Syndicate content

América Latina y el Caribe

Todos podemos contribuir a ampliar el espacio para un acuerdo político sobre el cambio climático

Rachel Kyte's picture
Esta página en: Français | 中文


La creciente expectación en torno al llamado del secretario general de las Naciones Unidas de un mayor liderazgo contra el cambio climático ha sido evidente en las últimas semanas, y especialmente hoy aquí en Nueva York durante la “Movilización Climática de los Pueblos”, y el inminente inicio de la Semana del Cambio Climático y a solo dos días de la Cumbre sobre el Clima de la ONU
 
En el Grupo del Banco Mundial, hemos recibido llamados de nuestros clientes —los países y las empresas— quienes nos piden apoyo y quieren saber cómo pueden participar en las diferentes iniciativas relacionadas con el cambio climático que se están realizando en todos los sectores de la economía. 

¿Por qué a los ejecutivos empresariales les importa el cambio climático?

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية
Photo: © Dana Smillie / World Bank
Foto: © Dana Smillie / Banco Mundial

Durante los últimos meses, he oído a los líderes empresariales referirse al impacto que el cambio climático podría tener en sus industrias y en los bienes y servicios de los que todos dependemos. Puede que no hablen mucho de ello públicamente, pero están muy conscientes de los riesgos que conlleva un planeta más cálido para sus cadenas de suministro, fábricas y la fuerza laboral.

Las medidas en relación con el cambio climático no requieren un sacrificio económico

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
New Climate Economy Report

Se necesitan medidas urgentes en relación con el cambio climático, pero no tienen que ser a expensas del crecimiento económico. Este es el mensaje central de la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima (i) de la que tengo el privilegio de ser miembro.

El nuevo informe “New Climate Economy”, (i), publicado por la Comisión, refuerza la idea de que los grandes cambios estructurales y tecnológicos en la economía mundial ahora están haciendo posible lograr ambas cosas: el desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono y un crecimiento económico más sólido.

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture
Esta página en: Français | العربية | English
También disponible en: English
 

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresarialesla educaciónla agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

Las ciudades pueden tomar la iniciativa en el tema del cambio climático para un futuro con mayor capacidad de adaptación

Gregor Robertson's picture
Esta página en: Français | 中文
También diponible en English
 


En todo el mundo, las ciudades están tomando la iniciativa de abordar el desafío del cambio climático. Si bien los funcionarios gubernamentales de alto nivel están paralizados, los líderes urbanos están respondiendo a la necesidad urgente de hacer que nuestras ciudades tengan mayor capacidad de adaptación a medida que los impactos del cambio climático se intensifican.
 
 En Vancouver, estamos persiguiendo tenazmente nuestro objetivo de ser la ciudad más ecológica en el mundo para 2020. Es una meta audaz, pero —al tratar de conseguirla— estamos protegiendo nuestro medio ambiente y haciendo crecer nuestra economía. Las ciudades exitosas del futuro serán aquellas que realicen las inversiones y los cambios necesarios para adaptarse a los efectos del cambio climático. Este representa un grave riesgo para la estabilidad económica y social a nivel mundial, y las ciudades  resilientes resultarán muy atractivas para las personas y el capital.

Simplifiquen: Siete mensajes de la Conferencia de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

Rachel Kyte's picture
Esta página en: العربية | Français
También disponible en: English

Lo que el Grupo del Banco Mundial oyó en Samoa, durante la Tercera Conferencia de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), fueron siete mensajes:
 

Qué aprendí de Sal Khan

Jim Yong Kim's picture

Hace poco tuve una gran conversación con Sal Khan, (i) el fundador de la Academia Khan, para conocer su trabajo, el cual ha revolucionado el campo de la educación. He admirado desde hace mucho tiempo su plataforma gratuita de enseñanza en línea y su estilo y métodos de aprendizaje innovadores. Nuestra charla me hizo pensar acerca de muchas otras cuestiones que enfrenta hoy en día la educación.

Comparto aquí tres ideas que se derivaron de nuestra conversación:

El Financiamiento Climático – Lecciones de Vanguardia

Thomas Kerr's picture


El cambio climático presenta riesgos graves y cada vez más palpables en el sistema económico mundial, según una serie de estudios recientes que muestran el impacto que el cambio climático ya está teniendo en los medios de vida y el sector empresarial. Por ejemplo, el clima extremo, que puede ser exacerbada por el cambio climático, ha causado pérdidas económicas de 2,6 mil millones de dólares entre 1980 y 2012.
Hacer frente a estos riesgos constituye un imperativo económico y social. Al mismo tiempo, presenta oportunidades. Las inversiones climáticamente inteligentes, por ejemplo en infraestructuras limpias y eficientes, en la energía limpia, la agricultura resiliente, y los recursos hídricos, ofrecen rentabilidades estables y atractivas para los inversionistas y las comunidades, siempre que las condiciones sean adecuadas.
A finales de agosto estuve en Lima para la Semana del Financiamiento Climático, organizada por el Gobierno peruano, donde encontré muchas razones para ser optimista de que podemos convertir el desafío del cambio climático en una oportunidad económica. Este artículo comparte algunos temas clave que me llevé del evento.

Demostración de la solidaridad pragmática a través de los deportes y más allá

Adam Russell Taylor's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
Demonstrating Pragmatic Solidarity through Sports and Beyond
Los organizadores del Partido por la Paz presentan las camisetas de fútbol del papa Francisco. Crédito: Partido por la Paz.

El 1 de septiembre, las principales estrellas de fútbol de muchos credos se reunirán para jugar un decisivo Partido Interreligioso por la Paz (i)  apoyado por Connect4Climate (i) del Grupo del Banco Mundial. 
 
En su máxima expresión, el deporte posee el poder de sacar a relucir lo mejor del espíritu humano, especialmente en los momentos en que los atletas exhiben un notable trabajo en equipo y espíritu deportivo. Al reafirmar aspiraciones comunes, la religión y el deporte comparten la gran capacidad de reunir a las personas más allá de las fronteras de raza, nacionalidad, ingresos y otros aspectos. 

Avances en los objetivos de desarrollo del milenio

Mahmoud Mohieldin's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
Progresos en el milenio
La campaña "Qué se necesita" permitó que la gente comparta sus ideas sobre la cómo eliminar la pobreza.
​© Simone D. McCourtie/World Bank.

En septiembre de 2000, líderes mundiales se comprometieron con el logro de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM).

Hasta entonces, pocos se atrevían a pensar que metas como poner fin a la pobreza extrema y el hambre, dar acceso universal a la educación o reducir la mortalidad materna serían posibles de conseguir. Ahora, a 500 días de que se venza el plazo de 2015, los ODM dejaron de ser un acto de imaginación y se han convertido en un desafío que muchos dirigentes creen que se pueden alcanzar.

Pages