Syndicate content

Energía

Invertir los ingresos de las industrias extractivas en los pobres

Shilpa Banerji's picture

También disponible en English

 


En la medida en que aquellos países que cuentan ahora con abundantes nuevos recursos tratan de resolver cómo administrarlos bien, surgen preguntas acerca de qué maneras los Gobiernos pueden canalizar los ingresos obtenidos a partir de los nuevos recursos hacia inversiones inteligentes, así como también cuáles son las lecciones aprendidas de experiencias anteriores. En el evento previo a las Reuniones Anuales titulado “Hacer que la riqueza de las industrias extractivas beneficie a los pobres”, un grupo de panelistas debatió tales temas.

Reuniones Anuales 2014: Guía de las transmisiones en vivo de los eventos

Donna Barne's picture

¿Cómo puede el crecimiento económico beneficiar a más personas? ¿Qué se necesita para duplicar la proporción de energías renovables en la combinación energética mundial? ¿Tendrá el mundo suficientes alimentos para todos en 2050? Usted puede oír lo que los expertos tienen que decir sobre estos asuntos y otros, hacer preguntas y opinar en más de 20 eventos transmitidos en vivo (i) entre el 7 y el 11 de octubre. Será el momento en que miles de líderes del ámbito del desarrollo se reunirán en la ciudad de Washington con ocasión de las Reuniones Anuales del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Varios eventos serán cubiertos en vivo vía blogs o Twitter en diferentes idiomas. Usted también puede seguir la conversación en Twitter con la etiqueta #wblive y con otras relacionadas con los eventos. Hemos recopilado a continuación una muestra de los eventos y etiquetas. Vea el calendario completo o descargue la aplicación de las Reuniones Anuales para dispositivos Apple y teléfonos inteligentes con sistema Android.

Las medidas en relación con el cambio climático no requieren un sacrificio económico

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
New Climate Economy Report

Se necesitan medidas urgentes en relación con el cambio climático, pero no tienen que ser a expensas del crecimiento económico. Este es el mensaje central de la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima (i) de la que tengo el privilegio de ser miembro.

El nuevo informe “New Climate Economy”, (i), publicado por la Comisión, refuerza la idea de que los grandes cambios estructurales y tecnológicos en la economía mundial ahora están haciendo posible lograr ambas cosas: el desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono y un crecimiento económico más sólido.

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture
Esta página en: Français | العربية | English
También disponible en: English
 

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresarialesla educaciónla agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

Las ciudades pueden tomar la iniciativa en el tema del cambio climático para un futuro con mayor capacidad de adaptación

Gregor Robertson's picture
Esta página en: Français | 中文
También diponible en English
 


En todo el mundo, las ciudades están tomando la iniciativa de abordar el desafío del cambio climático. Si bien los funcionarios gubernamentales de alto nivel están paralizados, los líderes urbanos están respondiendo a la necesidad urgente de hacer que nuestras ciudades tengan mayor capacidad de adaptación a medida que los impactos del cambio climático se intensifican.
 
 En Vancouver, estamos persiguiendo tenazmente nuestro objetivo de ser la ciudad más ecológica en el mundo para 2020. Es una meta audaz, pero —al tratar de conseguirla— estamos protegiendo nuestro medio ambiente y haciendo crecer nuestra economía. Las ciudades exitosas del futuro serán aquellas que realicen las inversiones y los cambios necesarios para adaptarse a los efectos del cambio climático. Este representa un grave riesgo para la estabilidad económica y social a nivel mundial, y las ciudades  resilientes resultarán muy atractivas para las personas y el capital.

El Financiamiento Climático – Lecciones de Vanguardia

Thomas Kerr's picture


El cambio climático presenta riesgos graves y cada vez más palpables en el sistema económico mundial, según una serie de estudios recientes que muestran el impacto que el cambio climático ya está teniendo en los medios de vida y el sector empresarial. Por ejemplo, el clima extremo, que puede ser exacerbada por el cambio climático, ha causado pérdidas económicas de 2,6 mil millones de dólares entre 1980 y 2012.
Hacer frente a estos riesgos constituye un imperativo económico y social. Al mismo tiempo, presenta oportunidades. Las inversiones climáticamente inteligentes, por ejemplo en infraestructuras limpias y eficientes, en la energía limpia, la agricultura resiliente, y los recursos hídricos, ofrecen rentabilidades estables y atractivas para los inversionistas y las comunidades, siempre que las condiciones sean adecuadas.
A finales de agosto estuve en Lima para la Semana del Financiamiento Climático, organizada por el Gobierno peruano, donde encontré muchas razones para ser optimista de que podemos convertir el desafío del cambio climático en una oportunidad económica. Este artículo comparte algunos temas clave que me llevé del evento.

Impulsar la revolución de la energía renovable en África

Makhtar Diop's picture
También disponible en: English | Français | العربية
 

El presidente Obama y su gabinete se reunirán con los presidentes, primeros ministros y líderes empresariales africanos durante la primera Cumbre de Estados Unidos y África, que se realiza en la ciudad de Washington. Uno de los temas más importantes que se debatirá es cómo los Gobiernos y los ciudadanos pueden tener acceso a energía eléctrica asequible en todo ese continente.

Veamos los hechos: 1 de cada 3 africanos (unos 600 millones de personas) y, aproximadamente, 10 millones de pequeñas y medianas empresas no tienen acceso a electricidad. Aquellos hogares y empresas que tienen la suerte de contar con servicio de luz eléctrica pagan tres veces más que sus pares en Estados Unidos y Europa; es más tienen que soportar cortes de energía habituales que generan pérdidas a sus países de entre 1 % y 4 % del producto interno bruto (PIB) cada año.

Mercado de bonos verdes alcanza un máximo de US$20 000 millones; se amplía a nuevos emisores, estructuras y monedas

Heike Reichelt's picture
Esta página en: Français | 中文

Disponible también en: Inglés


Emisiones anuales de bonos verdes

En enero, el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, instó a la audiencia en el Foro Económico Mundial de Davos a mirar de cerca los bonos verdes, una nueva prometedora forma de financiamiento para el desarrollo climáticamente inteligente. Este mercado había superado los US$10 000 millones en nuevos bonos durante 2013. El presidente Kim llamó a que se duplique (i) esa cifra cuando se realice en septiembre la Cumbre sobre el Clima convocada por el secretario general de las Naciones Unidas.
 
Hace solo unos días —bastante antes de la cumbre de septiembre— el mercado superó la marca de los US$20 000 millones cuando el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) (i) emitió bonos verdes por un monto de 1500 millones de euros para respaldar su programa de energía renovable.

La burbuja de carbono y los activos inmovilizados

Vladimir Stenek's picture
 Esta página en: English | 中文 | العربية
La burbuja de carbono y los activos inmovilizados

Al acumular una extraordinaria cantidad de energía en poco espacio, los combustibles fósiles ayudaron a impulsar el desarrollo humano a niveles inimaginables antes de la Revolución Industrial, desde sintetizar fertilizantes hasta proporcionar la energía para los vuelos espaciales. Pero junto a la energía, producen contaminantes del aire dañinos para la salud y gases de efecto invernadero (GEI).

En la actualidad, las emisiones de GEI son mayores que en cualquier momento en al menos 800 000 años, (i) y siguen en aumento, provocando cambios en el clima que amenazan con echar por tierra décadas de avances en materia de desarrollo. La alteración de los medios de subsistencia, la pérdida de la seguridad alimentaria y de ecosistemas marinos y costeros, la falla de la infraestructura y las amenazas a la seguridad mundial son solo algunos de los riesgos identificados en los últimos informes científicos. (i)

En ausencia de una tecnología que elimine permanentemente los GEI y que permita restaurar la concentración en la atmósfera a niveles seguros, solo queda una solución realista: limitar las emisiones adicionales. Se estima que, para evitar los efectos más negativos del cambio climático, en las próximas décadas podremos emitir como máximo una cantidad igual a un 20 % del total de las reservas comprobadas de combustibles fósiles.

Los años en que vivimos peligrosamente son también años de oportunidades

James Cameron's picture
Esta página en: Français | English | العربية

Impulsada por temperaturas más cálidas y más humedad en el aire, una tormenta se enrosca como una serpiente lista para atacar. El aumento del nivel del mar amenaza con destruir los paisajes urbanos y costeros. El suelo marrón y árido de tierras agrícolas, que alguna vez fueron verdes, pone en peligro la seguridad alimentaria de millones de personas, y todo esto mientras sube el número de habitantes que hay que alimentar. Furiosos incendios forestales arrasan y las turberas se queman arrojando carbono negro y gases de efecto invernadero hacia la fina capa de nuestra atmósfera.

Pages