Syndicate content

comunidades sostenibles

Sistema comunitario de almacenamiento de energía, un medio para conservar energía y reducir las emisiones de carbono en los Países Bajos

Qiyang Xu's picture
También disponible en: English

Los automóviles eléctricos son tan populares en los Países Bajos que no sería raro ver a un Tesla operando como taxi en las afueras del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. Si bien aún no hay estaciones de recarga en todas partes, no es difícil encontrarlas en los vecindarios, los estacionamientos y las calles holandesas.

Para reducir las emisiones de carbono, los Gobiernos nacionales y locales adoptan diversos enfoques y, por consiguiente, los automóviles eléctricos, los sistemas solares domésticos y las soluciones de eficiencia energética para los edificios están en auge en Europa. Ciudades como Ámsterdam se encuentran a la vanguardia de esta transformación. En los Países Bajos existe, por ejemplo, una meta ambiciosa de reducir las emisiones de CO2 entre un 80 % y un 95 % antes de fines de 2050 (PDF, en inglés) en comparación con los años noventa. Por ello, este país se convirtió en un lugar ideal para realizar un tour a una ciudad inteligente a principios de este año, durante el cual un grupo de 26 funcionarios nacionales y municipales e integrantes de equipos de proyectos del Banco Mundial se reunieron para conocer la exitosa experiencia de los Países Bajos en materia de transformación del sector energético.
 

Sistema comunitario de almacenamiento de energía instalado en la ciudad de Rijsenhout, en los Países Bajos. Foto: Alliander

Los jóvenes resilientes aprovechan las oportunidades para construir su futuro

Liviane Urquiza's picture
Esta página en: Français | English | العربية | 中文
 
Ella tenía siete años de edad cuando sobrevivió a una noche de horror. Su casa, en Nigeria, había sido marcada para ser objeto de un ataque esa noche. La razón era que pertenecían al grupo étnico “equivocado”.
 
Mi amiga y el resto de su familia iban a ser asesinados. Pero ella sobrevivió. Sus vecinos, que vieron la marca, los alertaron y los ayudaron a escapar en un momento en que otros vecinos eran ejecutados e incluso quemados vivos. Esa noche, mi amiga vio morir a un hombre en circunstancias muy violentas. La impresión fue tan intensa que no pudo hablar durante dos semanas.

 

El clima y el riesgo de desastres en el transporte: ¿No hay datos? ¡No hay problema!

Frederico Pedroso's picture
Esta página en: 中文 | Français
También disponible en: English
                      Foto: Beccacantpark/Flickr

Los profesionales del desarrollo se quejan a menudo de la ausencia de datos de buena calidad en zonas propensas a desastres, lo que limita su capacidad de dar forma a los proyectos mediante modelos cuantitativos y análisis detallados.
 
No obstante, los avances tecnológicos están creando rápidamente nuevos métodos para que los Gobiernos y los organismos de desarrollo superen la escasez de datos. En Belice, el Grupo Banco Mundial se asoció con el Gobierno para desarrollar un enfoque innovador y dar forma a las inversiones en carreteras con capacidad de adaptación al cambio climático mediante la combinación de creatividad, experiencia sobre el terreno y recopilación de datos estratégicos.

En Belice, su infraestructura subdesarrollada, particularmente en el sector del transporte, es una limitación clave para la mitigación del riesgo de desastres y el crecimiento económico. La red vial es particularmente vulnerable debido a la falta de redundancia y a la exposición a peligros naturales (principalmente inundaciones). En ausencia de rutas alternativas, cualquier cierre de caminos relacionado con fenómenos meteorológicos puede cortar el acceso y perturbar gravemente el movimiento económico y social.

Resiliencia para los más vulnerables: gestionar los desastres para proteger mejor a los más pobres del mundo

Stéphane Hallegatte's picture
Esta página en: English | Français | العربية

El novelista Jack London describió en su libro “La gente del abismo” una devastadora tormenta que afectó a Londres a principios del siglo XX. Los habitantes sufrieron terriblemente —algunos perdieron hasta 10 000 libras, una suma desastrosa en 1902— pero nadie perdió más que las personas más pobres de la ciudad.
 
Los desastres naturales son catastróficos para todos los afectados. Sin embargo, no todo el mundo los experimenta de la misma manera. Un dólar en pérdidas no significa para una persona rica lo mismo que para una persona pobre, que tal vez vive a un nivel de subsistencia o carece de los medios para reconstruir y recuperarse después de un desastre. Ya sea por una sequía o una inundación, los pobres siempre sufren más que los habitantes más ricos.

Esta desigualdad se examinó detenidamente en el informe Unbreakable: Building the Resilience of the Poor in the Face of Natural Disasters (Irrompible: Generar resiliencia en los pobres frente a los desastres naturales) del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR). En la publicación Unbreakable se recomendaron diversas políticas para ayudar a los países a reducir la pobreza y crear resiliencia, proporcionándose un análisis de vanguardia (i) sobre cómo la gestión de riesgos de desastres y un desarrollo bien diseñado pueden aliviar la pobreza y los riesgos en 117 países. 

Superar la brecha entre las acciones humanitarias y de desarrollo en la respuesta para la hambruna

Franck Bousquet's picture
 UNICEF
Un grupo de personas espera para conseguir agua en un pozo proporcionado por UNICEF en el campamento Muna Dalti para desplazados internos, ubicado en Maiduguri en el estado de Borno (Nigeria), el jueves 2 de marzo de 2017.
Crédito: UNICEF.

La semana pasada representé al Grupo Banco Mundial en una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) (i) sobre la respuesta a la hambruna en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. En estos cuatro países, más de 20 millones de personas padecerán hambre o estarán en peligro de ser afectadas por este problema en los próximos seis meses, y se necesitan medidas urgentes para evitar que la situación se agrave aún más.
 
El Consejo de Seguridad podría parecer un lugar poco usual para que esté presente una institución de desarrollo como el Banco Mundial, especialmente cuando se aborda una crisis humanitaria como la hambruna.

La respuesta del Líbano a cómo dar acogida a 200 000 estudiantes refugiados en su sistema educativo

Noah Yarrow's picture
También disponible en: English 
Foto: Dominic Chavez/Banco Mundial.

El Día Mundial de los Refugiados se conmemora una vez al año, pero los temas que aborda representan una preocupación cotidiana para el Líbano. Este país, que alberga el mayor número de refugiados per cápita en el mundo, ofrece algunas lecciones importantes. El Líbano casi duplicó el tamaño de su sistema nacional de educación pública en cinco años en respuesta a la crisis de los refugiados, algo que ningún país ha hecho antes. Los grandes aumentos en la educación primaria, observados, en particular, en los países africanos en la última década y media, rara vez representaron más de un 50 % de aumento en la población total de las escuelas públicas, ya que se centraron en los primeros seis años de escuela. La población total en las escuelas públicas del Líbano aumentó en casi 100 %.
 
Para lograr esto, el país integró a los refugiados sirios en las escuelas públicas usando el plan nacional de estudios, y lo hizo de la siguiente manera:​

¿Papeles, por favor?”: por qué es importante que los refugiados y desplazados a la fuerza puedan probar su identidad

Bronwen Manby's picture
También disponible en: English
Un refugiado llena un formulario en el centro de registros de ACNUR en Trípoli, Líbano.
© Mohamed Azakir/Banco Mundial.

Si lo obligaran a huir para salvarse en medio de bombas que caen o en el momento en que se acerca un huracán, ¿qué llevaría consigo usted, además de sus niños y sus seres queridos? Sería aconsejable que empaque en primer lugar sus documentos de identidad. Los certificados de nacimiento, cédulas nacionales de identidad, pasaportes, permisos de residencia, e incluso una licencia de conducir, son documentos que le permitirán probar quién es usted ante las autoridades del país al cual huye y a las autoridades en su país natal cuando pueda regresar.

El agua y la guerra: la dinámica turbulenta entre el agua y la fragilidad, los conflictos y la violencia

Claudia W. Sadoff's picture
También disponible en: English
Vea la infografía completa aquí. (i)

En los últimos dos años ha llovido muy poco en Somalia. Las consecuencias son trágicas y bien conocidas: pozos secos; ganado muerto; malas cosechas; migración; gran cantidad de personas que necesitan con urgencia asistencia humanitaria. La situación se repite en Yemen, Sudán, Kenya, Etiopía y Nigeria. Sin embargo, la falta de lluvias no es el único problema hídrico que causa estragos. Las inundaciones, las enfermedades transmitidas por el agua y los conflictos transfronterizos por los recursos hídricos pueden causar gran sufrimiento humano y perturbaciones en los sistemas políticos, económicos y ambientales.

Al tiempo que movilizamos rápidamente recursos para enfrentar el hambre, también debemos preguntarnos por qué la crisis hídrica se sigue produciendo. El agua siempre ha sido una fuente de riesgos. Siempre se han producido sequías e inundaciones, y con el cambio climático podemos esperar que estas sean más frecuentes y más graves. Pero las crisis de la magnitud que vemos hoy en los países afectados por la sequía no surgen solo de estos acontecimientos naturales: son producto de nuestro fracaso en la gestión de estos riesgos de larga data. Cuando las instituciones no se preparan, no pronostican o no responden a los riesgos relacionados con el agua, un pozo seco, un brote de cólera o una inundación pueden tener consecuencias mucho mayores en términos humanos, políticos y económicos.

Mujeres, ciudades y oportunidades: abogar por la protección de los derechos sobre la tierra

Klaus Deininger's picture
También disponible en: English العربية


La tierra y la propiedad se encuentran en el centro de muchos de los problemas de desarrollo más acuciantes en la actualidad. Consideremos por ejemplo que, como máximo, el 10 % de las tierras en las zonas rurales de África se ha registrado de manera fidedigna. En la Conferencia Anual 2017 del Banco Mundial sobre Tierra y Pobreza (i) que se lleva a cabo esta semana, nos enteraremos de cómo este gran vacío en la documentación de las tierras dificulta el acceso a las oportunidades y los servicios fundamentales para millones de personas pobres del mundo, contribuye a la desigualdad de género y socava la sostenibilidad ambiental.

Pages