Syndicate content

Agriculture and Rural Development

¿Está el mundo superando los altos precios de los alimentos?

Donna Barne's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 © Curt Carnemark / World BankSi busca en Google, verá que muchos de los últimos titulares se refieren a los altos precios de los alimentos. A nivel mundial, sin embargo, los precios promedio de los principales productos alimenticios básicos son en realidad 11 % más bajos que hace un año, según la última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial. ¿Significa que el mundo está superando el peligro de los altos precios de los alimentos? El economista José Cuesta arroja luz sobre el tema.

Los precios de los alimentos han estado disminuyendo en todo el mundo desde agosto de 2012. ¿Hemos superado el nivel más grave de la crisis alimentaria?

Es cierto que hemos visto una baja sostenida de los precios, pero aún estamos solo a un 18 % de distancia del máximo histórico de 2012. Los motivos iniciales por los cuales los precios aumentaron –como la creciente demanda de alimentos y las preocupaciones sobre las condiciones meteorológicas– siguen siendo un problema ahora, y probablemente lo serán en el futuro. No creo que hayamos superado el nivel más grave. Los precios parecen ser menos volátiles, y eso es una buena noticia. Pero no significa que los precios no hayan seguido siendo altos; estos todavía son  elevados.

Desperdicio de alimentos: Hacer las cuentas

José Cuesta's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Muchos consideran que las estadísticas son frías y no tienen rostro. Siempre he pensado lo contrario. Hay numerosas cifras en el mundo del desarrollo que son impresionantes y conmovedoras: los millones de personas que viven con menos de US$1,25 al día,  el número de niños que mueren debido a enfermedades evitables o que no pueden asistir regularmente a la escuela, o la cantidad de familias que carecen de acceso a agua potable o electricidad en el supersofisticado mundo tecnológico de hoy, solo por mencionar algunos ejemplos.
 
Sin embargo, nunca he encontrado números más convincentes que aquellos relacionados con los alimentos. En un mundo donde 842 millones de personas pasan hambre todos los días, se producen suficientes alimentos para proporcionar a todos un promedio de 2700 calorías diarias. En este mismo mundo:

Reflexiones sobre la seguridad de los alimentos durante las fiestas de fin de año

Juergen Voegele's picture

Cleaning food in Moldova. Michael Jones/World BankEn el periodo previo a las fiestas, se escribirá mucho sobre cómo los consumidores podemos preparar alimentos de manera segura para garantizar que los amigos y familiares recuerden una maravillosa cena  y no un episodio de intoxicación alimentaria que llevó a un ser querido a la sala de emergencias.
 
Sin embargo, observo a menudo que otras grandes amenazas a la seguridad alimentaria –aquellas que pasan desapercibidas en las granjas,  fábricas, y otros puntos vulnerables de la cadena de suministro de alimentos– no forman parte de la conversación hasta que aparecen productos alimenticios contaminados en las tiendas de comestibles y en los platos de una cena, provocando que se enfermen millones de personas e incluso causando la muerte a algunas de ellas.
 

Por qué estoy más optimista que nunca sobre la conservación de la biodiversidad

Valerie Hickey's picture
Esta página en: English | Français | العربية
La biología de la conservación fue bautizada como una ciencia de problemas interdisciplinarios en 1978 durante una conferencia de la Universidad de California en San Diego. Pero el movimiento conservacionista existía al menos un siglo antes de esta conferencia, cuando se estableció el primer parque nacional en Yellowstone en 1872 y el presidente de Estados Unidos Ulysses S. Grant promulgó la ley respectiva. La disciplina académica y la práctica de la conservación han tenido dos cosas en común durante mucho tiempo: se han apegado con firmeza a su misión original de proteger la naturaleza y sus autores han sido en su mayoría estadounidenses y europeos, y de clase media.
 

Las buenas y las malas noticias sobre la agricultura y el cambio climático

Rachel Kyte's picture
Esta página en: English | العربية | Français
 CGIAR Climate.Regresé hace poco de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima que se realizaron en Varsovia, Polonia, y tengo una buena y una mala noticia.
 
La mala noticia es que los delegados optaron por retrasar una vez más las discusiones sobre la agricultura. Dada la contribución sustancial y bien documentada de esta actividad a las emisiones de gases de efecto invernadero, esta decisión revela las molestias que los negociadores todavía sienten respecto de la ciencia y las prioridades de lo que consideramos “una agricultura climáticamente inteligente”.
 

Tratar de mantenerse a flote mientras aumenta el nivel del mar

Rachel Kyte's picture
Esta página en: Français
Esta página en: English



En las conversaciones de las Naciones Unidas (ONU) sobre el clima en Varsovia, que terminaron con poca energía en la noche del sábado, los negociadores mostraron poco interés en asumir firmes compromisos o prometer medidas ambiciosas sobre el financiamiento para abordar el cambio climático. Sin embargo, lograron de nuevo mantener viva la esperanza de un convenio para 2015.

El resultado final fue un acuerdo marco amplio que describe un sistema de compromisos para reducir las emisiones y un nuevo mecanismo para enfrentar las pérdidas y los daños. Se asumieron nuevos compromisos y pagos para disminuir la deforestación mediante REDD+ (i) y para el Fondo de Adaptación. (i) Sin embargo, la reunión se limitó a evitar la creación de obstáculos en el camino hacia un acuerdo de París en 2015. En una de las pocas contribuciones financieras nuevas, el Reino Unido, Noruega y Estados Unidos se comprometieron a aportan, en conjunto, US$280 millones para la creación de paisajes sostenibles a través del Fondo del Biocarbono, establecido por el Grupo del Banco Mundial.
 
Al mismo tiempo, la 19.a sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se fue haciendo más emotiva. La obertura de esta ronda de drama climático fue protagonizada por el tifón Haiyan, que añadió más elementos, lamentablemente, a las crecientes pruebas de los costos del fracaso en la lucha contra el cambio climático. El lenguaje avanza inexorablemente hacia la adopción de términos como solidaridad y justicia. Pero por el momento, este marco no es suficiente para evitar que retrocedan las promesas de reducción de las emisiones.

¿Qué tienen en común la tala y la pesca ilegales?

Julian Lee's picture
Esta página en: English | Français
Fishing off the coast of Namibia. John Hogg/World BankLa industria de la pesca y la acuicultura supera los US$190 000 millones anuales y se estima que el empleo de 240 millones de personas depende de estas actividades. Es indudable que los océanos generan un gran negocio. Y donde se pueden obtener ganancias, seguramente siempre habrá personas que no respetan las reglas. Como resultado, los cálculos muestran que un 18% (i) de la pesca en el mundo se realiza de manera ilegal.
 
¿Por qué debe importarles esto a las personas que se preocupan por el tema del desarrollo? La pesca ilegal hace peligrar los medios de subsistencia de los pobres que dependen del mar para su sustento. La evasión de los regímenes de impuestos y regalías puede privar a los países en desarrollo de cientos de millones de dólares al año en ingresos, recursos muy necesarios para estas naciones. En algunas regiones, la tasa de esta actividad ilícita es lo suficientemente alta como para poner en peligro la gestión sostenible de un recurso que ya es explotado de modo excesivo.

Cabras y papayas: Un caso de agricultura con un enfoque climáticamente inteligente en Kenya

Rachel Kyte's picture
​​ Johm Obuom, agricultor John Obuom y Poline Achieng’ Omondi están hablando de sus cabras a unos visitantes, entre los que estoy yo. Ellos cuentan  que cruzar a las cabras locales con las cabras Gala permite tener animales más grandes, y que si se cruzan borregos rojos Massai con los borregos locales, se mejora la tolerancia al calor y la resistencia a los parásitos de esos animales. Esto da como resultado que el  ingreso familiar aumente dramáticamente. Las cabras locales cuestan en los mercados una cifra equivalente a US$20; estos ejemplares mejorados pueden valer hasta US$80 o US$90. Las cabras de la granja de Obuom son notablemente robustas y grandes para su edad.
 
Pero ese no es el único beneficio de las técnicas con un enfoque climáticamente inteligente descritas por John. También, la producción de leche se ha triplicado, dejando bastante cantidad para la familia y mucho excedente para vender; las inundaciones y los estanques de agua de lluvia reducen la erosión y proporcionan agua durante todo el año para riego; cosechas de maíz mejoradas han aumentado la productividad y la resistencia a enfermedades, y la rotación de cultivos de árboles de papaya y de otros alimentos maximiza el uso del suelo y permite que las ganancias aumenten más del doble. Un pequeño bosque proporciona ingresos y fertiliza el suelo.

El desafío del Día Mundial de la Alimentación: Dar de comer a más personas con menos recursos

Juergen Voegele's picture
Esta página en: English | Français | 中文 | العربية
Climate-Smart Agriculture

Algo para reflexionar en el Día Mundial de la Alimentación: en la lucha mundial contra el hambre, las personas más pobres del mundo siguen sufriendo las mayores consecuencias.

Las estadísticas son alarmantes. Una de cada ocho personas padece hambre crónica. Más de 1.000 millones de habitantes están subalimentados y un tercio de las muertes de niños se debe a  la subalimentación.

Es momento de acabar con la pobreza

Joachim von Amsberg's picture
Burundi: Ayuda a los más pobres tras 10 años de guerra civil (i)
El fondo del Grupo del Banco Mundial ayuda a los más pobres en Burundi a recuperarse luego de una guerra civil que duró 10 años y dejo unos 300 mil muertos. En un programa, el mundo le cambió a un agricultor, luego de que este recibiera a una vaca que le proveé a el y a su familia, leche, fertilizantes e ingresos adicionales.
Si hubieras visto lo pobre que era antes, verías que las cosas están mejorando.

Cuando escucho historias como la de Jean Bosco Hakizimana, un agricultor de Burundi (i), cuya vida fue transformada por una vaca, me entusiasma el cambio que podemos lograr entre todos. Los ingresos de Jean Bosco están mejorando, sus hijos comen mejor, su esposa tiene alguna ropa bonita, y sus campos de mandioca están dando mejores cosechas, y todo gracias a la leche y el fertilizante que produce esta vaca.

Una historia similar se está desarrollando en más de 2.600 comunidades de todo Burundi, ofreciendo una nueva vida a un pueblo que alguna vez fue diezmado por la guerra civil. Estos programas agrícolas comunitarios patrocinados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los más pobres, demuestran que el desarrollo no tiene por qué ser tan complicado y que el esfuerzo colectivo puede marcar la diferencia.

Pages