Syndicate content

Seguridad alimentaria

“Sin alimentos no habrá paz”

José Cuesta's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Pérdida y desperdicio global de alimentos por región  a. Porcentaje de pérdida total

Se ha hablado mucho sobre los disturbios por la falta de alimentos ocurridos en 2007 luego de las alzas en los precios mundiales de los alimentos. El interés generado por estos hechos está completamente justificado dado que hubo  muertos y lesionados. Además, es muy probable que en el futuro cercano ocurran más sucesos de esta naturaleza, si los precios de los alimentos siguen siendo tan elevados e inestables en el mundo. No se puede esperar que estos desórdenes dejen de pasar cuando se vive en un entorno en que las condiciones meteorológicas son cada vez más impredecibles, en que los Gobiernos para enfrentar las dificultades y presiones  toman fácilmente medidas de políticas comerciales inducidas por el pánico y en que continúan sucediendo desastres humanitarios relacionados con los alimentos.

En la actualidad, las crisis causadas por los precios de los alimentos han provocado una y otra vez una gran inestabilidad sociopolítica de carácter espontáneo, por lo general en las ciudades. Sin embargo, no todos los episodios violentos han surgido repentinamente y se sabe, por ejemplo, que la creciente competencia a largo plazo por la tierra y el agua también genera conflictos. Cuando se suman la pobreza y las disparidades generalizadas, las reivindicaciones básicas y la falta de redes de protección social adecuadas, el resultado es una combinación donde la inseguridad alimentaria y el conflicto estarán estrechamente relacionados. Ciertamente, la lista de estos tipos de eventos violentos es muy extensa y la última edición de mayo de Alerta sobre precios de los alimentos muestra ejemplos ocurridos en Argentina, Camerún, Pakistán, Somalia, Sudán y Túnez.

Debate BBC: Ayuda de emergencia

Ximena Gutierrez's picture

En estos momentos se está emitiendo al mundo entero el Debate BBC.

El debate de la BBC se grabó aquí, en el mismo edificio donde se encuentra mi oficina, en la sede del Banco Mundial en Washington.

Fue como ver a un “dream team” compuesto por algunas de las personas de mayor influencia en el mundo.

Los planes son… inversiones en las redes de protección y la infraestructura

Ximena Gutierrez's picture

Esta mañana, en adelanto al inicio de las Reuniones de Primavera, el presidente del Banco Mundial Robert B. Zoellick, anunció en conferencia de prensa los planes que tiene la institución para ayudar a los países en desarrollo en sus esfuerzos destinados a contrarrestar los efectos de la crisis.

El Banco Mundial incrementará las inversiones en infraestructura a US$45.000 millones en los próximos tres años para sentar las bases de una recuperación rápida, al tiempo que  incrementará el apoyo al sector de agricultura de US$4.000 millones en 2008 a US$12.000 millones en los próximos dos años para ayudar a garantizar la seguridad alimentaria. En una situación mundial en que para muchos, la crisis de alimentos no ha terminado. En el planeta, casi 1.000 millones de personas sufren de desnutrición.

El anuncio de nuevos recursos se une a otro de la víspera, en que los principales bancos de desarrollo multilateral anunciaron un fondo de US$90.000 millones para ayudar a América Latina y el Caribe en los próximos dos años a enfrentar la crisis económica y generar crecimiento.

“América Latina y el Caribe ha logrado un progreso económico y social sustantivo en los últimos cinco años y debemos asegurarnos que esos logros no se pierdan debido al impacto externo de la crisis mundial. Debemos evitar que ocurra una crisis social y humana”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, Robert B. Zoellick.

Según la oficina del economista en jefe del Banco Mundial América Latina supo administrarse para sacar de la pobreza a 52 millones de personas durante 2002-2007, pero esta tendencia está en peligro de revertirse.

Esta mañana el presidente Zoellick subrayó que el Banco Mundial va a triplicar su apoyo para los programas de redes de protección para evitar que sean los más pobres quienes sufran las consecuencias de errores ajenos.