Syndicate content

altos precios de los alimentos

Altos precios de los alimentos y epidemia mundial de obesidad

José Cuesta's picture

Disponible en: English

Hoy en día, sabemos que tener sobrepeso o ser obeso son los principales factores de riesgo para la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y la muerte prematura.

Constantemente se nos recuerda que los comportamientos personales, influenciados por la cultura y el estilo de vida, además de nuestro desarrollo metabólico, contribuyen al sobrepeso o la obesidad. En el informe Alerta sobre precios de los alimentos de marzo de 2013, nos preguntamos cómo otro factor podría influir potencialmente en la epidemia mundial de obesidad: los altos precios de los alimentos.

Pero primero, hagamos una rápida prueba. Con el fin de determinar si tenemos sobrepeso o no, muchos de nosotros controlamos nuestro peso habitualmente e incluso hemos calculado nuestro Índice de Masa Corporal: la proporción entre el peso corporal en kilogramos con el cuadrado de la estatura en metros. Sin embargo, hay algunos hechos sorprendentes sobre el exceso de peso que tal vez no sepa.

Los precios de alimentos y el bebé 7.000 millones

Otaviano Canuto's picture

Alerta por la crisis mundial de los alimentos

La turbulencia económica no se circunscribe únicamente a Wall Street y las bolsas de todo el mundo. La volatilidad también está afectando a los precios mundiales de los alimentos, y con ellos, a millones de personas en los países en desarrollo.

Por lo tanto, al mismo tiempo que el mundo celebra el nacimiento del bebé 7.000 millones esta semana, su familia podría estar luchando por poner comida en la mesa.


Los pobres de los países más vulnerables fueron los más afectados, primero por las alzas récord de 2008 y luego por el aumento de febrero de 2011. Aunque los precios mundiales de los alimentos cayeron desde el máximo alcanzado en febrero de 2011 y registraron una nueva baja marginal en septiembre,  siguen estando 19% por sobre los niveles de septiembre de 2010 y son ahora muy volátiles, sobre todo en los países más pobres.