Syndicate content

hambruna

Superar la brecha entre las acciones humanitarias y de desarrollo en la respuesta para la hambruna

Franck Bousquet's picture
 UNICEF
Un grupo de personas espera para conseguir agua en un pozo proporcionado por UNICEF en el campamento Muna Dalti para desplazados internos, ubicado en Maiduguri en el estado de Borno (Nigeria), el jueves 2 de marzo de 2017.
Crédito: UNICEF.

La semana pasada representé al Grupo Banco Mundial en una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) (i) sobre la respuesta a la hambruna en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. En estos cuatro países, más de 20 millones de personas padecerán hambre o estarán en peligro de ser afectadas por este problema en los próximos seis meses, y se necesitan medidas urgentes para evitar que la situación se agrave aún más.
 
El Consejo de Seguridad podría parecer un lugar poco usual para que esté presente una institución de desarrollo como el Banco Mundial, especialmente cuando se aborda una crisis humanitaria como la hambruna.

Huir de la hambruna: Visión desde el interior de un campo de refugiados

Johannes Zutt's picture

Refugiados en un campo en Kenya © Naciones Unidas

Hace poco tiempo visité Dadaab, la tercera ciudad más grande y de más rápido crecimiento de Kenya, cuya población aumentó de 250.000 habitantes hace unos años a más de 400.000 en la actualidad.

Dadaab no es una ciudad común del país. La mayoría de sus residentes no son kenianos sino somalíes que viven en un conjunto de campos de refugiados que pueblan la pequeña ciudad de Kenya que existía hace 20 años. 

Los primeros residentes de los campos buscaron refugio de las luchas que convirtieron a Somalia en un Estado fallido. Los más de 1.000 refugiados que llegan ahora todos los días buscan protegerse del cambio climático, la peor sequía de la región en 60 años y la hambruna que esta provoca.