Syndicate content

Mundo

Dar voz a los pobres: agregar un toque humano a los datos de pobreza en Sudán del Sur

Utz Pape's picture
Esta página en: English | Français

Solo humanizamos lo que está sucediendo en el mundo y en nosotros mismos cuando hablamos de ello, y es al hablar que aprendemos a ser humanos. - Hannah Arendt
 
Todos sabemos que medir la pobreza es crucial para monitorear los avances y elaborar respuestas normativas eficaces. Pero los números esconden el dolor y el sufrimiento que padecen las personas para llegar a fin de mes. Tomemos el caso de Sudán del Sur. El país ha atravesado tiempos muy agitados, experimentando algunas crisis entre 2015 y 2016. El derrumbe de un frágil acuerdo de paz que condujo a una nueva confrontación militar y la caída simultánea de los precios internacionales del petróleo privaron a Sudán del Sur de su principal fuente de divisas. Esto desencadenó una severa crisis fiscal y económica, que llevó a que los precios subieran desmesuradamente, según los datos registrados en nuestro panel de precios del mercado en tiempo real. (i) Garantizar los medios de subsistencia se ha convertido en algo cada vez más difícil: una nueva cifra récord del 66 % de la población vive ahora en la pobreza.
 
Este porcentaje del 66 % ciertamente resume el nivel de pobreza del país, lo cual es indiscutiblemente útil para las comparaciones y los análisis que fundamentan las políticas y los programas. Sin embargo, esta cifra no revela las dificultades que atraviesan las familias a diario. Para capturar este aspecto y darle un toque humano a la cifra abstracta de la pobreza, hemos comenzado a recoger breves testimonios en video (i) de personas que viven en Sudán del Sur como parte de la encuesta de alta frecuencia:

La desigualdad en un país típico en los últimos 25 años: un fuerte aumento seguido por un reciente descenso

Christoph Lakner's picture
También disponible en: Inglés

Este es el primero de tres blogs sobre las últimas tendencias en materia de desigualdad a nivel nacional.

En el último tiempo, la desigualdad ha ocupado un lugar destacado en el debate público. Los medios de comunicación resaltan el aumento aparente de los ingresos de los más ricos; muchos libros se han escrito sobre este tema, y numerosos estudios académicos han intentado evaluar la naturaleza y magnitud de la desigualdad a lo largo del tiempo. La mayoría de las investigaciones acerca de la desigualdad se centra en el alcance de la misma dentro de un país; esto tiene sentido ya que la mayoría de las políticas también operan a este nivel. Pese a la atención que este tema ha recibido, el interés por la materia se ha visto afectado por la calidad de los datos sobre desigualdad. La principal fuente de datos disponibles en este ámbito son las encuestas de hogares realizadas por las autoridades nacionales en diferentes países de todo el mundo. Sin embargo, la recopilación y armonización de dichos sondeos es extremadamente difícil, ya que no siempre se efectúan de manera sistemática o con la suficiente frecuencia. También es bien sabido que las encuestas de hogares suelen no captar la cola superior de la distribución, como veremos con más detalle en un próximo blog.

¿Por qué la mitad del mundo no confía en el Gobierno?

Dani Clark's picture

Governance Gap, World Bank Live.

Según el Barómetro de Confianza 2016 de Edelman, (i) la mitad de la población mundial no confía en el Gobierno. Un debate de alto nivel sobre las deficiencias en la gestión pública, realizado el jueves en el marco de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el FMI, abordó por qué estas deficiencias existen y cómo los Gobiernos puede servir mejor a sus ciudadanos.
 
“La gestión pública es un asunto complicado. Necesitamos analizarlo para comprender mejor estas complejidades”, dijo Kyle Peters, director gerente y oficial principal de Operaciones interino del Grupo Banco Mundial durante el inicio del evento, que fue moderado por Clare Short, presidenta de la Alianza de las Ciudades y exsecretaria de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido. 

Cómo convertir los miles de millones de asistencia oficial en billones de financiamiento total

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Se necesitan medidas urgentes para movilizar, redirigir y liberar billones de dólares de recursos privados para garantizar el crecimiento a nivel mundial y la prosperidad compartida.

Desde 1956, la Corporación Financiera Internacional (IFC), (i) la institución miembro del Grupo Banco Mundial centrada exclusivamente en el sector privado, ha movilizado USD 2500 millones en capital pagado por sus accionistas para invertir más de USD 1 billón en el desarrollo del sector privado. Los 60 años de experiencia de IFC han demostrado la capacidad del sector privado para crear soluciones innovadoras y comercialmente viables que generan impacto en términos de desarrollo.

“Un año atrás, todos decidimos apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La única forma de alcanzar estos objetivos es contar con capitales privados que los financien y empresas privadas que los lleven a la práctica”, dijo Gavin Wilson, director ejecutivo de IFC Asset Management Company, durante las Reuniones Anuales de 2016 del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

“Por eso se nos ocurrió la frase ‘de los miles de millones a los billones’ el año pasado, junto con nuestras instituciones multilaterales, en la etapa previa a la conferencia de Addis Abeba sobre financiamiento para el desarrollo”, agregó.

¿Pero qué significa en realidad “de los miles de millones a los billones”? Wilson explicó que “debemos convertir los miles de millones de asistencia oficial... en billones de financiamiento total”. Pero al mismo tiempo planteó una pregunta muy importante: ¿Cómo vamos a combinar el capital comercial con las necesidades de desarrollo?

Presidente Kim y primer economista Romer conversan abordan el tema del desarrollo

Donna Barne's picture
Esta página en: English | Français | العربية
Shaping the Global Development Agenda: A Conversation between Jim Kim and Chief Economist Paul Romer

El presidente y el nuevo primer economista del Grupo Banco Mundial sostuvieron una amistosa conversación durante una hora frente a una numerosa audiencia que concurrió a un evento, organizado en el marco de las Reuniones Anuales. Ellos conversaron acerca de los mayores riesgos que enfrenta el mundo hoy, así como las oportunidades, y el tipo de pensamiento innovador que se necesita para alcanzar los ambiciosos objetivos de desarrollo.

Jim Yong Kim y Paul Romer (i) analizaron temas como el posible impacto de la automatización en el empleo, la necesidad de aumentar la notoriedad de la investigación aplicada sobre el desarrollo, la mejor manera de que las personas adquieran valiosas “aptitudes interpersonales”, entre otras cuestiones. El evento titulado Configurar el programa de desarrollo mundial se transmitió en vivo en cuatro idiomas: inglés, francés, español y árabe.

El entendimiento entre Kim y Romer se produjo de manera rápida.

“Cuando entrevisté a Paul la primera vez, se suponía que la reunión duraría entre 35 y 45 minutos. Terminamos conversando durante alrededor de 2 horas y 15 minutos; hablamos de todo tipo de cosas. Y pensamos que deberíamos compartir algunas de ellas”, dijo Kim.

Buscar oportunidades en las regiones menos desarrolladas del Alto Egipto

Axel Baeumler's picture
También disponible en: Inglés

Dos tercios de los pobres de Egipto —alrededor de 12 millones de personas— viven en el Alto Egipto, donde el nivel de desarrollo económico está notoriamente rezagado con respecto a otras regiones del país. Pero la búsqueda de soluciones para impulsar el crecimiento del sector privado en regiones menos desarrolladas como estas puede constituir un desafío difícil de resolver.

Para enfrentar este reto, hemos pasado los últimos 12 meses elaborando un programa basado en resultados por un monto de USD 500 millones destinado a beneficiar a algunas de las áreas menos desarrolladas del país.

Con este fin, creamos un equipo integrado por expertos del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional provenientes de diversos campos, tales como comercio y competitividad; desarrollo social, urbano, rural, y resiliencia; transporte y TIC, y medio ambiente. Desarrollamos un enfoque en que se dio prioridad al crecimiento y la creación de empleo impulsados por el sector privado en consonancia con la visión del desarrollo de Egipto y la demanda de apoyo del Grupo Banco Mundial.

Asumamos seriamente la desigualdad

Mario Negre's picture
Esta página en: Français
Mientras trabajábamos en un nuevo informe emblemático del Grupo Banco Mundial que contiene las estimaciones y tendencias más recientes y precisas en materia de pobreza mundial y prosperidad compartida, quedó claro cuál era el título que queríamos: La pobreza y la prosperidad compartida 2016: Asumir la desigualdad. (i)

Esto porque en nuestras mentes resultó evidente que la desigualdad es cada vez más crucial para alcanzar los objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin a la pobreza (i) y promover la prosperidad compartida. (i) De hecho, nos dimos cuenta de que para poner fin a la pobreza extrema hacia 2030 es fundamental abordar el problema de la desigualdad.

Video para poner fin a la pobreza extrema en 2030 (i)

Guía de las Reuniones Anuales de 2016

Donna Barne's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Ministros de 189 países se reunirán en la ciudad de Washington durante la semana que comienza el 3 de octubre con ocasión de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el FMI. Transmitiremos 22 eventos, de los cuales al menos 10 se realizarán en diferentes idiomas, sobre temas tales como la necesidad de la cooperación mundial para abordar los riesgos e incentivar el crecimiento económico y el comercio. El lunes, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, dará a conocer su visión de cómo poner fin a la pobreza extrema durante un evento transmitido en nuestra plataforma El Banco Mundial en vivo. El martes, la directora ejecutiva de Oxfam International, Winnie Byanyima, y expertos del Banco Mundial analizarán un informe sobre la pobreza y la desigualdad publicado recientemente. El miércoles, el nuevo primer economista del Banco Mundial, Paul Romer, (i) y el presidente Kim se referirán a los desafíos que enfrenta el mundo en materia de desarrollo. El jueves, jefes de Estado y ministros junto al presidente Kim participarán en la Cumbre sobre el Capital Humano y se comprometerán a reducir la malnutrición crónica infantil en sus respectivos países. El viernes, S.M. la reina Máxima de los Países Bajos (i) y otros panelistas de alto nivel examinarán tanto el progreso en materia de inclusión financiera como los esfuerzos realizados por los bancos para disminuir los riesgos que podrían revertir tales avances. Usted puede ver a continuación un adelanto de todos los eventos que se transmitirán durante la semana:

Semana del Clima: no perdamos de vista el objetivo

Mafalda Duarte's picture
Esta página en: Français
Fotoarte: Curt Carnemark /Arne Hoel / Banco Mundial

La presente Semana del Clima en Nueva York es un momento importante para recordar los últimos datos sobre los temas climáticos y los eventos relacionados que están causando importantes daños humanos, económicos y ambientales.
 
El mes pasado, se produjo otro récord de temperatura en el mundo. Según datos de la NASA, acabamos de vivir el mes de agosto más caluroso en toda la historia. Eso no es todo: julio fue el mes más caluroso registrado jamás. Esto no es una anomalía. El siglo XXI ha sido testigo de 15 de los 16 años más cálidos registrados hasta la fecha.
 

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture
Esta página en: Français | Português

También disponible en : InglésChino

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Preparado por Stephen A. Hammer, (i) gerente de políticas relacionadas con el clima del equipo de políticas dependiente del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático (GCCPT)
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.
Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?

Pages