Syndicate content

G8

Consejo de Seguridad de la ONU analiza fragilidad y recursos naturales

Caroline Anstey's picture

Imagine que es dirigente de un país africano y todo su presupuesto gubernamental anual es de US$1.200 millones.

Ese mismo año, un inversionista vende el 51% de su participación en una enorme mina de mineral de hierro de su país por US$2.500 millones, que equivalen a más del doble de su presupuesto anual.

E imagine haber ordenado una revisión de las licencias mineras otorgadas por los Gobiernos anteriores y enterarse que el inversor que realizó la transacción por US$2.500 millones había obtenido gratuitamente una licencia de explotación minera en su país.

Es lo que sucedió en Guinea. Es la historia que el presidente de Guinea, Alpha Condé, contó en la conferencia del Grupo de los Ocho (G-8) sobre comercio, transparencia e impuestos, que se realizó en Londres. Y es una historia que me pareció conveniente compartir la semana pasada en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) sobre Estados frágiles y recursos naturales.

En términos estrictos de dólares, resulta claro que los recursos naturales tienen el potencial para financiar el desarrollo transformador en los Estados frágiles. Si se gestionan adecuadamente, los países pueden usar estos recursos para ayudar a romper el círculo de violencia y fragilidad. El éxito significa potencialmente estabilidad, desarrollo y fin de la dependencia de la ayuda.

Empresas del G-8 más transparentes: Resultados + impacto en el desarrollo = Sector privado abierto y colaborativo

Benjamin Herzberg's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Las empresas crean empleos y estimulan el crecimiento. Sin embargo, pueden hacer más. A medida que las presiones en materia de competitividad aumentan y los recursos de todo el mundo se vuelven más difíciles de sostener, las compañías previsoras han comenzado a adoptar nuevas prácticas colaborativas y abiertas que cumplen dos objetivos a la vez: mejorar los resultados y aumentar el impacto en el desarrollo.
 
¿Por qué las empresas hacen esto? No por viejos principios de hacer buenas obras, sino porque la solución de cuestiones de desarrollo en torno a la cadena de valor se convierte en una parte fundamental al hacer negocios mediante innovaciones de colaboración masiva, reducción de los costos y gestión de los riesgos.