Syndicate content

Energía renobable

Mercado de bonos verdes alcanza un máximo de US$20 000 millones; se amplía a nuevos emisores, estructuras y monedas

Heike Reichelt's picture
Esta página en: Français | 中文

Disponible también en: Inglés


Emisiones anuales de bonos verdes

En enero, el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, instó a la audiencia en el Foro Económico Mundial de Davos a mirar de cerca los bonos verdes, una nueva prometedora forma de financiamiento para el desarrollo climáticamente inteligente. Este mercado había superado los US$10 000 millones en nuevos bonos durante 2013. El presidente Kim llamó a que se duplique (i) esa cifra cuando se realice en septiembre la Cumbre sobre el Clima convocada por el secretario general de las Naciones Unidas.
 
Hace solo unos días —bastante antes de la cumbre de septiembre— el mercado superó la marca de los US$20 000 millones cuando el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) (i) emitió bonos verdes por un monto de 1500 millones de euros para respaldar su programa de energía renovable.

Mujeres a la vanguardia de la acción en materia climática

Rachel Kyte's picture
Esta página en: English | Français | العربية
 

Mussarat Farida Begum Mussarat Farida Begum tiene un pequeño salón de té en Garjon Bunia Bazaar, una comunidad rural de Bangladesh. Como parte de un programa que ha ayudado a ese país a llevar energía eléctrica a más de 2 millones (i) de familias rurales y tiendas de ingreso bajo, Mussarat compró un sistema de energía solar para uso doméstico por US$457, con un pago inicial de US$57, y un crédito por el resto. Ella paga el préstamo en cuotas semanales con el dinero que gana al poder mantener su negocio  abierto después de oscurecer, ya que ahora cuenta con iluminación. Su salón de té está prosperando y su familia vive con mayor comodidad gracias al aumento de sus ingresos. Ahora tienen electricidad en el hogar y sus hijos pueden estudiar en la noche.

¿Qué tienen en común Islandia y Kenya? Mucha energía geotérmica limpia y renovable

Sri Mulyani Indrawati's picture

Disponible en: Inglés

Al salir del aeropuerto de Keflavik y mientras la brisa del Ártico golpeaba mi rostro a 50 kilómetros por hora, me dije a mí misma: “Me encanta mi trabajo”. Es difícil superar un empleo que permite que una ciudadana de zonas tropicales como yo pueda  disfrutar de la hospitalidad de los cálidos islandeses y aprender de su experiencia. Con 320.000 habitantes y un tamaño como el del estado de Kentucky en Estados Unidos, la subpolar Islandia tiene mucho para enseñar a los profesionales del desarrollo.