Syndicate content

Mundo

Se necesita todo un pueblo: Respaldo de pares a lactancia materna ayuda a asegurar un comienzo saludable

Leslie Elder's picture

Una madre lleva a su bebe a un centro de salud, Sudán del sur
Nick Kristof, columnista del New York Times, escribió en un reciente artículo titulado A Free Miracle Food! (i) (¡Un alimento milagroso gratuito!): “...si queremos salvar cientos de miles de vidas, tal vez un paso adelante es ofrecer un mayor respaldo a las madres de países pobres que intentan amamantar a sus bebés. Dar pecho a un bebé puede parecer algo instintivo, pero en muchos casos sale mal. En algunas partes del mundo, el problema ha sido el agresivo marketing de los fabricantes de leche de fórmula, pero la principal preocupación en los países más pobres es que las madres empiezan la lactancia uno o dos días después del nacimiento y luego dan agua o alimentos a los bebés en los primeros seis meses”.

Es momento de acabar con la pobreza

Joachim von Amsberg's picture
Burundi: Ayuda a los más pobres tras 10 años de guerra civil (i)
El fondo del Grupo del Banco Mundial ayuda a los más pobres en Burundi a recuperarse luego de una guerra civil que duró 10 años y dejo unos 300 mil muertos. En un programa, el mundo le cambió a un agricultor, luego de que este recibiera a una vaca que le proveé a el y a su familia, leche, fertilizantes e ingresos adicionales.
Si hubieras visto lo pobre que era antes, verías que las cosas están mejorando.

Cuando escucho historias como la de Jean Bosco Hakizimana, un agricultor de Burundi (i), cuya vida fue transformada por una vaca, me entusiasma el cambio que podemos lograr entre todos. Los ingresos de Jean Bosco están mejorando, sus hijos comen mejor, su esposa tiene alguna ropa bonita, y sus campos de mandioca están dando mejores cosechas, y todo gracias a la leche y el fertilizante que produce esta vaca.

Una historia similar se está desarrollando en más de 2.600 comunidades de todo Burundi, ofreciendo una nueva vida a un pueblo que alguna vez fue diezmado por la guerra civil. Estos programas agrícolas comunitarios patrocinados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los más pobres, demuestran que el desarrollo no tiene por qué ser tan complicado y que el esfuerzo colectivo puede marcar la diferencia.

Aprender de la entrega basada en datos

Aleem Walji's picture
Esta página en: English | العربية | 中文 | Français

Dada la confusión en torno a la frase “ciencia de la entrega”, es importante señalar que no se trata de una receta “única” basada en la premisa de que lo que funciona en un lugar sirve para cualquier otro. Y no afirma que investigación y evidencia garantizan un determinado resultado.
 
Hace unas semanas, el Banco Mundial y el Instituto de Desarrollo de Corea celebraron una conferencia mundial sobre la ciencia de la entrega. Se reunieron varias instituciones de desarrollo, como la  Fundación Gates, la Fundación Grameen, UNICEF, el Center for Health Care Delivery Science de Dartmouth, y mHealth Alliance. Al centrarnos en los pobres extremos, examinamos oportunidades y desafíos en materia de desarrollo que incluyen los experimentos en el cuidado de la salud, cómo la tecnología está reduciendo los costos y aumentando la eficacia, y la dificultad de pasar de exitosas pruebas piloto a la entrega a gran escala.
 

Una voz contra la corrupción

Leonard McCarthy's picture

La semana pasada, Transparencia Internacional publicó su Barómetro Global de Corrupción 2013, (i) que presenta los resultados de una encuesta a 114.000 personas de 107 países, en la que se les consultó sobre sus interacciones con la corrupción, cuáles instituciones y  sectores son los que ven como más corruptos, y su percepción acerca de si tienen un papel en la lucha contra este problema. El informe recoge una serie de tendencias, que incluyen la idea de que la corrupción está empeorando en muchos sectores, y además insta a los Gobiernos a fortalecer sus plataformas de rendición de cuentas y mejorar las normas de contratación y la administración de las finanzas públicas.

Según el estudio de este año, el 27% de las personas declara haber pagado un soborno en los últimos 12 meses, casi el mismo porcentaje que en el informe 2010/2011 (26%). Esto indica que más de una cuarta parte de las personas entrevistadas ha cometido este delito.

Hubo una pregunta de seguimiento: ¿cuál fue la razón para pagar un soborno? La respuesta más frecuente, en el 40% de los casos, fue: “para acelerar las cosas”. Esta alta tasa de cohecho para agilizar el servicio sugiere, a mi juicio, una complicidad preocupante: la persona que paga puede sentirse con derecho a tener un servicio más rápido a expensas de los demás.

Aunque muchas de las tendencias captadas por el informe se pueden confirmar mediante pruebas obtenidas en algunas de las investigaciones del Banco Mundial, (i) también nos inclinamos a ver que la corrupción a menudo ocurre en interacciones más sutiles, y centrarse solamente en el soborno dejaría de lado gran parte de la historia. De modo que me alegró ver que el informe equilibra su análisis con medios menos obvios de tráfico de influencias.

Los rápidos cambios en las tecnologías de la información y las comunicaciones

Buyant Erdene Khaltarkhuu's picture

Los teléfonos móviles e Internet son vistos cada vez más como requisitos esenciales para el intercambio de información. Algunos datos de los Indicadores del desarrollo mundial 2013 (i) ilustran el dramático cambio en el acceso a través de todo el mundo durante la última década: las suscripciones a celulares se han casi duplicado cada dos años desde 2002, superando ahora la cantidad de los abonos de líneas fijas que existía en ese mismo año. Hasta fines de 2011, había 5.900 millones de suscripciones a teléfonos móviles en todo el mundo, aproximadamente 1 por cada persona si se distribuyeran de manera igualitaria. Y cerca de un tercio de la población mundial tenía acceso a Internet.

Pero detrás de estas cifras globales existen importantes diferencias entre los países y las regiones. Por ejemplo, las economías en desarrollo se han ido quedando atrás en el número de suscripciones a telefonía móvil, pero ya se están poniendo al día. Una de las regiones que está avanzando más rápidamente es Asia meridional, donde había 69 suscripciones por cada 100 personas en 2011, una cifra superior a las 8 suscripciones que se registraban en 2005. En 2011, la región ya tenía la misma tasa que las economías de ingreso alto hace ocho años. Sri Lanka e India experimentaron un alza de más del 50% en las suscripciones móviles y son los países que más contribuyeron a la tasa de crecimiento regional. En los últimos años, Asia meridional ha tenido el mayor crecimiento en la cobertura de suscripción móvil en comparación con las demás regiones. Por su parte,  África al sur del Sahara sigue teniendo las tasas más bajas que en otras zonas, llegando el número de abonos a 53 por cada 100 personas en 2011. Sin embargo, los números están aumentando velozmente: aunque la región comenzó estando muy a la zaga, ahora posee la misma tasa de suscripciones que tenían las economías de ingreso alto hace 11 años. El siguiente gráfico muestra estas tendencias regionales; pero usted puede analizar los datos por sí mismo, simplemente agregando un país.

Mejorar el aprendizaje ayudará a reducir la desigualdad en Perú

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English

Lamay, Perú — En este pueblo de los Andes en las afueras de Cuzco, visité con la primera dama peruana, Nadine Heredia,  la escuela primaria San Luis Gonzaga. Vea este video de una clase de segundo grado y entérese cómo la inversión en la educación puede cumplir un papel fundamental  para ayudar a fomentar la prosperidad compartida en los países de ingreso mediano, como Perú.

Mejorar el aprendizaje ayudará a reducir la desigualdad en Perú

Por qué un mundo 4°C más cálido no provocará una crisis del agua

Julia Bucknall's picture
Se habla mucho de una crisis del agua. Los que trabajamos en este tema, en realidad no vemos solo una, ya percibimos desde ahora varias crisis del agua, que empeoran a medida que avanzamos hacia 2°C y, finalmente, 4°C por encima de las temperaturas de la era preindustrial. Se registran inundaciones en algunos lugares, sequías en otros, funcionamiento y mantenimiento deficientes que no permiten que la infraestructura proteja a los ciudadanos en algunos sitios, falta de aplicación de las normas que conducen a crisis de contaminación o sobreexplotación descontrolada de las aguas subterráneas en muchos otros. De manera que hay muchas crisis del agua, algunas causadas ​​por la naturaleza, otras por los seres humanos y en la mayoría de los casos, una mezcla de ambas. Cuando las crisis del agua se combinan con las crisis de gobierno y económicas estamos ante un colapso social. (i)
 
En la reciente versión del informe del Banco Mundial Turn Down the Heat (Bajemos la temperatura), los autores predicen numerosas crisis del agua en las tres zonas del mundo que examinan en detalle: Asia sudoriental, Asia meridional y África al sur del Sahara. Cada una de estas sería una verdadera crisis si se agregan inadecuadas decisiones humanas e inestabilidad política y económica.   El informe predice un mundo 2°C más cálido durante esta generación y al menos un 40% de probabilidades de llegar a 4°C o más al final del siglo. Para ese momento, estiman que el total de áreas extremadamente áridas y áridas en África se habrán expandido un 10% en comparación con el periodo 1986-2005. Donde aumenta la aridez, los rendimientos de los cultivos se reducen a medida que se acortan las estaciones. En Asia meridional, se prevé la ampliación de la estacionalidad, con una disminución de hasta un 30% de las precipitaciones durante la estación seca y un aumento del 30% en la estación húmeda en un mundo 4°C más cálido. Asia sudoriental enfrenta una combinación de efectos, con aumento de los niveles del mar, urbanización y régimen de  precipitaciones, todos los cuales cambian para crear una vulnerabilidad masiva en el delta del Mekong en particular.
 
Cambio climático en África afecta a los más vulnerables


Empresas del G-8 más transparentes: Resultados + impacto en el desarrollo = Sector privado abierto y colaborativo

Benjamin Herzberg's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Las empresas crean empleos y estimulan el crecimiento. Sin embargo, pueden hacer más. A medida que las presiones en materia de competitividad aumentan y los recursos de todo el mundo se vuelven más difíciles de sostener, las compañías previsoras han comenzado a adoptar nuevas prácticas colaborativas y abiertas que cumplen dos objetivos a la vez: mejorar los resultados y aumentar el impacto en el desarrollo.
 
¿Por qué las empresas hacen esto? No por viejos principios de hacer buenas obras, sino porque la solución de cuestiones de desarrollo en torno a la cadena de valor se convierte en una parte fundamental al hacer negocios mediante innovaciones de colaboración masiva, reducción de los costos y gestión de los riesgos.

“Las mujeres dan vida”: Inversión en salud reproductiva

Jeni Klugman's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Las mujeres dan vida. La inversión en salud reproductivaEsta semana tuve el gusto de asistir a la conferencia “Las mujeres dan vida” (Women Deliver 2013) (i) en Kuala Lumpur, Malasia, el mayor encuentro mundial de la década que se centra en la salud y el bienestar de las mujeres y las niñas. El evento reunió a varios miles de personas de 140 países —entre ellos, muchos ministros y parlamentarios— con el fin de generar el impulso y el compromiso político con los derechos de las mujeres y las niñas y la salud reproductiva.

Escuchamos las voces de mujeres ricas y poderosas —como Melinda Gates y Chelsea Clinton— así como las voces que se ignoran con demasiada frecuencia, entre ellas las de las jóvenes, las minorías sexuales, las viudas, las mujeres con discapacidad y las que viven con VIH y sida. Me sentí realmente inspirada por la pasión de todos los participantes —de los cuales, por cierto, el 40% eran varones, una proporción bastante alta para eventos  relacionados con el tema del  género— y me hicieron recordar que el parto seguro y saludable de mis propios hijos es una experiencia que está muy lejos de la realidad de muchos millones de mujeres en todo el mundo.

Pages