, medido por el número de visitantes únicos.

Artículos

Los temas de mayor interés de este año han sido variados, van desde la lucha contra la violencia de género hasta cómo comer fuera de casa puede ser una manera de medir la pobreza. La caída del precio del petróleo y la inversión en bonos verdes también han sido temas resonantes que se encuentran entre los más leídos del 2015. 

  1. 53 imágenes para detener la violencia contra la mujer (26 de marzo)
  2. Comer fuera de casa, ¿una nueva forma de medir la pobreza? (9 de diciembre)
  3. ¿Quién gana y quién pierde con la caída del precio del petróleo en la región de Oriente Medio y Norte de África? (29 de enero)
  4. Los bonos verdes están cambiando las expectativas de los inversionistas y facilitando las inversiones sostenibles (22 de enero)
  5. Invertir en las mujeres es fundamental para acabar con la pobreza e impulsar el crecimiento que se necesita (14 de julio)

La educación como vehículo para poner fin a la violencia contra las mujeres

Isabel Santagostino's picture
Esta página en: English
Foto: Scott Wallace/Banco Mundial

Las últimas luces del 2015 iluminan los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU (ODM) que incluyen la eliminación de disparidades de género en todos los niveles de educación. Aunque el número de países que han alcanzado la paridad de género en la educación primaria y secundaria entre 2000 y 2015 ha aumentado de 36 a 62, las niñas siguen enfrentando los retos más grandes, sobre todo en el acceso a la educación secundaria.

Las consecuencias negativas por la falta de educación son visibles a lo largo de la vida de una mujer.

Una niña sin educación es menos capaz de tomar decisiones propias sobre planificación familiar. Una niña tiene más probabilidades de tener problemas de salud y trastornos psicológicos, y sus hijos son más propensos a la desnutrición y analfabetismo. La educación es fundamental para el desarrollo de las aspiraciones y capacidades: una niña educada puede manejar mejor sus bienes y sus finanzas, y tiene más probabilidades de tener acceso al crédito.

El liderazgo de las mujeres y el acceso a los puestos de toma de decisión dependen también de su nivel de instrucción.

En el largo plazo, la falta de educación afecta las capacidades futuras de una mujer de buscar y obtener un empleo, y de tener un ingreso. La independencia económica se refleja no sólo en la capacidad que una mujer tiene de disponer de su dinero, ahorrar, adquirir bienes e invertir, sino también en su libertad de decidir librarse de relaciones domesticas abusivas, en particular de situaciones de violencia económica.


Finalmente, sin educación una mujer tiene más probabilidades de integrar la franja de pobreza.
 

Pages