Syndicate content

comunidades sostenibles

Acoso sexual: ¿ Dónde nos encontramos en la protección jurídica de las mujeres?

Paula Tavares's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Women abused in her home holding her hand up. Stop sexual harassment against women. Violence and abuse in family relations. © Fure/Shutterstock.com
 © Fure/Shutterstock.com


El movimiento #YoTambién está transformando la manera en que percibimos y que esperamos, se aborde el acoso sexual.

Durante mucho tiempo las mujeres han sufrido este tipo de violencia que tiene consecuencias negativas en su voz y agencia, así como su capacidad de participar plenamente en la economía y la sociedad. Existen numerosas pruebas del costo que representa el acoso sexual para las empresas, ya sea en acuerdos legales, pérdidas de tiempo de trabajo y pérdidas comerciales. Pero el acoso sexual también tiene efectos negativos en las oportunidades económicas de las mujeres (i). Por ejemplo, si no hay recursos disponibles para protegerlas, en lugar de denunciar el problema, las mujeres que enfrentan acoso sexual en su trabajo a menudo dicen (i) que no tienen más salida que renunciar (i). Esto puede significar tener que volver a empezar, y perder aumentos salariales, oportunidades de crecimiento profesional (i) y potencial de generar ingresos. Estudios indican que el acoso sexual afecta negativamente el éxito y la satisfacción profesional de las mujeres. Sin embargo, muchos países aún no ofrecen a las mujeres una protección legal adecuada contra esta forma generalizada de desigualdad de género.

Trabajemos juntos para prevenir la violencia y proteger a las poblaciones más vulnerables de la fragilidad

Franck Bousquet's picture
Esta página en: English | Français | العربية
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial

La semana pasada Gobiernos y organizaciones se congregaron en el Foro sobre Fragilidad 2018, organizado por el Banco Mundial, y la comunidad internacional dio un importante paso en la lucha contra la fragilidad. Al escuchar a los afectados, pudimos comprender mejor el problema y pensar de manera colectiva qué deberíamos hacer para poner fin a las situaciones de fragilidad.
 
Hubo consenso en que se trata de una responsabilidad de todos actuar de forma urgente sobre la base de un mejor entendimiento del problema y de lo que significa para las comunidades vulnerables. Todos hemos sido testigos del sufrimiento de los afectados. En lugares como Siria, Myanmar, Yemen y Sudán del Sur, muchas personas están perdiendo sus vidas, dignidad y medios de subsistencia. Se espera que más de la mitad de los pobres del mundo viva en entornos frágiles para 2030; no podemos poner fin a la pobreza a menos que promovamos la estabilidad, la prosperidad y la paz en estos sitios devastados por conflictos y crisis.

APP para aumentar la resiliencia de la infraestructura: qué nos enseña Japón

Sanae Sasamori's picture
También disponible en: English | 日本語 
Foto: MediaFOTO/PIXTA

En marzo de 2011, el gran terremoto de Japón oriental desencadenó un tsunami que causó la muerte o desaparición de unas 20 000 personas. La ciudad de Sendai, capital de la prefectura de Miyagi y un centro económico regional, se vio muy afectada por el desastre. Alrededor de 500 000 residentes perdieron el suministro de agua, y la principal planta de tratamiento de aguas residuales quedó completamente sumergida. Además, el tsunami dañó 325 kilómetros de infraestructura ferroviaria en la costa e inundó unos 100 kilómetros de la carretera nacional en la región de Tohoku, imposibilitando el transporte por tierra de ayuda a las ciudades afectadas.

Cuatro años más tarde, mientras todavía estaban en marcha los esfuerzos de recuperación, un consorcio privado firmó una concesión de 30 años para administrar el aeropuerto de Sendai, convirtiéndose en el primer aeropuerto estatal de Japón manejado por el sector privado. Esto fue recibido con sorpresa por los encargados de formular políticas y los profesionales que trabajan en el ámbito de las alianzas público-privadas (APP), preguntándose: ¿cómo fue posible que un operador privado decidiera invertir a largo plazo en una región tan propensa a desastres?
En el mundo, los impactos de los desastres naturales extremos y el cambio climático se han vuelto cada vez más visibles en las últimas décadas.

Colombia: las carreteras más transitadas

Philippe Neves's picture
También disponible en: English

A principios de la década de 1990, la infraestructura vial de Colombia era un laberinto de caminos mal mantenidos y malas carreteras. Una geografía difícil —la jungla de la costa del Pacífico y los Andes que se bifurcan en tres cadenas— impedía mejorar las condiciones de los caminos y conectar a las comunidades aisladas. Los conflictos, la corrupción y las prioridades políticas a corto plazo se sumaban a los problemas del sistema vial colombiano. Y las dificultades con los contratos de concesión influían en la misma medida, ya que existían incentivos equivocados, se creaban oportunidades para renegociar los contratos ya firmados y se asignaba un riesgo de demanda desproporcionado al Gobierno de Colombia.

En un país tan grande como los territorios de Francia y España juntos, las zonas altamente montañosas hacían que la mayoría de las carreteras tuvieran muchas curvas y algunas se redujeran a un solo carril. Otro problema era el diseño de las rutas y la calidad de los materiales de construcción y del mantenimiento, causando que numerosas carreteras fueran inseguras y vulnerables a las fuertes lluvias anuales. Algunos informes sostenían que la mala calidad de las carreteras y caminos de Colombia encarecía el transporte de artículos desde un puerto colombiano a una ciudad del interior, y que por el contrario resultaba más barato enviar un contenedor a Asia.

Ciudades de refugio: un enfoque urbano para el desafío del desplazamiento forzado

Axel Baeumler's picture
También disponible en: English | العربية | Français
Cities of Refuge
Foto: Mohamed Azakir / Banco Mundial


El conflicto de Siria ha alcanzado el triste récord de convertirse en la mayor crisis de desplazamiento desde la Segunda Guerra Mundial, (i) ya que más de la mitad de la población existente antes de la guerra ha abandonado sus hogares (i) desde 2011, una estadística que da que pensar.
 
Para muchos de nosotros, la crisis siria evoca imágenes de familias de refugiados a las que se les impide el paso en las fronteras de Europa (i) y una proliferación de campamentos humanitarios. (i) Sin embargo, la mayoría de las personas que escapan de la violencia ha permanecido en ciudades del interior de Siria y en los países vecinos con la esperanza de encontrar seguridad y acceder a mejores servicios y empleos.
 
Este paso de los campamentos a ciudades y poblados tiene consideraciones de importancia en cuanto al modo de afrontar adecuadamente el desafío del desplazamiento forzado, y esto no se limita a Siria, sino que es una realidad en muchos países afectados por conflictos en Oriente Medio y otras regiones.

El campeón mundial de lucha sirio ayuda a jóvenes refugiados a través de los deportes

Lina Zdruli's picture
También disponible en: English| Français 



Amir Awaad soñaba con ganar medallas de oro. El 18 veces campeón nacional de lucha se entrenó toda la vida para representar a su país de origen, Siria, en las Olimpíadas. Su sueño se convirtió en fantasía cuando Amir tuvo que pelear fuera del cuadrilátero, esta vez por su vida. Un año después de estallar la guerra en Siria, Amir, su esposa y sus tres hijos pequeños huyeron hacia Egipto. Se establecieron en Alejandría, donde Amir abrió la Academia de Deportes Siria en 2016. Su propósito es reunir a los jóvenes refugiados y solicitantes de asilo de 12 países para que superen psicológicamente los traumas sufridos en sus naciones de origen. ¿El método para hacerlo? Entrenamiento intenso y proactivo en deportes de contacto y deportes de balón.

Conocí a Amir en el Foro Mundial de la Juventud en Sharm el-Sheikh (Egipto), donde se reunieron 3000 jóvenes de más de 130 países para discutir asuntos mundiales como el desplazamiento forzado, el espíritu empresarial y el buen gobierno.

Hagamos un trato para crear ciudades resilientes

Carina Lakovits's picture
También disponible en: English | 中文
Jiangxi (China), 1 de julio de 2017: En China oriental, la ciudad de Jiujiang se vio afectada por intensas lluvias y muchas zonas urbanas resultaron inundadas. Los vehículos quedaron a merced de las aguas y los ciudadanos se abrían paso por los peligrosos caminos anegados.
Jiangxi (China), 1 de julio de 2017: En China oriental, la ciudad de Jiujiang se vio afectada por intensas lluvias y muchas zonas urbanas resultaron inundadas. Los vehículos quedaron a merced de las aguas y los ciudadanos se abrían paso por los peligrosos caminos anegados.
 


Por primera vez en la historia, viven más personas en las ciudades (i) que en las zonas rurales. Si bien las ciudades representan la promesa de un futuro mejor, la realidad es que muchas de ellas no están a la altura de las expectativas. Con demasiada frecuencia carecen de los recursos para proporcionar incluso los servicios más básicos a sus habitantes y no pueden brindar a los ciudadanos protección eficaz contra los embates de los desastres naturales ni del cambio climático.

Esto se relaciona en gran medida con la falta de infraestructura adecuada contra el impacto de las inundaciones, el aumento del nivel del mar, los deslizamientos de tierra o los terremotos. La mayoría de las ciudades necesita mayor protección contra las inundaciones, viviendas mejor construidas y una planificación más adecuada del uso de la tierra. Pero incluso cuando las ciudades saben lo que deben hacer para ser más resilientes, con mucha frecuencia no tienen acceso al financiamiento necesario para lograr esa meta.

Los jóvenes resilientes aprovechan las oportunidades para construir su futuro

Liviane Urquiza's picture
Esta página en: Français | English | العربية | 中文
 
Ella tenía siete años de edad cuando sobrevivió a una noche de horror. Su casa, en Nigeria, había sido marcada para ser objeto de un ataque esa noche. La razón era que pertenecían al grupo étnico “equivocado”.
 
Mi amiga y el resto de su familia iban a ser asesinados. Pero ella sobrevivió. Sus vecinos, que vieron la marca, los alertaron y los ayudaron a escapar en un momento en que otros vecinos eran ejecutados e incluso quemados vivos. Esa noche, mi amiga vio morir a un hombre en circunstancias muy violentas. La impresión fue tan intensa que no pudo hablar durante dos semanas.

 

El clima y el riesgo de desastres en el transporte: ¿No hay datos? ¡No hay problema!

Frederico Pedroso's picture
Esta página en: 中文 | Français
También disponible en: English
                      Foto: Beccacantpark/Flickr

Los profesionales del desarrollo se quejan a menudo de la ausencia de datos de buena calidad en zonas propensas a desastres, lo que limita su capacidad de dar forma a los proyectos mediante modelos cuantitativos y análisis detallados.
 
No obstante, los avances tecnológicos están creando rápidamente nuevos métodos para que los Gobiernos y los organismos de desarrollo superen la escasez de datos. En Belice, el Grupo Banco Mundial se asoció con el Gobierno para desarrollar un enfoque innovador y dar forma a las inversiones en carreteras con capacidad de adaptación al cambio climático mediante la combinación de creatividad, experiencia sobre el terreno y recopilación de datos estratégicos.

En Belice, su infraestructura subdesarrollada, particularmente en el sector del transporte, es una limitación clave para la mitigación del riesgo de desastres y el crecimiento económico. La red vial es particularmente vulnerable debido a la falta de redundancia y a la exposición a peligros naturales (principalmente inundaciones). En ausencia de rutas alternativas, cualquier cierre de caminos relacionado con fenómenos meteorológicos puede cortar el acceso y perturbar gravemente el movimiento económico y social.

Resiliencia para los más vulnerables: gestionar los desastres para proteger mejor a los más pobres del mundo

Stéphane Hallegatte's picture
Esta página en: English | Français | العربية

El novelista Jack London describió en su libro “La gente del abismo” una devastadora tormenta que afectó a Londres a principios del siglo XX. Los habitantes sufrieron terriblemente —algunos perdieron hasta 10 000 libras, una suma desastrosa en 1902— pero nadie perdió más que las personas más pobres de la ciudad.
 
Los desastres naturales son catastróficos para todos los afectados. Sin embargo, no todo el mundo los experimenta de la misma manera. Un dólar en pérdidas no significa para una persona rica lo mismo que para una persona pobre, que tal vez vive a un nivel de subsistencia o carece de los medios para reconstruir y recuperarse después de un desastre. Ya sea por una sequía o una inundación, los pobres siempre sufren más que los habitantes más ricos.

Esta desigualdad se examinó detenidamente en el informe Unbreakable: Building the Resilience of the Poor in the Face of Natural Disasters (Irrompible: Generar resiliencia en los pobres frente a los desastres naturales) del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR). En la publicación Unbreakable se recomendaron diversas políticas para ayudar a los países a reducir la pobreza y crear resiliencia, proporcionándose un análisis de vanguardia (i) sobre cómo la gestión de riesgos de desastres y un desarrollo bien diseñado pueden aliviar la pobreza y los riesgos en 117 países. 

Pages