Syndicate content

salud reproductiva

Se necesita todo un pueblo: Respaldo de pares a lactancia materna ayuda a asegurar un comienzo saludable

Leslie Elder's picture

Una madre lleva a su bebe a un centro de salud, Sudán del sur
Nick Kristof, columnista del New York Times, escribió en un reciente artículo titulado A Free Miracle Food! (i) (¡Un alimento milagroso gratuito!): “...si queremos salvar cientos de miles de vidas, tal vez un paso adelante es ofrecer un mayor respaldo a las madres de países pobres que intentan amamantar a sus bebés. Dar pecho a un bebé puede parecer algo instintivo, pero en muchos casos sale mal. En algunas partes del mundo, el problema ha sido el agresivo marketing de los fabricantes de leche de fórmula, pero la principal preocupación en los países más pobres es que las madres empiezan la lactancia uno o dos días después del nacimiento y luego dan agua o alimentos a los bebés en los primeros seis meses”.

“Las mujeres dan vida”: Inversión en salud reproductiva

Jeni Klugman's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Las mujeres dan vida. La inversión en salud reproductivaEsta semana tuve el gusto de asistir a la conferencia “Las mujeres dan vida” (Women Deliver 2013) (i) en Kuala Lumpur, Malasia, el mayor encuentro mundial de la década que se centra en la salud y el bienestar de las mujeres y las niñas. El evento reunió a varios miles de personas de 140 países —entre ellos, muchos ministros y parlamentarios— con el fin de generar el impulso y el compromiso político con los derechos de las mujeres y las niñas y la salud reproductiva.

Escuchamos las voces de mujeres ricas y poderosas —como Melinda Gates y Chelsea Clinton— así como las voces que se ignoran con demasiada frecuencia, entre ellas las de las jóvenes, las minorías sexuales, las viudas, las mujeres con discapacidad y las que viven con VIH y sida. Me sentí realmente inspirada por la pasión de todos los participantes —de los cuales, por cierto, el 40% eran varones, una proporción bastante alta para eventos  relacionados con el tema del  género— y me hicieron recordar que el parto seguro y saludable de mis propios hijos es una experiencia que está muy lejos de la realidad de muchos millones de mujeres en todo el mundo.