Syndicate content

paz

Foro sobre Fragilidad 2018: gestión de los riesgos para la paz y la estabilidad

Franck Bousquet's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Caroline Gluck/Oxfam


En menos de dos semanas, alrededor de 1000 personas se reunirán en la ciudad de Washington para participar en el Foro sobre Fragilidad 2018. Autoridades responsables de las políticas de países desarrollados y en desarrollo, profesionales de organismos humanitarios, instituciones de desarrollo y del ámbito de la paz y la seguridad, académicos y representantes del sector privado se congregarán con el objetivo de incrementar nuestro impacto colectivo en los países afectados por la fragilidad, los conflictos y la violencia.

Este año, el tema del foro es la gestión de los riesgos para la paz y la estabilidad, que refleja un cambio estratégico en la manera en que la comunidad internacional aborda el tema de la fragilidad, los conflictos y la violencia, entre otras formas, poniendo en primer lugar a la prevención. Este nuevo planteamiento se presenta en un estudio conjunto del Banco Mundial y las Naciones Unidas titulado Pathways for Peace: Inclusive Approaches to Preventing Violent Conflict (Opciones de paz: Planteamientos inclusivos para prevenir los conflictos violentos), que se publicará próximamente. En dicho estudio se señala que el mundo debe reenfocar la atención en la prevención de la violencia como un medio para lograr la paz. Según sus autores, la clave está en identificar tempranamente los riesgos y trabajar en estrecha colaboración con los Gobiernos a fin de mejorar la respuesta ante tales riesgos y reforzar la inclusión..

Los jóvenes y la consolidación de la paz: una “función de teatro” a la vez

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 

Según Aristóteles “los buenos hábitos adquiridos en la juventud marcan la diferencia”, y ¡qué gran diferencia está haciendo un grupo de jóvenes libaneses (hombres y mujeres) que abogan por la paz!

Sus edades fluctúan entre los 16 años y los 25 años. Son pobres y están desempleados. En el pasado lucharon, literalmente, unos contra otros en Trípoli, una ciudad libanesa dividida por grupos sectarios. Los suníes del barrio de Bab al-Tabbaneh y los alauíes del barrio de Jabal Mohsen se enfrentaron en reiteradas ocasiones.

Pero a comienzos de 2015, el Gobierno declaró un cese al fuego que puso fin a las series interminables de feroces enfrentamientos y restauró la calma en la ciudad.

En ese momento fue cuando representantes de una organización sin fines de lucro libanesa, que promueve la paz mediante el arte, fueron hasta Trípoli para realizar un tipo diferente de “reclutamiento”: uno en favor de la paz. March (i) congregó a los jóvenes para que fueran parte de ¡una obra de teatro!

El grupo organizó audiciones en las que pudieron participar más de 100 jóvenes de los dos barrios, y 16 de ellos fueron seleccionados: ocho de cada “bando”. La idea era simple: escribir y producir una comedia que se basara en sus vidas, y que fuera interpretada por aquellos que quisieran ser actores y presentada en todo Líbano. El proyecto los juntó e hizo que dejaran de ser actores de la guerra para convertirse en actores de teatro.

Programa de telerrealidad árabe pone a prueba la sensibilidad y la empatía de los participantes

Bassam Sebti's picture



Es el mes del Ramadán y los canales de TV árabes están engalanados con programas que incluyen desde populares telenovelas que se repiten hasta shows de cocina y de concursos, pero hay uno que está en boca de todos.

Al Sadma, o “El choque”, es una versión en árabe del famoso show estadounidense What Would You Do, un programa de telerrealidad de bromas. Pero este no es como muchos otros programas de telerrealidad de mal gusto que aplican el miedo (i) e incluso el terror; (i) se trata de un programa en que se aborda la moralidad y se analiza la sensibilidad de los participantes.

Frágil a frágil: Cómo el grupo g7+ da optimismo a la República Centroafricana

Anne-Lise Klausen's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Escolares en la República Centroafricana.
Crédito: © Pierre Holtz, UNICEF.

En una reunión del grupo de Estados frágiles g7+ (i) que se realizó recientemente en Nairobi, Bienvenu Hervé Kovoungbo recordó el tiempo que pasó en esa ciudad hace dos años.

En ese entonces, los ciudadanos de su país, la República Centroafricana (RCA), se vieron atrapados en una lucha entre diferentes grupos de milicias. Bienvenu, quien es director de Cooperación Multilateral y exdirector de la División de Presupuesto de las Inversiones del Ministerio de Economía, Planificación y Cooperación Internacional, voló a Nairobi para asistir a una reunión del grupo directivo del Diálogo Internacional sobre la Consolidación de la Paz y del Estado. En la ocasión, hizo un llamado a los colegas del g7+ y a los donantes para entregar asistencia. Después de la reunión, él no pudo regresar a la capital (Bangui) durante dos semanas, ya que estuvo retenido en Douala (Camerún), mientras su familia tuvo que huir de su hogar y vivir con miles de otras personas en campamentos improvisados en las afueras de la ciudad.

No cierre sus puertas a los refugiados

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | Français | العربية
El autor en el día de su graduación de la Maestría en Estudios de escritura en la Universidad de Saint Joseph en Filadelfia en 2008. © Jenny Spinner

Caminé entre los cadáveres de las personas alcanzadas por las bombas. Me agaché y me cubrí de las balas que caían alrededor de mis pies, y casi morí estrangulado a manos de un doliente enfurecido. Era uno de los millones de iraquíes que estaban tratando de sobrevivir a una realidad brutal que nunca parecía terminar.

Todavía no puedo olvidar estas imágenes. Todavía recuerdo el olor de los muertos. Tuve que ir al lugar donde yacía la muerte debido a mi trabajo como periodista. Ese trabajo dejó a muchos periodistas muertos a tiros, entre ellos uno de mis antiguos colegas del Washington Post.

Demostración de la solidaridad pragmática a través de los deportes y más allá

Adam Russell Taylor's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
Demonstrating Pragmatic Solidarity through Sports and Beyond
Los organizadores del Partido por la Paz presentan las camisetas de fútbol del papa Francisco. Crédito: Partido por la Paz.

El 1 de septiembre, las principales estrellas de fútbol de muchos credos se reunirán para jugar un decisivo Partido Interreligioso por la Paz (i)  apoyado por Connect4Climate (i) del Grupo del Banco Mundial. 
 
En su máxima expresión, el deporte posee el poder de sacar a relucir lo mejor del espíritu humano, especialmente en los momentos en que los atletas exhiben un notable trabajo en equipo y espíritu deportivo. Al reafirmar aspiraciones comunes, la religión y el deporte comparten la gran capacidad de reunir a las personas más allá de las fronteras de raza, nacionalidad, ingresos y otros aspectos. 

Deje su comentario y únase a la conversación