Syndicate content

electricidad

Sistema comunitario de almacenamiento de energía, un medio para conservar energía y reducir las emisiones de carbono en los Países Bajos

Qiyang Xu's picture
También disponible en: English

Los automóviles eléctricos son tan populares en los Países Bajos que no sería raro ver a un Tesla operando como taxi en las afueras del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. Si bien aún no hay estaciones de recarga en todas partes, no es difícil encontrarlas en los vecindarios, los estacionamientos y las calles holandesas.

Para reducir las emisiones de carbono, los Gobiernos nacionales y locales adoptan diversos enfoques y, por consiguiente, los automóviles eléctricos, los sistemas solares domésticos y las soluciones de eficiencia energética para los edificios están en auge en Europa. Ciudades como Ámsterdam se encuentran a la vanguardia de esta transformación. En los Países Bajos existe, por ejemplo, una meta ambiciosa de reducir las emisiones de CO2 entre un 80 % y un 95 % antes de fines de 2050 (PDF, en inglés) en comparación con los años noventa. Por ello, este país se convirtió en un lugar ideal para realizar un tour a una ciudad inteligente a principios de este año, durante el cual un grupo de 26 funcionarios nacionales y municipales e integrantes de equipos de proyectos del Banco Mundial se reunieron para conocer la exitosa experiencia de los Países Bajos en materia de transformación del sector energético.
 

Sistema comunitario de almacenamiento de energía instalado en la ciudad de Rijsenhout, en los Países Bajos. Foto: Alliander

Empleos, la vía más rápida para salir de la pobreza

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
A worker at the E-Power plant in Port-au-Prince, Haiti. © Dominic Chavez/World Bank

Los buenos empleos son la vía más eficaz para salir de la pobreza. Investigaciones señalan (i) que el aumento de los salarios representa del 30 % al 50 % de la caída en los niveles de pobreza (i) durante la última década. Pero, en la actualidad, más de 200 millones de personas en el mundo están desempleadas y buscan trabajo, y muchas de ellas son mujeres y jóvenes. Una impresionante cantidad de 2000 millones de adultos, en su mayoría mujeres, permanecen fuera de la fuerza laboral en general. Además, demasiadas personas trabajan en empleos mal renumerados y poco calificados, y que aportan poco al crecimiento económico. Por lo tanto, para poner fin a la pobreza y promover la prosperidad compartida, necesitaremos no solo más puestos de trabajo, sino también mejores empleos a los cuales puedan acceder trabajadores de todos los estratos de la sociedad.
 
¿Por dónde empezar? El crecimiento liderado por el sector privado y basado en la productividad es la piedra angular de la creación de empleos (i) en todos los países, pero es especialmente difícil lograrlo en los países más pobres del mundo. (i) Tres factores son esenciales para que el sector privado cree empleos más productivos para los pobres.

Para combatir la desigualdad tenemos que eliminar las disparidades en la infancia

Ana Revenga's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Parece que todo el mundo está hablando de la desigualdad (i) en estos días y yo, por mi parte, estoy contenta de ver que este tema está siendo destacado durante los debates sobre el desarrollo.

Podemos analizar de varios modos la falta de igualdad, todos los cuales están relacionados. La desigualdad de resultados —que se expresa en las diferencias en los logros académicos, la evolución profesional, los ingresos, etc.— es una de las maneras más evidentes y que, en sí misma, no es necesariamente negativa. El premio al esfuerzo individual, a los talentos innatos y a las opciones de una vida mejor puede incentivar la innovación y el espíritu empresarial, y ayudar a impulsar el crecimiento.