Syndicate content

inclusión

Música de Mozart cautiva al Banco Mundial y al FMI

Patrick Kabanda's picture
Esta página en: العربية | Français

Algo curioso ocurrió hace poco en las sedes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ciudad de Washington. Nada menos que la música de Mozart se apoderó de las dos instituciones. El compositor austríaco del siglo XVIII emergió con su Gran Misa en do menor, K. 427, envolviendo los modernos pasillos de acero y cristal del Banco y del FMI. El resultado fue un sonido majestuoso y glorioso, en el nombre del desarrollo.
 
Este ambicioso proyecto, que involucró al Coro del Banco Mundial y del FMI, (i) una orquesta y dos solistas, te podría hacer pensar qué están haciendo los “banqueros mundiales” con ese tipo de música. ¿Por qué será? Clay Wescott, el presidente del coro, al introducir las presentaciones dio la siguiente respuesta: “Apreciar la cultura en todas sus diversas formas es central para conseguir los objetivos del Banco de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una generación e impulsar la prosperidad compartida”, dijo.

Género y comercio

Otaviano Canuto's picture

Mujeres en África © El Banco MundialLa desigualdad de género  y la discriminación pueden afectar muchas áreas de la vida, desde el acceso de las mujeres a los servicios básicos de salud hasta sus perspectivas de educación y de ingresos futuros.

En consecuencia, con el fin de superar estas diferencias, los profesionales que se dedican al tema del desarrollo han comenzado a recopilar datos desglosados por sexo y a abordar elementos de género en el diseño e implementación de programas de ayuda.

Mediante “proyectos que incorporan el tema de género", las instituciones de desarrollo, como el Banco Mundial, pueden superar mejor la discriminación, evitar el agravamiento de las desigualdades existentes y potenciar el capital humano para el futuro.