Syndicate content

precio del carbono

Crecimiento económico y acción climática: Una fórmula para un mundo con bajo nivel de emisiones de carbono

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文

© Shynar Jetpissova/Banco Mundial

La mayoría de las personas ha comprendido que el costo de no actuar para enfrentar el cambio climático es mucho más alto que el costo de hacerlo. El desafío es lograr la voluntad política para adoptar opciones normativas inteligentes.

Un nuevo informe (i) de la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima, (i) de la que soy miembro, muestra que la acción climática ofrece beneficios en materia de desarrollo local y reducciones de las emisiones. De hecho, las decisiones en materia de políticas apropiadas pueden aportar beneficios económicos, sanitarios y climáticos tanto para los países desarrollados como para los países en desarrollo.

Es necesario aumentar ahora las medidas relativas al cambio climático

Rachel Kyte's picture
Esta página en: 中文 | Français

También disponible en: English



En los próximos meses, los Gobiernos de todo el mundo estarán preparando los aportes de sus países a la lucha colectiva contra el cambio climático. Estos planes serán la base de un nuevo acuerdo internacional sobre el clima que se analizará en París en el plazo de un año. Esta aspiración colectiva es hoy más importante que nunca. Todos tenemos la responsabilidad de tomar las decisiones que reducirán los riesgos creados por décadas de emisiones de gases de efecto invernadero y marcar el comienzo de una era de desarrollo económico más limpio, inclusivo y que cree más empleos.

Un gran paso de Estados Unidos y China en favor del planeta y de un nuevo crecimiento económico

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文

El pronóstico para el cambio climático (i) ha cambiado sin lugar a dudas de la noche a la mañana, con ciertas noticias positivas para el planeta y para el crecimiento económico.

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de China, Xi Jinping, demostraron que, en conjunto, están impulsando la lucha mundial contra el cambio climático. Sus países son las dos economías más grandes del mundo y las mayores emisoras de contaminantes atmosféricos.

Los compromisos de ellos son un primer paso absolutamente esencial para mantener el calentamiento del planeta por debajo de los 2 grados centígrados, y evitar las desastrosas consecuencias de un mundo aún más incierto. China se comprometió a no superar una cifra máxima de emisiones para 2030 y a que el 20 % de su energía provenga de fuentes renovables, y Estados Unidos estuvo de acuerdo en reducir sus emisiones un 26 % a un 28 % por debajo de los niveles de 2005 antes de fines de 2025. Lo que es más importante, ambos acordaron aumentar su colaboración conjunta en programas de  investigación y desarrollo relativos a la energía limpia.

Las medidas en relación con el cambio climático no requieren un sacrificio económico

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
New Climate Economy Report

Se necesitan medidas urgentes en relación con el cambio climático, pero no tienen que ser a expensas del crecimiento económico. Este es el mensaje central de la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima (i) de la que tengo el privilegio de ser miembro.

El nuevo informe “New Climate Economy”, (i), publicado por la Comisión, refuerza la idea de que los grandes cambios estructurales y tecnológicos en la economía mundial ahora están haciendo posible lograr ambas cosas: el desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono y un crecimiento económico más sólido.

Las ciudades pueden tomar la iniciativa en el tema del cambio climático para un futuro con mayor capacidad de adaptación

Gregor Robertson's picture
Esta página en: Français | 中文
También diponible en English
 


En todo el mundo, las ciudades están tomando la iniciativa de abordar el desafío del cambio climático. Si bien los funcionarios gubernamentales de alto nivel están paralizados, los líderes urbanos están respondiendo a la necesidad urgente de hacer que nuestras ciudades tengan mayor capacidad de adaptación a medida que los impactos del cambio climático se intensifican.
 
 En Vancouver, estamos persiguiendo tenazmente nuestro objetivo de ser la ciudad más ecológica en el mundo para 2020. Es una meta audaz, pero —al tratar de conseguirla— estamos protegiendo nuestro medio ambiente y haciendo crecer nuestra economía. Las ciudades exitosas del futuro serán aquellas que realicen las inversiones y los cambios necesarios para adaptarse a los efectos del cambio climático. Este representa un grave riesgo para la estabilidad económica y social a nivel mundial, y las ciudades  resilientes resultarán muy atractivas para las personas y el capital.