Syndicate content

alimentos

“Sin alimentos no habrá paz”

José Cuesta's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Pérdida y desperdicio global de alimentos por región  a. Porcentaje de pérdida total

Se ha hablado mucho sobre los disturbios por la falta de alimentos ocurridos en 2007 luego de las alzas en los precios mundiales de los alimentos. El interés generado por estos hechos está completamente justificado dado que hubo  muertos y lesionados. Además, es muy probable que en el futuro cercano ocurran más sucesos de esta naturaleza, si los precios de los alimentos siguen siendo tan elevados e inestables en el mundo. No se puede esperar que estos desórdenes dejen de pasar cuando se vive en un entorno en que las condiciones meteorológicas son cada vez más impredecibles, en que los Gobiernos para enfrentar las dificultades y presiones  toman fácilmente medidas de políticas comerciales inducidas por el pánico y en que continúan sucediendo desastres humanitarios relacionados con los alimentos.

En la actualidad, las crisis causadas por los precios de los alimentos han provocado una y otra vez una gran inestabilidad sociopolítica de carácter espontáneo, por lo general en las ciudades. Sin embargo, no todos los episodios violentos han surgido repentinamente y se sabe, por ejemplo, que la creciente competencia a largo plazo por la tierra y el agua también genera conflictos. Cuando se suman la pobreza y las disparidades generalizadas, las reivindicaciones básicas y la falta de redes de protección social adecuadas, el resultado es una combinación donde la inseguridad alimentaria y el conflicto estarán estrechamente relacionados. Ciertamente, la lista de estos tipos de eventos violentos es muy extensa y la última edición de mayo de Alerta sobre precios de los alimentos muestra ejemplos ocurridos en Argentina, Camerún, Pakistán, Somalia, Sudán y Túnez.

¿Está el mundo superando los altos precios de los alimentos?

Donna Barne's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 © Curt Carnemark / World BankSi busca en Google, verá que muchos de los últimos titulares se refieren a los altos precios de los alimentos. A nivel mundial, sin embargo, los precios promedio de los principales productos alimenticios básicos son en realidad 11 % más bajos que hace un año, según la última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial. ¿Significa que el mundo está superando el peligro de los altos precios de los alimentos? El economista José Cuesta arroja luz sobre el tema.

Los precios de los alimentos han estado disminuyendo en todo el mundo desde agosto de 2012. ¿Hemos superado el nivel más grave de la crisis alimentaria?

Es cierto que hemos visto una baja sostenida de los precios, pero aún estamos solo a un 18 % de distancia del máximo histórico de 2012. Los motivos iniciales por los cuales los precios aumentaron –como la creciente demanda de alimentos y las preocupaciones sobre las condiciones meteorológicas– siguen siendo un problema ahora, y probablemente lo serán en el futuro. No creo que hayamos superado el nivel más grave. Los precios parecen ser menos volátiles, y eso es una buena noticia. Pero no significa que los precios no hayan seguido siendo altos; estos todavía son  elevados.

Usted preguntó: ¿Qué sucede con los precios de los alimentos?

Karin Rives's picture

Photo: © Michael Morris / Banco Mundial

Cuando la última edición de Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial informó la semana pasada que una grave sequía hizo subir los precios de los alimentos básicos clave como el maíz y la soja a un monto máximo este verano, personas de todo el mundo prestaron atención. ¿Qué significará esto para los pobres de las regiones más afectadas por el alza de los precios? ¿Qué consecuencias tendrá para nosotros?

El economista José Cuesta, autor  de este informe trimestral del Banco Mundial, pidió a los lectores de nuestra última entrada de blog que enviaran preguntas sobre este tema. 

Precios de los alimentos suben y suben: Cinco preguntas al economista José Cuesta

José Cuesta's picture

Plato de arroz, el Banco Mundial y el alza en los precios de los alimentos

Las cifras son estremecedoras: los precios mundiales de los alimentos básicos clave, como el maíz y la soja, alcanzaron un monto máximo en julio de 2012, con un aumento del 25% del maíz y un 17% de la soja en un solo mes.

A nivel mundial, los precios de los alimentos subieron un 7% entre abril y julio. En algunos países, algunas personas están pagando más del doble del precio del sorgo que el que pagaban hace un año según nos muestra La última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial.

Se prevé que esto afectará especialmente a ciertas regiones con alto nivel de importaciones de estos productos, como Oriente Medio y gran parte de África.

Estamos frente a una significativa crisis de los precios, pero ¿eso significa que nos dirigimos hacia una crisis alimentaria similar a la que vivimos en 2008? El economista del Banco Mundial José Cuesta, autor  de Alerta sobre precios de los alimentos, comparte su punto de vista sobre la situación.

El momento oportuno lo es todo: ¿Nos dirigimos hacia una nueva crisis de los precios de los alimentos?

José Cuesta's picture

Hoy en día el mundo nuevamente contiene la respiración ante la abrupta subida de los precios de los alimentos causada por una sequía sin precedentes en Estados Unidos y la falta de lluvias en Europa oriental . No es fácil predecir si las alzas de los precios más recientes desembocarán finalmente en una crisis de magnitud similar a las de 2007-08 y 2010-11. El precio de la energía, uno de los factores que impulsa este encarecimiento, es distinto en el escenario actual y esto da motivos para mantener el optimismo. De igual manera, se espera que los Gobiernos entiendan hoy mejor que antes las dolorosas consecuencias de algunas políticas que aplicaron en medio del pánico en los episodios anteriores. Pero por otro lado, meses de volatilidad en los precios mundiales de los alimentos, la merma en las reservas mundiales y las alertas de crisis de la seguridad alimentaria en partes de África oriental y occidental muestran una imagen pesimista.

¿Vamos hacia otra crisis alimentaria mundial?

¿Debemos seguir preocupados por el precio de los alimentos?

Otaviano Canuto's picture

Crisis mundial de los alimentos - Banco Mundial

Los precios de los alimentos están cayendo finalmente después de un año de alzas y alta volatilidad. Sin embargo, no debemos descuidarnos. Los precios de ciertos alimentos siguen siendo muy altos, con lo cual millones de personas en todo el mundo están aún expuestas al riesgo de padecer desnutrición y hambruna.

Veamos primero los números. Según el último informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos  del Banco Mundial publicado esta semana, los precios mundiales de los alimentos cayeron 8% entre septiembre y diciembre de 2011 debido al aumento de la oferta y la incertidumbre sobre la situación económica mundial.

Así, en diciembre de 2011, el índice respectivo del Banco Mundial cerró un 7% por debajo de los niveles de diciembre de 2010, y un 14% por debajo del máximo alcanzado en febrero. Sin embargo, el promedio del índice de 2011 es un 24% más alto que el del año anterior, y los precios internos de los productos clave siguen siendo peligrosamente elevados en muchos países.

Examinemos el caso del maíz. En México, por ejemplo, el maíz aumentó 106% entre diciembre de 2010 y el mismo mes de 2011, encareciendo las tortillas. El valor del trigo aumentó 88% en Belarús, mientras que el sorgo subió 57% en Burkina Faso. No importa donde se mire, alguien en algún lugar está pagando más dinero para poner comida sobre la mesa, ya sean quesadillas mexicanas o “to” (gachas) de Burkina Faso.

Los precios de alimentos y el bebé 7.000 millones

Otaviano Canuto's picture

Alerta por la crisis mundial de los alimentos

La turbulencia económica no se circunscribe únicamente a Wall Street y las bolsas de todo el mundo. La volatilidad también está afectando a los precios mundiales de los alimentos, y con ellos, a millones de personas en los países en desarrollo.

Por lo tanto, al mismo tiempo que el mundo celebra el nacimiento del bebé 7.000 millones esta semana, su familia podría estar luchando por poner comida en la mesa.


Los pobres de los países más vulnerables fueron los más afectados, primero por las alzas récord de 2008 y luego por el aumento de febrero de 2011. Aunque los precios mundiales de los alimentos cayeron desde el máximo alcanzado en febrero de 2011 y registraron una nueva baja marginal en septiembre,  siguen estando 19% por sobre los niveles de septiembre de 2010 y son ahora muy volátiles, sobre todo en los países más pobres.