Syndicate content

gobierno

Mujeres, ciudades y oportunidades: abogar por la protección de los derechos sobre la tierra

Klaus Deininger's picture
También disponible en: English العربية


La tierra y la propiedad se encuentran en el centro de muchos de los problemas de desarrollo más acuciantes en la actualidad. Consideremos por ejemplo que, como máximo, el 10 % de las tierras en las zonas rurales de África se ha registrado de manera fidedigna. En la Conferencia Anual 2017 del Banco Mundial sobre Tierra y Pobreza (i) que se lleva a cabo esta semana, nos enteraremos de cómo este gran vacío en la documentación de las tierras dificulta el acceso a las oportunidades y los servicios fundamentales para millones de personas pobres del mundo, contribuye a la desigualdad de género y socava la sostenibilidad ambiental.

Promover la participación de los ciudadanos para lograr mejores resultados de desarrollo

Sheila Jagannathan's picture
Esta página en: Français | 中文 | Русский

El Campus Abierto para el Aprendizaje (OLC) (i) del Grupo Banco Mundial ofrecerá por tercera vez, entre el 15 de marzo y el 26 de abril, el curso titulado Citizen Engagement: A Game Changer for Development? (Participación ciudadana: ¿un factor de cambio para el desarrollo?). (i) Este curso en línea masivo y abierto estará disponible a través de la plataforma edX, y durante las sesiones expertos de todo el mundo analizarán de forma crítica cómo se puede aprovechar más eficientemente la participación ciudadana para obtener resultados en materia de desarrollo.

Burocracia electrónica: ¿pueden las tecnologías digitales impulsar la reforma de la administración pública?

Zahid Hasnain's picture
Esta página en: 中文
También disponible en: English
 
Arne Hoel/Banco Mundial.
 

“Al poner en práctica un sistema automatizado de gestión de los clientes, nos pusimos una soga al cuello. ¡Ahora tenemos que rendir cuentas!”.

Esta es la reflexión de un encargado de la empresa de suministro de agua y alcantarillado de Nairobi y grafica brevemente el impacto de MajiVoice, un sistema digital de registro de los reclamos de los clientes. Mediante este sistema los supervisores asignan los problemas a un trabajador determinado, se realiza el seguimiento de las soluciones y se informa a los clientes vía mensajes de texto. Como resultado, las tasas de solución de los reclamos se han duplicado, y el tiempo necesario para resolverlos ha disminuido en un 90 %.

¿Habrá menos corrupción si los funcionarios públicos divulgan totalmente su información financiera?

Los sistemas de divulgación de información financiera están ganando cada vez más atención. ¿Pueden estos sistemas ayudar de manera creíble a evitar la corrupción en los organismos públicos? ¿Pueden desempeñar un papel útil en la detección de funcionarios que incurren en comportamientos corruptos? ¿Podrían incluso ayudar en la compleja tarea mundial de perseguir e investigar flujos ilícitos?La fórmula anti-corrupción, Foto: Perry French, Flickr, Creative Commons 

Una nueva publicación de la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados (StAR) con datos de la Iniciativa de Mecanismos de Rendición de Cuentas Públicas (i) del Banco Mundial proporciona un enfoque práctico para enfrentar los desafíos y los requisitos de un efectivo manejo de la divulgación. 

El mensaje general del estudio es que la divulgación eficaz es un acto que hay que poner sobre un balanza, es decir: Sí, un sistema de divulgación puede contribuir significativamente a la prevención de la corrupción y al cumplimiento de la ley. Pero no lo puede hacer si se espera que aborde y aplique sanciones para todas las formas de soborno y de corrupción en la administración pública.

Miedo a la detección

Frente a ello, requerir que los funcionarios entreguen una declaración firmada de su renta, activos e intereses empresariales es una manera intuitivamente simple de asegurarse de que lo piensen dos veces antes de intentar beneficiarse de manera ilícita de sus deberes públicos, o de permitir que los intereses privados influyan, parezcan influir, o que entren en conflicto con sus responsabilidades oficiales.

El miedo de la detección es la fuerza motivadora; un recordatorio de las obligaciones éticas y una ayuda, un estímulo, para el cumplimiento de ellas. En la práctica, sin embargo, esta idea aparentemente simple y sencilla es muy difícil de llevar a la práctica.