Syndicate content

Climate Smart Agriculture

Tratar de mantenerse a flote mientras aumenta el nivel del mar

Rachel Kyte's picture
Esta página en: Français
Esta página en: English



En las conversaciones de las Naciones Unidas (ONU) sobre el clima en Varsovia, que terminaron con poca energía en la noche del sábado, los negociadores mostraron poco interés en asumir firmes compromisos o prometer medidas ambiciosas sobre el financiamiento para abordar el cambio climático. Sin embargo, lograron de nuevo mantener viva la esperanza de un convenio para 2015.

El resultado final fue un acuerdo marco amplio que describe un sistema de compromisos para reducir las emisiones y un nuevo mecanismo para enfrentar las pérdidas y los daños. Se asumieron nuevos compromisos y pagos para disminuir la deforestación mediante REDD+ (i) y para el Fondo de Adaptación. (i) Sin embargo, la reunión se limitó a evitar la creación de obstáculos en el camino hacia un acuerdo de París en 2015. En una de las pocas contribuciones financieras nuevas, el Reino Unido, Noruega y Estados Unidos se comprometieron a aportan, en conjunto, US$280 millones para la creación de paisajes sostenibles a través del Fondo del Biocarbono, establecido por el Grupo del Banco Mundial.
 
Al mismo tiempo, la 19.a sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se fue haciendo más emotiva. La obertura de esta ronda de drama climático fue protagonizada por el tifón Haiyan, que añadió más elementos, lamentablemente, a las crecientes pruebas de los costos del fracaso en la lucha contra el cambio climático. El lenguaje avanza inexorablemente hacia la adopción de términos como solidaridad y justicia. Pero por el momento, este marco no es suficiente para evitar que retrocedan las promesas de reducción de las emisiones.