Participe en los eventos de las Reuniones Anuales del 10 al 15 de octubre. ¡Únase a la conversación! Ver todos los eventos


Syndicate content

revolución tecnológica

Hacia una economía más inclusiva y conectada

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado. La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?
 
Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Un giro tecnológico de 360 grados

Brittany Walters's picture
Esta página en: English | Français | Русский
Para el Banco Mundial, los cambios en el panorama mundial constituyen un desafío en materia de desarrollo de innovaciones y soluciones que sirvan para abordar cuestiones acuciantes en los sectores de salud, educación y protección social. (Foto: Simone D. McCourtie).

La manera en que nos comunicamos, producimos y nos relacionamos con la tecnología evoluciona rápidamente.
 
Seguramente su reacción será: “dígame algo que no sepa”.

Es aquí donde aparece Benedict Evans, (i) un importante gurú tecnológico que trabaja en la empresa de capital de riesgo Andreessen Horowitz (“a16z”) (i) ubicada en Silicon Valley. Evans compartió ideas inspiradoras, y en cierto modo inquietantes, sobre cómo la tecnología modela nuestro mundo y sus efectos en la comunidad mundial que se dedica a la tarea del desarrollo. El experto ofreció recientemente una charla en el Banco Mundial titulada “Mobile is eating the world”, (i) y estas son algunas de las conclusiones principales:

(R)evoluciones de los medios de comunicación: Impresionante expansión del acceso a Internet y los teléfonos móviles no es suficiente para que las mujeres estén en línea

Roxanne Bauer's picture

También disponible en: English

Últimas novedades y curiosidades sobre los cambios en el panorama mundial de los medios de comunicación: People, Spaces, Deliberation (i) presenta tendencias y acontecimientos que ilustran que la realidad de los medios en el futuro será muy diferente que la situación actual, y que tendrá escasa similitud con la realidad del pasado.

La expansión mundial y la casi omnipresencia de Internet se dan por sentadas en muchos lugares en los países de ingreso alto y de ingreso mediano. La cantidad de usuarios de este servicio se ha triplicado con creces en la década pasada, aumentando de 1000 millones en 2005 a una cifra estimada de 3200 millones a fines de 2015. Los teléfonos móviles son la manera más popular mediante la cual las personas acceden a Internet, y el uso de estos aparatos se ha extendido por igual en los países desarrollados y en desarrollo.

Sin embargo, este no es el caso de todos. Alrededor de 2000 personas no poseen un teléfono móvil, y aproximadamente el 60 % de la población en el mundo no tiene acceso a Internet. El reciente Informe sobre el desarrollo mundial 2016 (WDR) del Banco Mundial, titulado “Dividendos digitales”, (PDF) hace notar que “para que las tecnologías digitales beneficien a todos y en todo lugar es preciso eliminar la brecha digital que aún existe, especialmente en lo que respecta al acceso a Internet”.

Deje su comentario y únase a la conversación