Syndicate content

Global Economy

Justificación económica de la igualdad de género: Mejores empresas, economías más sólidas

Elizabeth Gibbens's picture
Esta página en: العربية | English

Mujeres y la economía © Odebrecht.Las compañías que cuentan con mujeres entre sus ejecutivos y empleados y además realizan negocios con empresarias obtienen beneficios en términos de rentabilidad, creatividad y sostenibilidad, sostuvieron oradores durante el evento La cuestión de género y la economía, (i) que se realizó esta semana en la sede del Grupo del Banco Mundial en la ciudad de Washington.
 
La justificación económica de la inclusión de género fue defendida por H.E. Sheikh Abdullah al Thani, (i) presidente de Ooredoo Group; Cherie Blair, (i) fundadora de la Fundación para Mujeres Cherie Blair, y Beth Comstock, (i) vicepresidenta superior y jefa de márquetin de General Electric.
 
“Las mujeres aportan nuevas opiniones y experiencias en lugares de trabajo y mercados en los que previamente predominaban los hombres”, dijo Comstock. “La diversidad genera innovación".
 

Una pregunta: ¿Cuál es su número favorito?

Mehreen Arshad Sheikh's picture
Esta página en: English | العربية | Français

My Favorite NumberSabemos que los números son muy útiles. Dependemos de ellos para analizar las tendencias de la economía mundial pero también para contar calorías, crear contraseñas, manejar horarios y seguir de cerca nuestros gastos. Los números le dan un orden a nuestras vidas caóticas. Y eso significa que los podemos usar para reflexionar, aprender y redescubrirnos.
 
Hemos lanzado una nueva serie en YouTube llamada “Mi número favorito”, a través de la cual mostramos cómo un solo número nos puede entregar una visión única sobre el desarrollo mundial y la humanidad. Un número puede tener un impacto profundo en las vidas de las personas.

Estado del desarrollo: ¿Por qué invertir en los países pobres nos ayuda a todos?

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: Français | English | العربية

Esta publicación es parte de LinkedIn Influencers, una serie en que diversas personalidades analizan la situación actual y futura de sus sectores. Leer todas las publicaciones aquí. (i)
 
Muchas personas tienen la impresión errónea de que mi ámbito –el desarrollo mundial– se refiere solo a benefactores e instituciones de beneficencia que ayudan a los pobres. Sin duda, muchos grupos benéficos están realizando una labor generosa y loable, pero el desarrollo mundial se extiende mucho más allá de la caridad y tiene un impacto más grande en la economía mundial de lo que la mayoría de la gente piensa.
 
El sólido crecimiento económico en los países en desarrollo se convirtió en la fuerza motriz de la economía del mundo después de la crisis financiera de 2008-09, representando aproximadamente el 50 % de todo el crecimiento mundial. Además, la mitad de las exportaciones de Estados Unidos se dirige ahora a los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

¿Puede la región de Oriente Medio y Norte de África romper el círculo vicioso de bajo crecimiento e inestabilidad política?

Lili Mottaghi's picture

Disponible en: English

El ministro del Petróleo de Egipto, Sherif Ismail, anunció la semana pasada (i) que, según las previsiones, el gasto en subsidios al petróleo aumentaría un 10% en el ejercicio actual, que finaliza en junio de 2014.
 
La noticia llega en un momento de bajo crecimiento y alto desempleo, y cuando la economía todavía sufre los efectos de los ya cuantiosos subsidios (representan el 9% del producto interno bruto [PIB]), que mantienen el déficit fiscal del país en el 13,7% del PIB, un nivel excepcionalmente elevado. Al menos siete países de la región de Oriente Medio y Norte de África -incluidos los que se encuentran en una etapa de transición luego de la Primavera Árabe, como Egipto-, están atrapados en un círculo de escaso crecimiento y políticas inadecuadas. La inestabilidad política ha impedido avanzar con las reformas económicas necesarias para impulsar el crecimiento. El escaso crecimiento y el aumento del déficit fiscal derivados de esta situación limitaron aún más el accionar de los Gobiernos e intensificaron las tensiones sociales. Las medidas de corto plazo, como el incremento de los subsidios a los combustibles o de los salarios del sector público, han exacerbado los déficits y, con ello, han debilitado aún más las inversiones y el crecimiento. El ciclo se repite de distintas formas en Egipto, Túnez, Jordania, Libia, Líbano, Yemen e Irán. En la edición más reciente del Quarterly Economic Brief (i) (Informe económico trimestral), elaborado por la Oficina del Economista en Jefe de la región de Oriente Medio y Norte de África, se sostiene que estos países deben aprovechar la oportunidad que les ofrece la Primavera Árabe e impulsar las reformas estructurales necesarias para romper este círculo vicioso de crecimiento escaso e inestabilidad política, y allanar el camino para la creación de empleo y el crecimiento inclusivo.

China y los mercados emergentes: Es como montar caballos salvajes

Otaviano Canuto's picture
Esta página en: العربية | Français


Hace un mes, hablé de algunos riesgos importantes para un ligero repunte en la economía mundial en 2014. Esos riesgos, entre los cuales estaban las preocupaciones acerca de una desaceleración del crecimiento de China y los problemas del sistema bancario paralelo en este país, ya han pasado a primer plano, al aproximarse el comienzo del Año del caballo (i) el viernes pasado.
 
La percepción de que los riesgos son mayores para China ha agregado otra vulnerabilidad potencial, como demuestra una nueva ronda de flujos de capital procedente de mercados emergentes en las últimas semanas, parecida a la del verano último. (i) Si bien los rendimientos de los bonos a 10 años del Tesoro de Estados Unidos han bajado un poco desde diciembre, a pesar del inicio del retiro gradual de estímulos financieros de la Reserva Federal, las noticias del debilitamiento de la producción industrial china han acelerado el proceso continuo en curso de reducción de la exposición de las carteras mundiales a los mercados emergentes en general, en favor de las economías avanzadas. Los acontecimientos políticos y/o económicos idiosincráticos también fueron importantes en casos específicos (Turquía, Ucrania, Sudáfrica y Argentina), pero el hecho de que países con mercados con liquidez y condiciones menos fluidas (como México, Polonia y Malasia) además sufrieran alguna venta repentina de activos indica que un alcance mucho más amplio está en juego.

Se necesita un liderazgo pragmático en materia de energía, alejado de los combustibles fósiles y dirigido hacia las bajas emisiones de carbono

Rachel Kyte's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文

Beijing Smog. Ilya Haykinson/Flickr Creative CommonsAhora mismo, mientras lee esto, dondequiera que esté, nos encontramos en un terreno desconocido. Nuestra población de 7100 millones será de más de 9000 millones en 2050. Nuestras crecientes cifras y aspiraciones de una prosperidad compartida, vienen de la mano de una mayor demanda de energía para los hogares, las empresas, la industria y el transporte. Nuestra continua dependencia de los combustibles fósiles está generando contaminación y una cantidad peligrosamente alta de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI): el verano pasado, la concentración de CO2 en la atmósfera (i) superó los niveles observados en 3 millones de años. (i)
 
Si estuvo en Beijing la semana pasada, habrá sentido el impacto directamente en sus pulmones: apenas habían transcurrido 16 días del nuevo año y la ciudad se despertó con su primer “airpocalypse” (i) (apocalipsis del aire) de 2014, el último de una serie de jornadas con niveles peligrosamente altos de smog. El alcalde de Beijing anunció (i) ese mismo día medidas para reducir el uso del carbón en 2,6 millones de toneladas, prohibir los vehículos altamente contaminantes y disminuir la quema de carbón en el área metropolitana.

Estancada por largo tiempo, la economía mundial se pone en marcha de nuevo

Jim Yong Kim's picture


La economía mundial está saliendo finalmente de la crisis financiera. A nivel mundial, el crecimiento estimado fue de 2,4 % en 2013, y se espera que aumente a 3,2 % este año. Esto se debe en gran parte a un mejor desempeño de los países de ingreso alto. Se pronostica que las economías avanzadas registren un crecimiento récord de 1,3 % en el año que acaba de terminar, y que luego aumente a 2,2 % en 2014. Mientras tanto, es probable que los países en desarrollo crezcan 5,3 % este año, lo que representa un incremento del crecimiento estimado de 4,8 % en 2013.

La economía mundial puede ser vista como un avión bimotor que voló por cerca de seis años con un solo motor: el mundo en desarrollo. Finalmente, el otro motor –los países de ingreso alto– que estaba detenido se puso en marcha. Este cambio, que se detalla en el informe Perspectivas económicas mundiales 2014  del Banco Mundial, dado a conocer el martes pasado, significa que las naciones en desarrollo ya no son el impulsor principal de la economía mundial. Si bien es posible que hayan terminado los días de auge de mediados de la década de 2000, el crecimiento en el mundo emergente se mantiene muy por encima de los promedios históricos.
 
Los países de ingreso alto siguen enfrentando importantes desafíos, pero el panorama ha mejorado. Varias economías avanzadas aún tienen grandes déficits, pero algunas de ellas han adoptado estrategias a largo plazo para poder controlarlos sin impedir el crecimiento.

También hay un optimismo cauteloso en torno a la zona del euro, donde el crecimiento se recuperó a mediados de 2013, y probablemente se expanda un 1,1 % en 2014 tras dos años de recesión. Teniendo en cuenta las dificultades de Europa en los últimos seis años, incluso un crecimiento modesto transmite un mensaje de esperanza. En Estados Unidos, a pesar de un informe decepcionante sobre el empleo en diciembre, la gran mayoría de los datos económicos parecen sólidos, y esperamos que el crecimiento aumente de 1,8 % en 2013 a 2,8 % este año.

¿Cómo podemos reducir la desigualdad de los ingresos altos?

Augusto Lopez-Claros's picture

Hay muchas maneras de pensar en la desigualdad de ingresos. Uno puede, por ejemplo, considerarla dentro de los límites de un determinado país y preguntar cómo se distribuye el ingreso hoy entre los 198 millones de ciudadanos de Brasil. También es posible mirar el ingreso promedio per cápita de todos los países del mundo (o de una región del mundo) y preguntar: ¿cuán desiguales son las diferencias de ingresos entre los países en un momento determinado en el tiempo? Podemos pensar en esto como desigualdad internacional. Uno también se puede abstraer de los límites nacionales y de los conceptos de ciudadanía, ver el mundo como una familia humana, y preguntar: ¿cómo se distribuye la renta entre sus 7000 millones de personas? A esto se lo puede llamar la desigualdad global de los ingresos.

Medios sociales en el Banco Mundial: ¿Qué puedo comprar con #1dolar?

Liana Pistell's picture

Imagine que solo tiene US$1 en su bolsillo. ¿En qué lo gastaría? ¿En comida? ¿Electricidad? ¿Combustible? ¿Alojamiento? Más de 1.000 millones de personas viven en la extrema pobreza, con menos de US$1,25 diarios. (i) El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, ha llamado a esto “la cuestión moral definitoria de nuestro tiempo” y ha desafiado a los líderes mundiales a comprometerse a acabar con la extrema pobreza a más tardar en 2030. 

Si está de acuerdo en que podemos terminar con la pobreza en 2030, únase a otros para decirles a los líderes mundiales que acabar con la extrema pobreza es un objetivo compartido por todos, en todas partes. 

Cómo puede unirse a la lucha para poner fin a la pobreza:

Intensificar la economía del conocimiento en el mundo árabe

Anuja Utz's picture

Este blog fue escrito por Anuja Utz (i) y Mahmood Aldah, un interno que trabaja en el Programa de Economía del Conocimiento del Centro para la Integración en el Mediterráneo (i) (CMI).

La actual mano de obra de habla árabe tiene enormes desafíos por delante. Se deberán crear 40 millones de puestos de trabajo en el próximo decenio en esta región, donde existe el mayor índice de desempleo juvenil, sin mencionar que muchos países todavía atraviesan un periodo de transición política. La pregunta fundamental acerca de la creación de empleo es hacia dónde deben dirigirse estos países y cómo pueden llegar allí.

El avance hacia una economía del conocimiento y basada en la innovación es una idea que ya está madura. Los vínculos entre conocimiento e innovación (y, por extensión, productividad) son indiscutibles. Y de la misma manera que la productividad es un elemento fundamental de una economía, la educación puede considerarse como un pilar esencial de la economía del conocimiento.

A pesar del claro compromiso de la región con la enseñanza, los resultados en términos de años promedio de escolaridad han sido moderados en Oriente Medio y Norte de África (MENA). Y si bien los índices de matrícula secundaria y terciaria se han duplicado en esta región desde 1990, siguen siendo menos de un tercio de la tasa de matrícula universitaria en Estados Unidos y Europa occidental.

Otra preocupación es qué estudian estos alumnos. En más de la mitad de los países de la región, aproximadamente dos tercios de los estudiantes secundarios cursan ciencias sociales o humanidades. En un mundo donde la innovación tecnológica juega un papel crucial, la abrumadora atención hacia las ciencias sociales o las humanidades plantea la cuestión de si los jóvenes de la región pueden seguir siendo competitivos. Para afrontar el desafío de la competencia mundial y los rápidos cambios tecnológicos, los estudiantes deben dominar una variedad de las denominadas competencias personales —resolución de problemas, comunicación, trabajo en equipo, así como dominio de tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) e idiomas extranjeros— que son esenciales para la posibilidad de obtener un empleo y tener mayores niveles de productividad.