Syndicate content

América Latina y el Caribe

Cómo la colaboración masiva puede mejorar la seguridad alimentaria

Colin Finan's picture
Esta página en: English
Foto izquierda: Patrick Quade. Right photo: Flore de Preneuf/ World Bank
Según cifras del Banco Mundial, los alimentos insalubres cuestan a las economías en desarrollo más de USD 110 000 millones anuales en pérdida de productividad y gastos médicos. Sin embargo, en muchos casos la vigilancia es limitada y hay pocas maneras eficaces para que los consumidores informen un caso de intoxicación por alimentos.

La nueva tecnología puede ayudar

Es aquí donde creemos que las nuevas soluciones tecnológicas pueden contribuir de manera significativa. En las grandes ciudades y pueblos pantropicales, ahora reinan los teléfonos móviles: es posible ingresar con exactitud datos de los ciudadanos para detectar intoxicaciones alimentarias y problemas en tiempo real. Esto es lo que nos motivó a crear Iwaspoisoned.com (i) y Dinesafe.org, (i) un servicio negocio a negocio (B2B). Creemos que el viaje en el que nos embarcamos y los obstáculos que enfrentamos podrían proporcionar lecciones interesantes para los emprendedores y los responsables de formular políticas que desean aprovechar el poder de los datos para solucionar viejos problemas.

Informe sobre el desarrollo mundial 2020: un breve adelanto

Pinelopi Goldberg's picture
Rapport sur le développement dans le monde 2020

El próximo Informe sobre el desarrollo mundial, que versará sobre las cadenas de valor mundiales, el comercio y el desarrollo, (i) se encuentra muy avanzado. Para ver un adelanto, visite nuestro sitio web.

Desde el último informe del Banco sobre industrialización y comercio exterior, (i) publicado hace más de 30 años, el mundo ha experimentado una transformación, que ha sido mayormente positiva en términos de desarrollo. Varios países de ingreso bajo y mediano ahora pueden participar en el mercado internacional gracias a las cadenas de valor mundiales (CVM).

Los niños de nuestro planeta: ¿qué tiene que ver su educación con el cambio climático?

Christopher Thomas's picture
 Khasar Sandag / World Bank

Nuestro mundo es muy diferente del de nuestros abuelos. En 1950, la población mundial era de alrededor de 2500 millones de habitantes; en la actualidad, llega a más de 7000 millones. En general, las personas tienen mejor salud, mayores ingresos y más seguridad.

Pero esto ha implicado un costo. La presión sobre nuestro planeta ha sido enorme. Los seres humanos hemos alterado el clima de manera dramática, cambiado la química de los océanos y causado extinciones masivas. El impacto es tan grande que se ha planteado que se inició una nueva era geológica, la Era Antropócena, impulsada por un “aumento acelerado” de la población, del crecimiento económico y del uso de los recursos naturales desde la década de 1950.

Entonces, ¿cómo será el mundo para nuestros niños? Se estima que la población superará los 9000 millones de habitantes en 2050. Es probable que las personas vivirán mejor y por más tiempo. Posiblemente, el PIB mundial se triplicará y el uso de los recursos naturales se duplicará. Y los efectos del cambio climático —algunos de ellos ya son inevitables— serán más graves que en la actualidad. Los niveles del mar serán más elevados y el clima más variable, habrá menos biodiversidad, y probablemente se registrará escasez de recursos naturales e hídricos. Las personas que viven en situación de pobreza serán especialmente vulnerables a los desastres naturales, la degradación del suelo, la escasez de agua y las crisis alimentarias.

¿Qué sucede con las mujeres cuando los hombres se van de la granja? Evidencias recogidas en Nepal y Senegal

Anuja Kar's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Una pequeña agricultora en Nepal: Segundo Proyecto del Fondo para el Alivio de la Pobreza del Gobierno de Nepal.
Una pequeña agricultora en Nepal: Segundo Proyecto del Fondo para el Alivio de la Pobreza del Gobierno de Nepal.

Kofi Annan dijo una vez que «No hay herramienta más efectiva que el empoderamiento de las mujeres». Esto es indudablemente cierto en el sector agrícola: Las mujeres empoderadas son un factor fundamental para lograr un crecimiento agrícola sostenible y una transformación rural equitativa. En junio de 2018, publicamos un informe sobre la emigración de los hombres, y el trabajo y el empoderamiento de las mujeres en la agricultura (Male Outmigration and Women’s Work and Empowerment in Agriculture), (i) en el que analizamos los impactos de la emigración rural sobre las vidas y los medios de subsistencia de las mujeres que se quedan en las granjas. En ese informe, el primero de una futura serie de publicaciones, se utilizan datos de encuestas innovadoras para reunir evidencias empíricas rigurosas sobre los impactos de la emigración rural según el género.

Abordar el cambio climático en los países más pobres

Axel van Trotsenburg's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 日本語
Burundi. © Sarah Farhat/World Bank

¿Cómo podemos ayudar a los países pobres a combatir el cambio climático? El desafío es enorme.

Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, las consecuencias para el clima de un mundo 2 °C más cálido son mucho mayores que las de un mundo 1,5°C más cálido, y no vamos por buen camino para lograr ninguno de los dos.

Como reconocimiento de la urgente necesidad de adoptar mayores medidas, el Grupo Banco Mundial anunció nuevas y ambiciosas metas para nuestra labor en el ámbito del clima con los países en desarrollo durante la COP 24, la conferencia mundial sobre el cambio climático efectuada este mes en Katowice (Polonia). Luego de superar recientemente nuestra meta de financiamiento establecida para 2020, dos años antes de lo previsto, tenemos como objetivo duplicar nuestras inversiones a USD 200 000 millones en cinco años, entre 2021 y 2025. El Grupo Banco Mundial está también dando máxima prioridad a la adaptación y la resiliencia, dado que millones de personas ya enfrentan las graves consecuencias de fenómenos meteorológicos más extremos. Al incrementar el financiamiento directo para la adaptación hasta aproximad

¿De qué manera el Índice de Capital Humano insta a la acción?

Jason Weaver's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
Estudiantes en una escuela primaria en Tanzania. © Sarah Farhat/Banco Mundial
Estudiantes en una escuela primaria en Tanzania. © Sarah Farhat/Banco Mundial

Así es: ya está en marcha.

El 11 de octubre de 2018, el Grupo Banco Mundial (GBM) dio a conocer la versión inaugural de su Índice de Capital Humano (ICH), una herramienta que sirve para cuantificar la contribución de la salud y la educación a la productividad de la próxima generación de trabajadores de un país.

La pregunta subyacente del ICH es: “¿Qué cantidad de capital humano puede un niño que nace hoy esperar alcanzar a los 18 años, teniendo en cuenta los riesgos de mala salud y educación deficiente que existen en el país en el que vive? En todo el mundo, el 56 % de los niños que nacen hoy perderán más de la mitad de los posibles ingresos que ganarían a lo largo de su vida porque los Gobiernos y otras partes interesadas no están realizando inversiones eficaces para garantizar que la población sea saludable, educada y resiliente, de modo de estar preparada para los trabajos del futuro.

Un nuevo foro permite escuchar a los inversores

Helen Martin's picture
Esta página en: English | 中文
De izquierda a derecha: Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial; Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Neeti Bhalla, vicepresidenta ejecutiva y oficial principal de Inversiones de Liberty Mutual Insurance Group; Brian Moynihan, director ejecutivo de Bank of America, y Hiromichi Mizuno, director ejecutivo del Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF).
De izquierda a derecha: Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial; Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Neeti Bhalla, vicepresidenta ejecutiva y oficial principal de Inversiones de Liberty Mutual Insurance Group; Brian Moynihan, director ejecutivo de Bank of America, y Hiromichi Mizuno, director ejecutivo del Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF). Foto: © Banco Mundial

Los inversores institucionales ejercen una influencia cada vez mayor a nivel mundial y el porcentaje de ahorro privado registra un crecimiento. ¿Qué se necesitará para que las instituciones de financiamiento asignen una mayor proporción de ese capital en consonancia con los objetivos de desarrollo, destinándolo a las inversiones a largo plazo, sobre todo en infraestructura, para ayudar a sacar a más personas de la pobreza e impulsar la prosperidad compartida?
 
Para responder a esta pregunta, el Grupo Banco Mundial y el Gobierno de Argentina organizaron el primer Foro de Inversores en vísperas de la Cumbre del Grupo de los Veinte (G-20) realizada en Buenos Aires. El Foro de Inversores reunió a inversionistas con activos de más de USD 20 billones, especialistas financieros, representantes del Gobierno y asociados en la tarea del desarrollo para mantener una conversación sincera y práctica.

Eliminar las barreras que obstaculizan movilizar las inversiones sostenibles

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Esta página en: English
Plenario de clausura del Foro de Inversores. © Banco Mundial

“El capital privado en muchos casos es una fuente importante de financiamiento sostenible. Las finanzas públicas por sí solas podrían no ser suficientes para satisfacer la demanda de financiamiento sostenible a medida que la economía global crece e impone cargas crecientes sobre nuestros recursos y ecosistemas. Movilizar la inversión privada en áreas como infraestructura sostenible, tecnologías sostenibles e innovaciones en el modelo de negocios, entre otros, puede resultar en sustanciales beneficios ambientales, sociales y económicos”.
 
Este resumen del Informe sintético sobre financiamiento sostenible del G20 fue el tema central del Foro de inversores, que tuvo lugar en paralelo a la Cumbre del G20 en Buenos Aires en noviembre. El evento, organizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Argentina, reunió a inversores con más de USD 20 billones en activos, así como partes interesadas y representantes de gobiernos del G20. El objetivo fue identificar pasos tendientes a impulsar inversiones sostenibles y a largo plazo del sector privado que enfrenten los desafíos del desarrollo y promuevan el crecimiento económico en aquellas partes del mundo que más lo necesitan.

Los actuales impactos de "alentar" a las personas a pagar sus impuestos

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English
© Maria Fleischmann/World Bank
© Maria Fleischmann/Banco Mundial

La sostenibilidad es el santo grial del desarrollo. Muchas intervenciones logran un impacto positivo en el corto plazo, pero de alguna manera no logran ser sostenidas en el tiempo. Por esta razón vale la pena prestarle atención a la experiencia guatemalteca descrita en este blog, que nos enseña cómo las ciencias del comportamiento pueden conducir a un cambio duradero y sostenible.

Todo comenzó en 2012 en Reino Unido con cambios simples en las cartas recordatorias enviadas a los contribuyentes morosos en el pago del impuesto sobre la renta. Los cambios fueron muy exitosos, induciendo pagos por £4.9 millones (alrededor de $6.5 millones) en una muestra de casi 120,000 contribuyentes morosos, que no se habrían recaudado sin la intervención. La entonces joven institución llamada “Behavioural Insights Team” (BIT) se daba a conocer en el mundo entero con esta intervención efectiva y de muy bajo costo que se basó en modificar los mensajes de las cartas que ya recibían los contribuyentes morosos. El mensaje que tuvo mayor efectividad decía: “9 de cada 10 personas en el Reino Unido pagan sus impuestos a tiempo. Usted forma parte de una pequeña minoría que aún no ha pagado”. Los expertos de las ciencias del comportamiento han podido demostrar que contarle a la gente lo que la mayoría hace, sobre todo cuando se trata de un comportamiento positivo, es una buena técnica para cambiar el comportamiento.

Bonos verdes: de la evolución a la revolución

Heike Reichelt's picture
Esta página en: English | Français | 日本語 | العربية
© ThickStock.com/Getty Images


El primer bono verde emitido por el Banco Mundial hace 10 años sirvió como punto de partida para el actual mercado de bonos etiquetados que supera los USD 500 000 millones. En este artículo se analiza de qué manera los bonos verdes cambiaron el comportamiento de los inversionistas y los emisores y cómo el mismo modelo se puede aplicar para ayudar a conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Pages

Deje su comentario y únase a la conversación