Syndicate content

sociedad civil

Un libro sobre el papel de la tecnología cívica para el bien común

Tiago Carneiro Peixoto's picture
También disponible en: English
 
Foto: Banco Mundial.

El uso de la tecnología para promover la participación ciudadana ha sido descrito como "la próxima novedad", y se suele asociar con adjetivos como "disruptivo", "transformacional" y "revolucionario". Sin embargo, en contraste con la avalancha de blogs y mensajes a través de Twitter que elogian el papel de la tecnología en el fomento de Gobiernos más inteligentes y más participativos, uno encuentra escasos datos sobre los efectos de la tecnología en las prácticas de participación ciudadana.

Esperamos que el nuevo libro Civic Tech: Assesing Technology for the Public Good (i) contribuya a resolver esta brecha de conocimientos. El texto incluye un estudio y tres evaluaciones de campo sobre iniciativas de tecnología cívica en los países en desarrollo. En el estudio se analizan datos sobre el uso de 23 plataformas digitales diseñadas para aumentar la participación de los ciudadanos y mejorar la prestación de servicios. Los autores, que se centraron en 23 estudios empíricos de iniciativas en los países del Sur Global, destacan tanto el grado de adopción de los ciudadanos como el grado de respuesta de los proveedores de servicios públicos a las expresiones de la ciudadanía.

Los que faltan por contar: 1100 millones de habitantes no tienen documento de identidad

Vyjayanti T Desai's picture
También disponible en: English | العربية
Foto: Daniel Silva Yoshisato.

Se calcula que 1100 millones de personas en todo el mundo no pueden demostrar oficialmente su identidad, de acuerdo a datos actualizados correspondientes a 2017 de la iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD) del Banco Mundial. (i)

La identificación es importante

¿Cómo probamos quiénes somos cuando interactuamos con otras personas y con las instituciones? Imagine que necesita abrir su primera cuenta bancaria, demostrar su elegibilidad para obtener seguro de salud, o inscribirse en la universidad y no tiene un documento de identidad; su calidad de vida y su acceso a oportunidades se verían seriamente limitados. Un carné de identidad oficial es un elemento clave y crucial, no solo para ejercer una amplia gama de derechos, sino también para acceder a servicios de salud, educación, financieros y otras prestaciones esenciales. Según estimaciones más recientes del Grupo Banco Mundial, esto es un problema para unos 1100 millones de personas en todo el mundo. 

Condecorar a los líderes que marcan una diferencia (y aprender de ellos)

Donna Barne's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Winners of Jose Edgardo Campos Collaborative Leadership Awards
 Foto: De izq. a der. aparecen Emeline Siale Ilolahia, Paula Gaviria Betancur, Jan Walliser, el alcalde Nacianceno Mejos Pacalioga, Muhammad Musa y Sofiane Ben Mohammed Sahraoui.


¿Qué clase de líderes pueden unir a las personas en pro del bien común, incluso en medio de opiniones contradictorias o conflictos reales?

Esta pregunta fue el tema central del Foro Mundial sobre Liderazgo 2017 realizado el 6 de marzo y que se concentró en la necesidad cada vez mayor de emplear el “liderazgo colaborativo” en una era en que ha aumentado la polarización social.

Promover la participación de los ciudadanos para lograr mejores resultados de desarrollo

Sheila Jagannathan's picture
Esta página en: Français | 中文 | Русский

El Campus Abierto para el Aprendizaje (OLC) (i) del Grupo Banco Mundial ofrecerá por tercera vez, entre el 15 de marzo y el 26 de abril, el curso titulado Citizen Engagement: A Game Changer for Development? (Participación ciudadana: ¿un factor de cambio para el desarrollo?). (i) Este curso en línea masivo y abierto estará disponible a través de la plataforma edX, y durante las sesiones expertos de todo el mundo analizarán de forma crítica cómo se puede aprovechar más eficientemente la participación ciudadana para obtener resultados en materia de desarrollo.

Hacer que las voces locales cuenten: Cómo Senegal y Túnez se inspiran mutuamente en la reforma de la gobernanza

Salim Rouhana's picture

Also available in: English

Foto: Mo Ibrahim Foundation / Flickr Creative Commons

Hace seis años se inició una revolución en Túnez, desencadenada por un joven tunecino desempleado de una ciudad secundaria que estaba desesperado por hacer oír su voz (i). Esta revolución reorganizó la agenda de desarrollo del país y desencadenó un proceso de descentralización para dar más voz a los gobiernos locales en la formulación de políticas. Desde entonces, la labor del Grupo Banco Mundial en materia de gobernanza local en Túnez se ha ampliado desde equipar a los municipios con servicios básicos hasta abordar los diversos desafíos de la descentralización: reforma institucional, procesos participativos, transparencia y rendición de cuentas, fortalecimiento de capacidades y evaluación del desempeño.

¿Por qué la mitad del mundo no confía en el Gobierno?

Dani Clark's picture

Governance Gap, World Bank Live.

Según el Barómetro de Confianza 2016 de Edelman, (i) la mitad de la población mundial no confía en el Gobierno. Un debate de alto nivel sobre las deficiencias en la gestión pública, realizado el jueves en el marco de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el FMI, abordó por qué estas deficiencias existen y cómo los Gobiernos puede servir mejor a sus ciudadanos.
 
“La gestión pública es un asunto complicado. Necesitamos analizarlo para comprender mejor estas complejidades”, dijo Kyle Peters, director gerente y oficial principal de Operaciones interino del Grupo Banco Mundial durante el inicio del evento, que fue moderado por Clare Short, presidenta de la Alianza de las Ciudades y exsecretaria de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido. 

Los jóvenes y la consolidación de la paz: una “función de teatro” a la vez

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 

Según Aristóteles “los buenos hábitos adquiridos en la juventud marcan la diferencia”, y ¡qué gran diferencia está haciendo un grupo de jóvenes libaneses (hombres y mujeres) que abogan por la paz!

Sus edades fluctúan entre los 16 años y los 25 años. Son pobres y están desempleados. En el pasado lucharon, literalmente, unos contra otros en Trípoli, una ciudad libanesa dividida por grupos sectarios. Los suníes del barrio de Bab al-Tabbaneh y los alauíes del barrio de Jabal Mohsen se enfrentaron en reiteradas ocasiones.

Pero a comienzos de 2015, el Gobierno declaró un cese al fuego que puso fin a las series interminables de feroces enfrentamientos y restauró la calma en la ciudad.

En ese momento fue cuando representantes de una organización sin fines de lucro libanesa, que promueve la paz mediante el arte, fueron hasta Trípoli para realizar un tipo diferente de “reclutamiento”: uno en favor de la paz. March (i) congregó a los jóvenes para que fueran parte de ¡una obra de teatro!

El grupo organizó audiciones en las que pudieron participar más de 100 jóvenes de los dos barrios, y 16 de ellos fueron seleccionados: ocho de cada “bando”. La idea era simple: escribir y producir una comedia que se basara en sus vidas, y que fuera interpretada por aquellos que quisieran ser actores y presentada en todo Líbano. El proyecto los juntó e hizo que dejaran de ser actores de la guerra para convertirse en actores de teatro.