Syndicate content

Climate Change

Identificación del ecosistema de los emprendedores ecológicos en Marruecos

Rosa Lin's picture



Un equipo del Grupo Banco Mundial se propuso responder las siguientes preguntas: ¿quiénes son los emprendedores ecológicos en Marruecos y cuál es el entorno empresarial en que se desenvuelven? Los miembros del equipo descubrieron que:
  • Casi la mitad de las empresas de emprendedores ecológicos marroquíes encuestados son empresas autónomas.
  • El 84 % de los emprendedores encuestados utilizó financiamiento propio en las etapas iniciales.
  • El 54 % de los emprendedores señaló que la falta de acceso a la información del mercado es uno de los principales obstáculos para la actividad empresarial en Marruecos.

La desertificación no es nuestro destino

Magda Lovei's picture
También disponible en: English | Français 
Los camellos son una compañía indispensable en el desierto. Crédito de la foto: Andrea Borgarello - Banco Mundial/TerrAfrica.



En África oriental y occidental, alrededor de 300 millones de personas que viven en zonas áridas dependen de actividades naturales basadas en recursos para subsistir. En 2030, este número podría subir a 540 millones. Al mismo tiempo, debido al cambio climático, las zonas áridas podrían aumentar en un 20 % en África.

La degradación de la tierra, el agua y los bosques afectan los límites institucionales y geográficos. Al igual que lo hacen las sequías y las inundaciones recurrentes. Estos desafíos nos obligan a redoblar nuestro compromiso con el uso sostenible de los recursos naturales para colaborar con la adaptación al cambio climático y la mitigación de este, y a mejorar la seguridad alimentaria e hídrica.

Vincular el cambio climático y la salud para lograr mejores resultados de desarrollo

James Close's picture
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China. Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China.
Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.


El cambio climático ya tiene efectos reales y medibles en la salud humana y se cree que esos impactos aumentarán. Los países de ingreso bajo y mediano sufren las peores repercusiones, dado que son más vulnerables a los cambios en el clima y tienen una menor capacidad de adaptación debido a sus deficientes sistemas de salud e infraestructura. La buena noticia es que los efectos acumulativos del cambio climático en la salud se han debatido de manera amplia durante décadas y se comprenden mejor.

¿Una política habitacional que casi se podría pagar sola? La renovación de viviendas puede ser una solución

Luis Triveno's picture
También disponible en: English


La demanda de viviendas decentes, asequibles —y seguras— para las poblaciones urbanas cada vez más numerosas es un problema que preocupa a los Gobiernos con dificultades financieras en todo el mundo en desarrollo. De acuerdo a la empresa de consultoría McKinsey & Company, un tercio de la población urbana del mundo —1600 millones de personas— tendrá dificultades para obtener una vivienda digna antes de 2025.

Sin embargo, los responsables de formular políticas habitacionales han socavado su capacidad de aumentar rápidamente la oferta de buenas viviendas, al aceptar el mito que siempre es mejor construir nuevas viviendas en vez de mejorar las ya existentes.

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)

¿Quién participa en la economía colaborativa en Europa?

Hernan Winkler's picture
Esta página en: Français
Foto: SkyPics Studio/Shutterstock

También disponible en: English

La información sobre la economía colaborativa (Uber, Airbnb y otros ejemplos) es escasa, pero en un último estudio se estima que el crecimiento de los ingresos generados por estas plataformas ha sido enorme. En la Unión Europea (UE), los ingresos totales de la economía colaborativa aumentaron de alrededor de 1000 millones de euros en 2013 a 3600 millones de euros (PDF, en inglés) en 2015. Si bien este cálculo equivale a apenas el 0,2 % del PIB de la UE, las tendencias más recientes indican una expansión rápida y constante.​

Esto es importante, ya que la economía colaborativa tiene el potencial de aumentar la eficiencia y mejorar el bienestar de muchos habitantes en la región.

Esto también puede generar perturbaciones importantes.

Por qué las soluciones para los jóvenes deben provenir de los propios jóvenes

Noreyana Fernando's picture
Esta página en: English | Français
 Nafise Motlaq / World Bank.
Las estadísticas actuales acerca de los jóvenes son alarmantes. Líderes de todo el mundo, que se reunieron en el Banco Mundial, coincidieron en que la juventud debería tener una función en la búsqueda de soluciones para los problemas que los aquejan. (Foto: Nafise Motlaq/Banco Mundial).

El agua y la guerra: la dinámica turbulenta entre el agua y la fragilidad, los conflictos y la violencia

Claudia W. Sadoff's picture
También disponible en: English
Vea la infografía completa aquí. (i)

En los últimos dos años ha llovido muy poco en Somalia. Las consecuencias son trágicas y bien conocidas: pozos secos; ganado muerto; malas cosechas; migración; gran cantidad de personas que necesitan con urgencia asistencia humanitaria. La situación se repite en Yemen, Sudán, Kenya, Etiopía y Nigeria. Sin embargo, la falta de lluvias no es el único problema hídrico que causa estragos. Las inundaciones, las enfermedades transmitidas por el agua y los conflictos transfronterizos por los recursos hídricos pueden causar gran sufrimiento humano y perturbaciones en los sistemas políticos, económicos y ambientales.

Al tiempo que movilizamos rápidamente recursos para enfrentar el hambre, también debemos preguntarnos por qué la crisis hídrica se sigue produciendo. El agua siempre ha sido una fuente de riesgos. Siempre se han producido sequías e inundaciones, y con el cambio climático podemos esperar que estas sean más frecuentes y más graves. Pero las crisis de la magnitud que vemos hoy en los países afectados por la sequía no surgen solo de estos acontecimientos naturales: son producto de nuestro fracaso en la gestión de estos riesgos de larga data. Cuando las instituciones no se preparan, no pronostican o no responden a los riesgos relacionados con el agua, un pozo seco, un brote de cólera o una inundación pueden tener consecuencias mucho mayores en términos humanos, políticos y económicos.

Historias sobre los bosques y los medios de subsistencia en África contadas por personas reales

Magda Lovei's picture
Esta página en: 中文

También disponible en: English

减少森林砍伐和退化所致排放机制(REDD+)非洲项目:调动人们参与可持续森林管理,给社区带去效益


Este es el primer blog de una serie de publicaciones sobre los bosques y los medios de subsistencia.

Los bosques, paisajes y ecosistemas de África contribuyen de diversas maneras al desarrollo, aportando directamente al bienestar y la seguridad alimentaria de los pobres. De acuerdo con el Plan de Acción Forestal del Banco Mundial, (i) el impacto de los bosques en la pobreza es mayor en África, donde los ingresos forestales sacan de la pobreza extrema al 11 % de los hogares rurales. Los bosques también suministran materias primas cruciales necesarias para generar crecimiento económico, proporcionar hábitats a las diversas especies de la flora y fauna, regular el ciclo hidrológico y secuestrar el carbono.
 
Sin embargo, este rico recurso natural está bajo una enorme presión y en peligro debido a la demanda de tierras para cultivos, madera, leña y carbón. Estas demandas, sumadas a una deficiente gestión e inseguridad en la tenencia de la tierra, escasos incentivos y malas prácticas, delitos forestales y corrupción, están agotando los activos forestales naturales de África. El cambio climático es otro desafío fundamental que enfrentan los bosques y las personas que dependen de ellos. Se trata de un círculo vicioso: la degradación de los bosques genera gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, el que exacerba tanto las sequías como las inundaciones y aumenta la presión sobre los frágiles ecosistemas y las comunidades pobres.

El “puente de plástico”: una solución de bajo costo y alto impacto para abordar el riesgo climático

Oliver Whalley's picture

También disponible en: English

Los puentes son eslabones fundamentales en las redes de transporte. Ellos están expuestos a todos los efectos de las inundaciones y los deslizamientos de tierra por el hecho de encontrarse ubicados sobre las vías navegables, y suelen ser la primera obra de infraestructura que resulta dañada durante un desastre. La reparación de los puentes puede tardar semanas o meses. Las interrupciones en la conectividad, además de causar daños cuantiosos a la infraestructura, tienen un efecto mucho más amplio sobre la productividad económica y la capacidad de las personas para acceder a los servicios esenciales. Dado que se espera que muchos lugares sean afectados por lluvias más intensas y frecuentes debido al cambio climático, los puentes estarán en mayor riesgo: las precipitaciones más abundantes aumentarán los caudales de los ríos y los daños a los puentes, en particular aquellos diseñados para soportar tormentas menos intensas.

En cada extremo de los puentes hay una estructura que soporta el peso del tablero. Esta se conoce como contrafuerte (o estribo o muro de contención), y habitualmente es la primera parte del puente que falla. Los escombros pueden bloquear el canal principal y hacer que el agua se deslice por los costados de los puentes, es decir las zonas de menor resistencia, y por consiguiente poner en riesgo los contrafuertes.

En la construcción convencional de puentes se instalan pilotes para cimentar los estribos, y esto es un proceso largo y costoso que implica materiales, habilidades y equipos especializados.

Pero hay otra solución prometedora: los estribos de suelo reforzado con geosintéticos. Esta tecnología agiliza la construcción de los puentes, aumenta la resiliencia de los mismos, permite el uso de materiales disponibles localmente y no requiere el empleo de equipamiento especializado. Con este método, es posible construir puentes en solo cinco días (Von Handorf, 2013) (i) y a un costo entre 30 % y 50 % menor que los métodos de construcción convencionales (Tonkin y Taylor, 2016).

Los muros de contención de suelo reforzado con geosintéticos incluyen mallas geotécnicas, una malla de alta densidad hecha de polietileno (plástico). Las capas de tierra y las geomallas se combinan para crear una base sólida para el tablero del puente. La construcción se puede completar con maquinarias básicas para remover tierra y compactadoras, y se pueden usar diversos materiales de relleno de origen local siguiendo las directrices de especialistas geotécnicos.

Pages