Syndicate content

Inclusión financiera

La importancia de la tecnología financiera, el uso de las cuentas y la innovación para lograr la inclusión financiera

H.M. Queen Máxima's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
Soahanginirina Razafindrahanta, a teller at a Baobab bank outlet counting out money for a customer in Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/International Finance Corporation
©  Nyani Quarmyne/IFC

Durante casi una década, la comunidad internacional y los Gobiernos nacionales han llevado a cabo esfuerzos conjuntos para aumentar la inclusión financiera, creando un sistema financiero que funcione para todos y abra las puertas a una mayor estabilidad y un progreso equitativo.
 
Este ha sido un desafío difícil. En 2013, cuando nos comprometimos a promover el acceso a los servicios financieros, sostuvimos que tener una meta real con un plazo definido nos permitiría mantener nuestra atención y nos daría un punto de referencia con el que medir los avances.

La brecha de género en la inclusión financiera se mantendrá: tres medidas para reducirla

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Marie Hortense Raharimalala visita un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. Utiliza la huella digital biométrica para su identificación. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional
Marie Hortense Raharimalala usa un sensor de huellas digitales para identificarse durante una visita
a un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional.

Abrí mi primera cuenta bancaria en 1987 cuando empecé a estudiar en la London School of Economics. Este paso aparentemente pequeño significó que pude administrar mis propias finanzas, gastar mi propio dinero y tomar mis propias decisiones financieras. Me dio libertad para decidir por mí misma.

En todo el mundo, 980 millones de mujeres aún no tienen esa libertad financiera. Y, de manera preocupante, la situación pareciera que no mejora. Nuestra base de datos Global Findex (i) muestra que, si bien cada vez más mujeres abren cuentas bancarias en el mundo, todavía existe una brecha de género de 7 puntos porcentuales que no ha variado desde 2011.

Un llamado a Turquía a cerrar la brecha financiera por razón de género

Asli Demirgüç-Kunt's picture


La inclusión financiera está aumentando en el mundo. La tercera edición de la base de datos Global Findex (i) dada a conocer la semana pasada indica que 1200 millones de adultos han abierto una cuenta financiera desde 2011, y 515 millones han hecho lo propio desde 2014. A nivel mundial, la proporción de adultos que tienen una cuenta con una institución financiera o a través de un servicio de dinero móvil aumentó de 62 % a 69 %.

¿Por qué esto nos importa? Porque tener una cuenta financiera es un paso crucial para escapar de la pobreza. Esto facilita la manera en que se destinan los recursos a salud y educación, o se inicia o desarrolla un negocio. Esto puede ayudar a una familia a sobrellevar un problema financiero. Y la investigación señala que ser titular de una cuenta puede contribuir a la reducción de la pobreza y al empoderamiento económico de las mujeres en el hogar.

Sin embargo, las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de ser titulares de una cuenta financiera. La brecha de género en las economías en desarrollo se ha mantenido inalterable en 9 puntos porcentuales desde que empezamos, por primera vez, a recopilar estos datos en 2011.
 

Por qué las empresas propiedad de mujeres podrían poner fin a la pobreza (y los números lo corroboran)

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: Français


En la República Democrática del Congo, Kany Mafuta tiene una pequeña empresa que produce harina de yuca. La demanda de su producto está en auge, pero no tiene los recursos para comprar nuevos equipos y ampliar la producción. Kany obtuvo un pequeño préstamo de un programa financiado por el Grupo Banco Mundial, y cuando buscó otras fuentes de capital, los bancos locales solo podían ofrecerle créditos con altas tasas de interés. Con capital adicional, Kany podría llegar a nuevos clientes, ayudar a cubrir una demanda insatisfecha de raíz de yuca y crear empleos que tanto se necesitan en un país con una tasa de desempleo extraordinariamente alta.

La historia de Kany repercute desde San Francisco a Shanghai y Senegal. Independientemente de que estén en la República Democrática del Congo produciendo harina de yuca o en Dakota del Norte produciendo harina de trigo, las emprendedoras enfrentan muchos obstáculos similares.

En el mundo, los emprendimientos propiedad de mujeres representan un poco más del 30 % de las empresas formales registradas. Necesitamos aumentar de manera considerable ese número, dado que las empresas de las mujeres crean empleos, y en última instancia nos ayudan a alcanzar mucho más rápido nuestro objetivo de poner fin a la pobreza extrema.

Las mujeres y las finanzas, una vía para fomentar nuevas fuentes de crecimiento económico

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Dominic Chavez/ International Finance Corporation
© Dominic Chavez/ International Finance Corporation



Fortalecer el papel de las mujeres en el sector de las finanzas es una de las claves para impulsar el crecimiento económico, y esto tiene validez, por ejemplo, desde el acceso a servicios financieros básicos a la participación en los directorios de las empresas.

En todos los países, tanto las mujeres como los hombres necesitan acceso a servicios financieros para invertir en sus familias y negocios. Pero hoy en el mundo, el 42 % de las mujeres —alrededor de 1100 millones— está fuera del sistema financiero formal, y no tiene una cuenta bancaria u otras herramientas básicas para administrar su dinero.

Inclusión financiera digital: qué medidas dan resultado y cuáles son los próximos pasos

Kristalina Georgieva's picture


Más de 1000 millones de mujeres en el mundo no tienen acceso a servicios financieros. Poseer una cuenta de transacciones es un primer paso para lograr la libertad financiera y para que las mujeres se hagan cargo de sus propias vidas.

Las mujeres representan un recurso poco utilizado en el ámbito del desarrollo. La falta de acceso impide a las mujeres tener igualdad de oportunidades en la sociedad. La inclusión financiera puede fomentar un enorme potencial en materia de desarrollo económico.

Ocho enfoques clave para acelerar la inclusión financiera

Douglas Randall's picture


¿Cuáles son las maneras más promisorias de mejorar el acceso y el uso de productos financieros adecuados entre las comunidades desatendidas? Esta es una pregunta crucial a la cual nos enfrentamos a diario quienes nos dedicamos al tema de la inclusión financiera en el Banco Mundial. Una de nuestras tareas más importantes es monitorear las diversas experiencias y lecciones provenientes de todo el mundo e incorporarlas en nuestra labor, prestando asesoría a las autoridades normativas y reguladoras. Creemos que sería útil compartir nuestras ideas al respecto, las que hemos condensado en una lista de ocho enfoques principales para acelerar la inclusión financiera. Este listado se creó desde la perspectiva de un responsable de formular políticas, y en él se toma en consideración el hecho que las autoridades normativas desempeñan una función multifacética en el ámbito de la inclusión financiera, equilibrando el fomento, la protección y la estabilidad.

En primer lugar, necesitamos hacer dos advertencias. Esta es una lista subjetiva, preparada a partir de nuestras experiencias. Esperamos que algunas personas no estén de acuerdo con algunas de nuestras opciones y eso nos parece bien, porque de hecho el debate es bienvenido.

Las tecnofinanzas correctamente reguladas aumentan la inclusión y combaten los delitos cibernéticos

Joaquim Levy's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文

Luceildes Fernandes Maciel is a beneficiary of the Bolsa Família program in Brazil. © Sergio Amaral/Ministério do Desenvolvimento Social e Agrário

Las tecnofinanzas—o FinTech en inglés— están cambiando el sector financiero (i) en todo el mundo. También están facilitando que los servicios financieros lleguen a las familias de bajos ingresos que no han tenido los recursos para poder pagarlos o tener acceso a ellos. Las posibilidades y el impacto son muy amplios, como lo es el potencial de mejorar las condiciones de vida en los países en desarrollo.

Las finanzas comienzan a funcionar de modo diferente; hay nuevas maneras de recopilar, procesar y usar la información, que es la moneda principal del sector financiero. Un conjunto totalmente nuevo de actores empieza a operar en este sector. Por consiguiente, todas las áreas financieras —incluidos los sistemas de pago y la infraestructura, el crédito para los consumidores y las pymes, y los seguros— están cambiando.

Empleos, la vía más rápida para salir de la pobreza

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
A worker at the E-Power plant in Port-au-Prince, Haiti. © Dominic Chavez/World Bank

Los buenos empleos son la vía más eficaz para salir de la pobreza. Investigaciones señalan (i) que el aumento de los salarios representa del 30 % al 50 % de la caída en los niveles de pobreza (i) durante la última década. Pero, en la actualidad, más de 200 millones de personas en el mundo están desempleadas y buscan trabajo, y muchas de ellas son mujeres y jóvenes. Una impresionante cantidad de 2000 millones de adultos, en su mayoría mujeres, permanecen fuera de la fuerza laboral en general. Además, demasiadas personas trabajan en empleos mal renumerados y poco calificados, y que aportan poco al crecimiento económico. Por lo tanto, para poner fin a la pobreza y promover la prosperidad compartida, necesitaremos no solo más puestos de trabajo, sino también mejores empleos a los cuales puedan acceder trabajadores de todos los estratos de la sociedad.
 
¿Por dónde empezar? El crecimiento liderado por el sector privado y basado en la productividad es la piedra angular de la creación de empleos (i) en todos los países, pero es especialmente difícil lograrlo en los países más pobres del mundo. (i) Tres factores son esenciales para que el sector privado cree empleos más productivos para los pobres.

Poner fin a la pobreza significa cerrar las brechas que existen entre las mujeres y los hombres

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer cocina para su familia en un pueblo del Níger. Foto © Stephan Gladieu / Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

En 2016, el mundo es un lugar mejor para las mujeres y las niñas que hace una década. Pero no para todas, y definitivamente no en todos los lugares: esto es especialmente cierto en los países más frágiles y más pobres (i) del mundo.

Pages

Deje su comentario y únase a la conversación