Syndicate content

gobierno

¿Habrá menos corrupción si los funcionarios públicos divulgan totalmente su información financiera?

Los sistemas de divulgación de información financiera están ganando cada vez más atención. ¿Pueden estos sistemas ayudar de manera creíble a evitar la corrupción en los organismos públicos? ¿Pueden desempeñar un papel útil en la detección de funcionarios que incurren en comportamientos corruptos? ¿Podrían incluso ayudar en la compleja tarea mundial de perseguir e investigar flujos ilícitos?La fórmula anti-corrupción, Foto: Perry French, Flickr, Creative Commons 

Una nueva publicación de la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados (StAR) con datos de la Iniciativa de Mecanismos de Rendición de Cuentas Públicas (i) del Banco Mundial proporciona un enfoque práctico para enfrentar los desafíos y los requisitos de un efectivo manejo de la divulgación. 

El mensaje general del estudio es que la divulgación eficaz es un acto que hay que poner sobre un balanza, es decir: Sí, un sistema de divulgación puede contribuir significativamente a la prevención de la corrupción y al cumplimiento de la ley. Pero no lo puede hacer si se espera que aborde y aplique sanciones para todas las formas de soborno y de corrupción en la administración pública.

Miedo a la detección

Frente a ello, requerir que los funcionarios entreguen una declaración firmada de su renta, activos e intereses empresariales es una manera intuitivamente simple de asegurarse de que lo piensen dos veces antes de intentar beneficiarse de manera ilícita de sus deberes públicos, o de permitir que los intereses privados influyan, parezcan influir, o que entren en conflicto con sus responsabilidades oficiales.

El miedo de la detección es la fuerza motivadora; un recordatorio de las obligaciones éticas y una ayuda, un estímulo, para el cumplimiento de ellas. En la práctica, sin embargo, esta idea aparentemente simple y sencilla es muy difícil de llevar a la práctica.